Publicidad

Sepsis: qué es, cómo se produce la infección generalizada y los peligros de no tratarla a tiempo

Lo que hay que saber sobre esta afección que surge cuando la respuesta del cuerpo ante una infección termina atacando sus propios órganos y tejidos.

Compartir esta noticia
Sepsis

El Comercio/GDA
Anualmente, alrededor de 31 millones de personas experimentan un episodio de sepsis, y de este total, cerca de 6 millones pierden la vida debido a esta enfermedad, reveló la Organización Panamericana de la Salud (OPS). La médica intensivista Diana Fernandez explicó que "la sepsis es una afección médica que surge cuando la respuesta del cuerpo ante una infección termina atacando sus propios órganos y tejidos”.

“Cuando estos órganos dejan de funcionar y la vida del paciente corre peligro, estamos ante un choque séptico. Este requiere atención médica especializada urgente, que suele ser brindada en las unidades de cuidados intensivos”, añadió la experta.

¿Cuáles son los síntomas de la sepsis?

Los síntomas más frecuentes de la sepsis o septicemia incluyen fiebre, escalofríos, aceleración del ritmo cardíaco y respiratorio, erupciones cutáneas, confusión y falta de orientación. Dado que varias de estas manifestaciones son comunes en otras enfermedades, el diagnóstico temprano de la sepsis puede ser un desafío.

Fernández explica que podemos empezar a indentificar la sepsis cuando aparecen síntomas que no tienen relación con la infección que ya estamos atravesando. “Si tienes, por ejemplo, una infección urinaria, no deberías tener dificultad para respirar. Esto indica que la infección se está generalizando, está ingresando por el torrente sanguíneo y dañando otros órganos que pueden poner en riesgo tu vida”, explica.

¿Qué órganos afecta la sepsis?

La sepsis puede originarse a partir de diversas infecciones, ya sea en los pulmones, el sistema gastrointestinal, el tracto urinario o la piel. Cuando el cuerpo reacciona intensamente a estas infecciones, puede dañar órganos vitales como el cerebro, los pulmones y los riñones, independientemente de dónde comenzó la infección. Comúnmente, la sepsis se conoce como “infección generalizada”.

¿Cómo es el tratamiento para la sepsis?

El tratamiento para la sepsis en centros médicos sigue directrices denominadas “código sepsis”, explica Fernández. “Al identificar a un paciente con sepsis en unidades de emergencia, el tratamiento principal es la administración de antibióticos, especialmente si la causa es una infección bacteriana. Sin embargo, la sepsis también puede ser causada por otros patógenos como virus y hongos”, añade. La prioridad del tratamiento de la sepsis es detener la infección, administrar fluidos y medicamentos que ayuden a restablecer el funcionamiento normal de los órganos.

¿Cómo prevenir un choque séptico?

La experta recomienda acudir a emergencias apenas se tenga sospecha del agravamiento de la infección. Además, en el proceso infeccioso se debe evitar la automedicación y siempre recurrir al médico para recibir un tratamiento adecuado.

¿La sepsis tiene cura?

Sí, la sepsis es curable y prevenible. “No todos los pacientes que hacen un cuadro de sepsis van a fallecer. Esto dependerá del tiempo en el que fue diagnosticado y atendido. Si una persona con sepsis es tratada de manera oportuna, la probabilidad de sobrevivir es alta”, indica Fernández.

Si la atención es tardía, hay probabilidad de muerte, así como de hospitalizaciones en áreas críticas con largas estancias hospitalarias y secuelas.

¿La sepsis es contagiosa?

No, la sepsis no es transmisible. “Las infecciones sí son transmisibles. De hecho, acabamos de salir de una pandemia y pocas personas sabían que la infección grave por la COVID-19 podía generar sepsis”, indicó Fernandez.

¿Cualquier infección puede volverse sepsis?

Sí, cualquier tipo de infección, ya sea por bacterias, virus y hasta hongos que atacan cualquier órgano del cuerpo, pueden progresar a sepsis.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

vida sana

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad