Publicidad

VIDA SANA

¿Qué es la variabilidad de la frecuencia cardíaca y cómo influye en nuestro estado de salud y bienestar?

La cantidad de latidos del corazón por minuto, interviene en la regulación del estrés y la calma en el cuerpo y se vincula al sistema autónomo del cerebro.

Compartir esta noticia
Chequeo cardico
Es fundamental realizar controles cardiovasculares a partir de cierta edad.
Pexels.

La cantidad de veces que el corazón bombea sangre, es decir, los latidos del corazón por minuto son conocidos como frecuencia cardíaca y hay una variación en esta cuando el corazón late de manera imprecisa. Así, la variabilidad de la frecuencia cardíaca se da cuando todos los latidos no suceden en el mismo intervalo de tiempo. Lo que significa que el lapso que hay entre las pulsaciones cambia.

Por su parte, el cerebro cumple una función vital a través del sistema autónomo, ya que realiza acciones involuntarias como: controlar las pulsaciones, respirar, parpadear, digerir alimentos, entre otras. A su vez, el sistema autónomo se compone de dos partes: la simpática y la parasimpática.

La simpática que se activa cuando hay que realizar una acción estresante a nivel fisiológico o mental. En situaciones de tensión, genera un ecosistema óptimo en el organismo para enfrentar lo que se considera angustiante. Aquí, la variabilidad de la frecuencia cardíaca disminuye para que los latidos sean estables, pues el cuerpo considera que debe estar dispuesto a combatir el estímulo.

En contraste, el sistema parasimpático se despierta cuando hay relajación y calma. En consecuencia, la variabilidad sube y hace que los latidos tengan un ritmo más cambiante para mandarle la señal al cuerpo de que hay buen nivel fisiológico porque no hay nada que provoque estado de alerta.

Con respecto al control de la variabilidad de la frecuencia cardíaca, se deben contemplar distintos factores como: la nutrición, el descanso, el entrenamiento y el estrés por el que se pasa en la cotidianidad.

Por otro lado, ambas condiciones reflejan diferentes cosas en el organismo. Si se tiene una variabilidad baja de forma constante, se puede llegar a sufrir por obesidad, diabetes y enfermedades cardiovasculares, además de problemas metabólicos. Por el contrario, si hay una variabilidad alta significa que el cuerpo está en buen estado y hay equilibrio.

(El Tiempo - GDA)

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

salud cardiovascular

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad