Publicidad

Semillas de lino: ¿cómo ayudan a prevenir enfermedades crónicas? Los beneficios de incluirlas en la dieta

La semilla también conocida por el nombre "linaza", tiene una diversidad de aportes al organismo que promueve la prevención de este tipo de afecciones a la salud.

Compartir esta noticia
Semillas de lino
Semillas de lino.
Foto: Pixabay

Redacción El País
Las semillas de lino, también conocidas como linaza, son pequeñas, pero están llenas de beneficios para la salud. Estas semillas son originarias de la planta de lino (Linum usitatissimum) y son ricas en nutrientes esenciales, fibra y ácidos grasos omega-3.

El consumo regular de semillas de lino se ha relacionado con la prevención de diversas enfermedades crónicas y la promoción de una vida saludable. Estos son algunos de los principales beneficios de incluir las semillas de lino en nuestra dieta.

Protección cardiovascular

Las semillas de lino son una excelente fuente de ácidos grasos omega-3, específicamente del ácido alfa-linolénico (ALA, por sus siglas en inglés). Estos ácidos grasos saludables han demostrado reducir los niveles de colesterol LDL (colesterol malo) y triglicéridos, lo que disminuye el riesgo de enfermedades cardiovasculares como la hipertensión arterial y la enfermedad coronaria, indicó Mayo Clinic.

Control de la diabetes

El consumo de semillas de lino puede ayudar a regular los niveles de azúcar en sangre. La fibra soluble presente en estas semillas ralentiza la digestión y la absorción de carbohidratos, lo que evita picos bruscos de glucosa en el torrente sanguíneo. Esto es beneficioso tanto para personas con diabetes tipo 2 como para aquellos en riesgo de desarrollarla, apuntó la entidad médica.

Mejora de la salud digestiva

La fibra presente en las semillas de lino es fundamental para mantener un sistema digestivo saludable. La fibra insoluble actúa como un laxante natural, ayudando a prevenir el estreñimiento y promoviendo una adecuada eliminación de desechos. Además, las semillas de lino contienen compuestos que pueden tener propiedades antiinflamatorias en el intestino, lo que beneficia a personas con enfermedades inflamatorias intestinales como la enfermedad de Crohn.

Reducción del riesgo de cáncer

Las semillas de lino contienen lignanos, compuestos vegetales que tienen fitoestrógenos, hormonas que se cree que poseen propiedades anticancerígenas, según Mayo. Estos compuestos pueden ayudar a prevenir el crecimiento de células cancerosas y reducir el riesgo de cáncer de mama, próstata y colon. Los lignanos también tienen propiedades antioxidantes que protegen al cuerpo del daño causado por los radicales libres.

Propiedades antiinflamatorias

El consumo regular de semillas de lino puede ayudar a combatir la inflamación en el cuerpo, puesto que los ácidos grasos omega-3 pueden reducir la producción de sustancias inflamatorias, consignó el Instituto Nacional de Medicina Genómica de México. Esto puede ser beneficioso para enfermedades crónicas como la artritis reumatoide y la enfermedad inflamatoria intestinal.

Mejora de la salud cerebral

El omega-3 también es esencial para el desarrollo y el funcionamiento adecuado del cerebro. Estos ácidos grasos pueden mejorar la memoria, la concentración y el estado de ánimo. Además, una investigación publicada en la revista científica "Chemical & Pharmaceutical Bulletin" en 2018 indicó que los lignanos presentes en las semillas de lino tienen efectos neuroprotectores, lo que puede ayudar a prevenir enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer y el Párkinson.

Este contenido fue hecho con la asistencia de inteligencia artificial y verificado por un periodista de El País.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad