LA HABANA

Inauguran primer hotel estadounidense en Cuba

Pronostican para el futuro la llegada de una ola de turistas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Es el primer hotel administrado por una cadena de EE.UU. en Cuba desde 1959. Foto: EFE

Las relaciones entre Cuba y Estados Unidos avanzan a buen ritmo y el sector turístico es un fiel reflejo del vínculo cada vez más fraterno. Tras su apertura en La Habana en la última semana, el hotel "Four Points by Sheraton" regido por la firma estadounidense Starwood, se ha convertido en la "joya del deshielo".

El Hotel, que funcionó desde 2010 como Quinta Avenida y fue operado en 2011 por la firma española Barceló, es el primero en cerca de 60 años cuya gerencia está en manos de una gran firma estadounidense, aunque la propiedad del inmueble la retiene Gaviota, una empresa estatal cubana siguiendo las leyes nacionales.

"Este es un momento histórico", dijo a los periodistas Nancy Sarabia, jefa de relaciones públicas del hotel. Agregó que a partir de ahora ese lugar "es un símbolo de la hermandad y la colaboración".

El nuevo Sheraton es una verdadera joya del "deshielo" entre Cuba y Estados Unidos, que pese al largo conflicto entre ambas naciones y los antagonismos, algunos fuertemente anclados y por resolverse, ha logrado un sorprendente avance que pocos imaginaban hace menos de dos años.

Antes del triunfo de la revolución encabezada por Fidel Castro el 1 de enero de 1959 que fundó en el país un sistema de conceptos comunistas, las grandes empresas estadounidenses, y también algunos miembros de la mafia, controlaban la gran mayoría de los hoteles y centros de diversión de la isla.

El nuevo sistema colocó pronto bajo propiedad estatal todo el sector vinculado al turismo pero las cada vez más agudas tribulaciones económicas que hicieron crisis con la caída de la Unión Soviética en 1991, llevaron al gobierno a dedicar cada vez más el sector al turismo internacional.

Incluso en esos tiempos difíciles no se consideró a Estados Unidos, el "enemigo histórico", como un mercado emisor, aunque ciudadanos de ese país nunca dejaron de venir, protegidos por una completa discreción oficial.

Hoy todo el que circula en auto o a pie por la tradicional Quinta Avenida de Miramar, un barrio habanero de lujo, puede ver el gran rótulo del hotel "Four Points by Sheraton". Se puede esperar que en breve ocurra lo mismo con el Hotel Inglaterra, en el centro de la ciudad, también parte del acuerdo del Estado cubano con Starwood y con otros alojamientos que están bajo negociación.

Futuro promisorio.

Para la inauguración de este Sheraton de lujo con habitaciones que sobrepasan los 240 dólares la noche, viajó a La Habana Jorge Giannattasio, jefe de Operaciones para Latinoamérica de Starwood, quien encabezó una ceremonia de apertura. "Estamos construyendo puentes", dijo.

En el acto estuvo Josefina Vidal, la principal negociadora del "deshielo", directora general del departamento dedicado a Estados Unidos en la cancillería cubana y Jeffrey De Laurentis, el principal representante diplomático de Estados Unidos en Cuba.

La inauguración de este hotel "americano" impulsa nuevamente pronósticos sobre la llegada de una "ola" de turistas "yanquis" en La Habana cuando cesen todas las prohibiciones de viajes del embargo que aplica Washington aún.

En el orden de los vaticinios, expertos hablan ahora con más propiedad de que vendrá un millón de estadounidenses durante el primer año tras caer el embargo, y poco a poco llegarán en algún momento a los tres millones anuales, cifra que doblaría el número de arribos de extranjeros de vacaciones.

Más acciones.

Además del vínculo hotelero, EE.UU. y Cuba se acercan en otros rubros. En las últimas horas, definieron acciones conjuntas para proteger la biodiversidad en áreas marinas comunes, reducir la vulnerabilidad costera y preservar especies en peligro, dijeron las autoridades.

Según una nota del Ministerio de Ciencia Tecnología y Medio Ambiente cubano (Citma), publicada por la estatal Agencia Prensa Latina, ambas delegaciones acordaron "continuar avanzando en el desarrollo de una cooperación mutuamente ventajosa".

Fuera de la lista negra de tráfico de personas

El Gobierno estadounidense mantuvo la última semana a Cuba fuera de su lista negra sobre tráfico de personas, una decisión que durante el último año le ha merecido críticas del Congreso, pero que Washington defiende por considerar que La Habana está haciendo "esfuerzos significativos" por combatir ese problema.

Cuba, que había estado en la lista negra desde al menos 2003, fue retirada el año pasado de esa categoría, según dijeron las autoridades.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)