video

Bombardean hospital y muere el último pediatra

Ciudad de Alepo, en Siria, empujada al desastre humanitario.

Al menos 27 personas fallecieron el miércoles de noche, entre ellas el último pediatra que quedaba en zonas bajo control opositor en Alepo, por el bombardeo del hospital de Al Quds, ubicado en el este de la ciudad siria, informó ayer el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Entre los muertos hay también dos menores de edad, otros dos médicos y dos guardias del centro sanitario, que, como consecuencia del ataque, resultó completamente destruido y ha quedado fuera de servicio.

Mohamed Wasim Muaz, fallecido en este bombardeo, era el único especialista para menores que permanecía en las áreas bajo dominio opositor de Alepo.

La ONG destacó que continúan las labores de rescate para hallar a los desaparecidos bajo los escombros del edificio, que está localizado en el barrio de Al Sukari.

Según esta fuente, aviones de guerra perpetraron este bombardeo, pero se desconoce su origen.

En los últimos meses, tanto la aviación nacional siria como la rusa han llevado a cabo ataques aéreos contra esta urbe, la mayor del norte del país árabe.

La ONG Médicos Sin Fronteras (MSF) está "impactada" por el ataque el centro de salud. El centro sanitario "no era de MSF, pero recibía nuestro respaldo desde 2014", indicó el coordinador regional de Comunicaciones de la organización, Sam Taylor.

"Han destruido un hospital que era esencial para Alepo. Al Quds era el principal centro de referencia de la zona en atención pediátrica. ¿Dónde está la indignación entre los que tienen el poder y la obligación de detener de una vez por todas esta carnicería?", expresó Muskilda Zancada, coordinadora general de MSF en Siria.

Una fuente militar siria negó en un comunicado cualquier implicación de la fuerza aérea del Ejército oficial en el bombardeo al hospital y consideró que las acusaciones contra el mandatario sirio Bashar Al Asad "no son más que un intento de encubrir los crímenes cometidos por los terroristas contra los civiles".

Más bombardeos.

Además del ataque al hospital, se registraron otros incidentes en la provincia norteña de siria. Medio centenar de personas fallecieron por enfrentamientos.

Al menos 31 civiles, entre ellos tres menores, perdieron la vida por ataques aéreos de aviones de guerra, de origen desconocido, en manos de grupos armados opositores, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Además, otras 22 personas, de las que dos eran niños, murieron por el impacto de proyectiles disparados por facciones islámicas contra áreas bajo el control del régimen de Bashar Al Asad.

Desastre humanitario.

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) advirtió que estos intensos combates suponen un "grave riesgo" para millones de personas.

"Dondequiera que estés se pueden oír explosiones de proyectiles de mortero, bombardeos y el vuelo de aviones", afirmó el responsable del CICR en esta zona, Valter Gros, al destacar que no hay ningún barrio de la localidad que no haya sido afectado por la violencia.

"La gente vive al límite. Todo el mundo teme por sus vidas y nadie sabe qué va a venir después", dijo.

La directora del CICR en Siria, Marianne Gasser, teme por el futuro de la provincia, donde viven 250.000 personas. "Instamos a todas las partes que eviten a los civiles, que no ataquen hospitales y que no empleen armas que puedan causar amplios daños; de lo contrario será empujada al borde del desastre humanitario", indicó.

Llegan 250 soldados más al norte.

Al menos 150 soldados estadounidenses llegaron ayer a zonas bajo el control de los kurdos en el norte de Siria, reveló el portavoz del departamento de Defensa de administración interina kurda en la región de Al Yazira, Naser Hach Mansur.

Los militares de EE.UU. respaldarán a las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), una coalición armada kurdo-árabe que lucha contra el Estado Islámico.

EE.UU. acusa al régimen de atacar el hospital.

El secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, dijo ayer que todo apunta a que el régimen de Bashar Al Asad perpetró el bombardeo a un hospital en Alepo, donde murieron 27 personas, y pidió a Rusia asumir su "urgente responsabilidad" de presionar a su aliado para que deje de violar la tregua, que habían alcanzado el régimen y el gobierno para frenar hostilidades.

"Aunque estamos tratando aún de recabar datos sobre las circunstancias del ataque, parece haber sido un bombardeo deliberado sobre una conocida instalación médica y está en la línea del atroz historial del régimen de Al Asad de atacar ese tipo de lugares y de equipos de emergencia", agregó.

Horas después del ataque, el mediador de la ONU en las negociaciones sirias de paz, Staffan de Mistura, pidió a Rusia y Estados Unidos que unan esfuerzos para dar un nuevo vigor a la tregua en Siria y salvarla "del colapso total".

El mediador afirmó que anunciará la fecha para una nueva ronda de negociaciones una vez que la situación haya mejorado en Siria, con un esfuerzo que corresponde realizar a Estados Unidos y Rusia.

Escombros en ataque aéreo a Alepo. Foto: AFP.
Escombros en ataque aéreo a Alepo. Foto: AFP.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)