fotogalería

Viernes Santo sin jineteadas debido a las supersticiones

Serie de accidentes provocó suspensión de la competencia.

De fiesta: El ruedo pasó a ser platea y no faltó la danza criolla. Foto: Marcelo Bonjour
De fiesta: El ruedo pasó a ser platea y no faltó la danza criolla. Foto: Marcelo Bonjour
De fiesta: El ruedo pasó a ser platea y no faltó la danza criolla. Foto: Marcelo Bonjour
De fiesta: El ruedo pasó a ser platea y no faltó la danza criolla. Foto: Marcelo Bonjour
De fiesta: El ruedo pasó a ser platea y no faltó la danza criolla. Foto: Marcelo Bonjour
De fiesta: El ruedo pasó a ser platea y no faltó la danza criolla. Foto: Marcelo Bonjour
Las actividades siguieron en la Criolla aunque las jineteadas fueron suspendidas. Foto: Marcelo Bonjour
Las actividades siguieron en la Criolla aunque las jineteadas fueron suspendidas. Foto: Marcelo Bonjour
Las actividades siguieron en la Criolla aunque las jineteadas fueron suspendidas. Foto: Marcelo Bonjour
Las actividades siguieron en la Criolla aunque las jineteadas fueron suspendidas. Foto: Marcelo Bonjour
Las actividades siguieron en la Criolla aunque las jineteadas fueron suspendidas. Foto: Marcelo Bonjour
Las actividades siguieron en la Criolla aunque las jineteadas fueron suspendidas. Foto: Marcelo Bonjour
Las actividades siguieron en la Criolla aunque las jineteadas fueron suspendidas. Foto: Marcelo Bonjour
Las actividades siguieron en la Criolla aunque las jineteadas fueron suspendidas. Foto: Marcelo Bonjour
Las actividades siguieron en la Criolla aunque las jineteadas fueron suspendidas. Foto: Marcelo Bonjour
Las actividades siguieron en la Criolla aunque las jineteadas fueron suspendidas. Foto: Marcelo Bonjour

Después de casi un siglo de jineteadas en el Prado de Montevideo, por primera vez ayer no hubo competencia. La suspensión no se debió empero a la reciente muerte de un caballo en el ruedo y la protesta inmediata de las protectoras de animales, sino por voluntad manifiesta de los participantes, entre ellos tropilleros, apadrinadores, palenqueros y jinetes.

A eso se llegó después de que en los últimos años, durante cada viernes santo ocurrieran múltiples accidentes que afectaron aun a los más baqueanos, como se dio el año pasado cuando el apadrinador Héctor "Pato" Fernández fue internado en el CTI del sanatorio Juan Pablo II del Círculo Católico, en estado de coma fase 1, con un diagnóstico primario de traumatismo encéfalo-craneano.

En la rueda "en pelo", a las cuatro de la tarde, en pleno esfuerzo del mercedario Fernández por asistir a un jinete, el caballo de este resbaló hacia el suyo, que se "pialó" o tropezó. Enseguida los dos equinos se desplomaron provocando la caída de Fernández, quien quedó inconsciente. La víctima hacía 23 años que concurría a la Criolla.

En 2008 se había dado otro accidente grave en un viernes santo, lo cual llevó a la suspensión de lo que restaba de la etapa de ese día. Gustavo Macedo Laureano, natural de Río Grande del Sur, de 29 años, estuvo varios meses en coma tras perder pie, quedar enganchado en una espuela y ser golpeado en varias oportunidades por su caballo y los de los apadrinadores.

De acuerdo a lo programado de antemano, en este 2017 la cantidad de etapas se mantuvo, puesto que se comenzó un día antes. Ayer, a pesar de no haber jineteadas, miles asistieron a la Rural a disfrutar de danzas, shows y ferias.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)