RURAL DEL PRADO

Un viaje al corazón de una ballena

Los órganos de los cetáceos que murieron en Uruguay están expuestos en la Expo Prado.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Los tres corazones están colocados en una pecera de vidrio con formol. Foto: Ariel Colmegna

En los últimos tres años, han llegado a la costa más de cinco ballenas de distintas especies que han muerto en las aguas uruguayas. Desde el pasado miércoles y hasta el próximo 17 de septiembre, los enormes corazones de tres de ellas —de las especies sei, minke y yubarta— podrán observarse en un stand que la Facultad de Veterinaria tiene en la Rural del Prado. Cada uno de ellos está colocado en su pecera de vidrio con formol.

El corazón más grande, que pesa unos 53 kilogramos, pertenece a la ballena de la especie yubarta que encalló el año pasado en la playa del Buceo. Medía unos 9 metros de largo y su peso era casi de siete toneladas. Una enorme grúa y seis funcionarios de Prefectura lograron retirarla del mar y sus restos fueron trasladados a la Usina 5 de Felipe Cardoso. De acuerdo a los especialistas que estudiaron los órganos, la muerte se habría dado por una infección en el intestino.

El segundo corazón de mayor tamaño es el de la ballena de la especie minke, que llegó moribunda en octubre de 2014 a las costas del barrio Capurro, cerca de la refinería de Ancap. Medía 6,8 metros y pesaba dos toneladas. Mediante la necropsia, fue posible establecer que el animal presentaba fractura en la mandíbula (por un golpe contra un barco o una roca) y un edema pulmonar, por lo que el fallecimiento había sido por ahogamiento.

Por último, el más pequeño de los tres corresponde al de una cría de ballena sei —de tres metros de largo— que apareció muerta en 2015 en Punta Espinillo.

"Una vez que los animales murieron se realizaron las necropsias para evaluar las causas de muerte y los órganos se conservaron en formol. Antes de disecar los corazones y abrirlos para estudiarlos y realizar trabajos de investigación, aprovechamos la oportunidad para que las personas pudieran ver cómo es el corazón de una ballena y tomar noción de lo que es la magnitud de ese órgano", explicó Martín Lima, docente de la Facultad de Veterinaria.

La muestra incluye asimismo los esqueletos de algunos de esos cetáceos, así como los de otros animales como vacas y caballos.

"Otro sector del recinto trata de la conservación de los recursos naturales, para lo cual se realizó un ecosistema con un bañado con animales autóctonos. También hay varias especies de árboles nativos que fueron cedidos por el Jardín Botánico", contó Lima.

Zoonosis.

Además de los animales, la muestra de la Facultad de Veterinaria incluye secciones informativas sobre tres tipos de enfermedades zoonóticas que pueden ser transmitidas a los humanos.

"Nos centramos en tres de ellas: la rabia, la leptospirosis y la brucella. Se explica qué características tiene cada tipo de enfermedad, los riesgos que implican para la salud humana y los modos de prevención. La idea es que la muestra sea accesible a todo público y que lo pueda entender desde una persona que concurre a la universidad hasta un niño de 7 años", aclaró el veterinario.

Para aquellos que quieran profundizar en la temática habrá una pantalla donde se brindará más información sobre esas enfermedades.

"La exposición intenta mostrar cuáles son los trabajos que realizan las distintas áreas de la Facultad de Veterinaria. Asimismo, todas las tardes se darán charlas temáticas a cargo de docentes de la facultad", contó Lima.

La planificación y el armado del stand llevó un mes y medio. "En total trabajaron unas 20 personas entre electricistas, personal de mantenimiento de la facultad y preparadores de diversas áreas que se encargaron de las presentaciones y de las maquetas", explicó.

La muestra estará abierta todos los días de 9:00 a 21:00 hs.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)