HOSTIGAMIENTO

Senadora trans se siente hostigada por demanda

Dice que es asediada por su condición de transexual.

Michelle Suárez. Foto: Francisco Flores
Michelle Suárez. Foto: Francisco Flores

Michelle Suárez, la senadora suplente del Partido Comunista que sustituyó días atrás al senador Marcos Carámbula, aseguró a la agencia de noticias AFP que se siente hostigada en su actividad política por su condición de transexual.

Suárez es abogada y hace libre ejercicio de su profesión y durante su primer mes en el Parlamento surgió una polémica en su actividad particular que, por su nueva posición, cobró rápido estado público. Actualmente es investigada en un caso que involucra una presunta falsificación de firmas.

El "linchamiento social que viví a los 15 (años, por mi condición sexual) lo vivo ahora a los 34, con el aditamento de cámaras filmándolo y transmitiendo", resume sobre la exposición pública por esta causa.

"Cualquier tipo de acusación que salga contra mí es tomada como cierta. No está el beneficio de la duda, porque las personas trans somos fácilmente desacreditables", sostiene, y afirma que el mediático caso la expone a potenciales "situaciones de hostigamiento y de violencia".

"La única defensa que tengo es la calma y la precaución", concluye, mientras el caso sigue su curso.

Proyecto.

Suárez impulsa un proyecto de ley que busca proteger y compensar a la población trans de Uruguay, a la que considera históricamente marginada. Se trata de un conjunto de medidas "temporarias, enfocadas a un grupo vulnerado históricamente (...) para el cual se considera que ha habido inconvenientes para el acceso igualitario a la protección y goce de derechos fundamentales" como la salud o la educación, explica.

El objetivo es que puedan obtener un trabajo por fuera del mercado del sexo en el que la mayoría se desempeña, "poder educarse, ya que el 90% nunca ha terminado la secundaria, tener acceso a la salud y no seguir encontrando mujeres muertas porque se ponen silicona líquida o silicona industrial" para tratar de tener pechos femeninos, señala.

La iniciativa busca además "que quienes no tienen posibilidades de reinserción (por edad o salud por ejemplo), tengan una prestación de sobre- vivencia" que alcanzaría los US$ 380 mensuales.

Es "el primer paso de un largo camino" para "combatir los elementos de hostigamiento a la población trans", sostiene la legisladora.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)