CONTRA LA EXPLOSIÓN DE LA POBLACIÓN CANINA

Médicos a clase para colocar chips en perros

En 2018 la cédula permitirá asociar al animal con su dueño.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Fernando Ponzetto

A partir de hoy y durante diez días, los médicos veterinarios podrán inscribirse para participar de un curso a distancia que los habilitará a colocar microchips en perros. Después de recibir las diez clases previstas, cada profesional deberá rendir un examen que lo calificará como operador del Registro Nacional de Animales de Compañía (cuya sigla es Renac).

La Comisión Nacional Honoraria de Tenencia Responsable y Bienestar Animal informó ayer que la colocación del microchip subcutáneo será obligatoria en ejemplares mayores de 90 días, permitirá identificar a cada mascota y saber quién es responsable de su cuidado. El chipeado brindará otros datos, como ser la raza, nombre y año de nacimiento del animal.

Los costos para identificar a la mascota irán a cuenta de su dueño y la Cotryba no fijará ningún precio. Sí acordó con la Sociedad de Medicina Veterinaria del Uruguay un arancel bajo, el 30% de una consulta para el acto médico (unos $ 200 + IVA). El precio del chip oscilará entre $ 200 y $ 300, según la marca.

Para la población canina sin dueño aparente, la Comisión realizará acuerdos con algunas intendencias a fin de generar nuevos espacios donde acoger a las mascotas, identificarlas con chips y establecer luego mecanismos de adopción, porque los refugios ya existentes no dan abasto.

La superpoblación de perros es un hecho confirmado; en mayo, un informe de Equipos Consultores indicó que hay más de 1.7 millones. Eso provoca que en el campo se formen jaurías responsables de matanzas de ovinos, y que en las ciudades ocurran accidentes de tránsito y episodios de agresividad que terminan en ataques graves a personas.

Según resolución de marzo de 2017, también los criaderos de perros o comercializadores deberán registrar todos los animales de compañía mayores de 45 días. Al entregarlos a nuevos tenedores tendrán que hacer el cambio de datos en el Renac. Cada veterinario habilitado como operador, con los números de un microchip y cédula de identidad del tenedor, podrá dar altas, consultar, modificar o efectuar bajas en el registro de un animal y/o de su tenedor responsable. Y también podrá imprimir la cédula animal.

El Ministerio de Ganadería adecuó la plataforma del Sistema Nacional de Información Ganadera para identificar a cada perro con su titular.

Tecnología.

"El chip es una cápsula similar a un grano de arroz y se coloca con una jeringa detrás de la oreja izquierda del animal. Dispone de un mecanismo electrónico que una vez activado es capaz de emitir un código de identificación único, asignado por la Cotryba", explicó Martín Palacios, gerente comercial de BQN, una de las empresas autorizadas para la importación y distribución a nivel nacional de los chips.

Estos carecen de batería y se activan solo al acercar un lector, siendo por eso dispositivos que no afectan la salud del animal. Según establece la normativa, será obligatorio que cada chip esté acompañado por cuatro etiquetas como mínimo con un código de barras. Una de estas etiquetas se pegará en un carné físico para darle de alta al animal. Con una aplicación, el veterinario escanea el código de barras y luego ingresa la información a la plataforma.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)