LA EDUCACIÓN EN DEBATE

"Falta voluntad política" para reformar educación

Líderes políticos coincidieron en criticar los corporativismos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Bordaberry, Larrañaga y Mieres no ahorraron críticas al gobierno. Foto: A. Colmegna

No importa cuántas ideas se planteen para reformar la educación, según los líderes de los partidos de oposición existe una "falta de voluntad política" para concretar cambios que traba todo intento de mejora.

¿Qué debe hacer el país con los resultados de PISA? fue la consigna que reunió al líder de Alianza Nacional, Jorge Larrañaga, al de Vamos Uruguay, Pedro Bordaberry, y al del Partido Independiente, Pablo Mieres, ayer en una evento organizado por la Fundación Wilson Ferreira Aldunate y la Konrad Adenauer.

"Para que exista un cambio educativo hay que cambiar al gobierno. No hay cambio educativo si no se cambia el gobierno. Ni la ministra va a querer hacer nada ni el Codicen va a querer hacer. Van a seguir flotando como un corcho mientras siguen hipotecando la educación", lanzó Larrañaga al iniciar el encuentro. "Lo de las pruebas PISA no tiene nombre, al gobierno lo ganó la autocomplacencia, la lucha era decir que estamos mal en vez de muy mal", agregó.

Según Larrañaga los partidos deben "ponerse de acuerdo" en una reforma educativa porque "no es creíble que faltando cinco meses para el proceso lectivo levantemos una bandera".

Bordaberry se unió a las críticas sobre el estado actual de la educación y planteó que la falta de voluntad política quedó reflejada en la votación de un proyecto de ley para crear la Universidad de la Educación. "No pude encontrar en el Parlamento los votos para poder aprobar la Universidad de la Educación", proyecto que presentó en 2012. "No nos pusimos de acuerdo en un artículo que es, precisamente, el de la gobernanza", acotó.

Bordaberry recordó otros proyectos de ley que presentó como el de fijar 200 días mínimos de clase que no ha prosperado por falta de apoyo dentro del Frente Amplio. Otra medida propuesta por el colorado es que todas las instituciones se sometan a pruebas "porque los padres tienen derecho a conocer si las instituciones a las que mandan a sus hijos tienen buenos desempeños" y además porque serviría para conocer dónde se debe invertir y a dónde deben ir los mejores docentes con mayor remuneración.

A su turno el líder del Partido Independiente, Pablo Mieres, dijo que la falta de voluntad política de introducir cambios quedó demostrada en las modificaciones que se previeron para la elección de horas docentes. "En la pequeña medida que trataba de cambiar la elección perdieron" porque "el corporativismo es el límite que el Frente Amplio no está dispuesto a sobrepasar", dijo.

Por eso Mieres planteó que pretende interpelar al gobierno para "hacer una radiografía del estado de la educación". Sostuvo que "la ministra poco entiende" por lo que la interpelación va a ser para "decirle al presidente que tiene tres años para cambiar (...) Con este equipo no se puede dialogar porque está encerrado en la lógica de la continuidad; tiene que cambiar de equipo", agregó.

Según Mieres "el dato de las pruebas PISA decía que seguimos en el horno, pero hubo una convocatoria triunfalista" y no se quiso ver que "nuestros peores resultados son en matemáticas que es donde mayor impacto tiene el sistema educativo y menor la familia".

Mieres dijo que el gobierno "incumplió la promesa de campaña de no aumentar impuestos, pero hay una peor que es la promesa incumplida de la transformación de la educación".

"Yo me comí la pastilla porque creí que iba a haber cambios" después que en las giras oficiales "se recorrió el país de la mano de Fernando Filgueira", pero "se quedaron los que persisten en una inercia decadente", planteó Mieres. "El gran problema es que no hay voluntad política", concluyó.

Vázquez.

Ayer el presidente Tabaré Vázquez se refirió a los resultados de las pruebas PISA en el marco del Consejo de Ministros y dijo: "Hay que medirlas con mucho cuidado y sin ningún tipo de fanatismo. Desde mi modesto punto de vista, puedo estar equivocado, no las he leído no con intensidad. La pendiente, la caída, que tenía la aprobación de los tres niveles que se controlan en PISA; ciencia, lectura y matemáticas, se ha detenido y creo que por lo menos, si no es que ya comenzó a revertirse, y creo que esto es una buena señal que nos exige trabajar mas fuerte hacia el futuro".

En este sentido, el consejero del Codicen, Robert Silva, que también hizo comentarios en el foro dijo que hay que aprovechar las pruebas en su "real dimensión" para identificar cambios como "generar nuevas ofertas educativas".

Ocho medidas para el cambio.

La fundación Konrad Adenauer y la Fundación para la Democracia Wilson Ferreira Aldunate generaron un taller de reflexión y debate entre expertos y autoridades a propósito de los resultados de las pruebas PISA conocidos la semana pasada y coincidieron en que se debe aplicar una paquete de ocho medidas para conseguir mejoras en la educación de corto plazo. El investigador independiente Pedro Ravela fue el encargado de presentar ayer los resultados en el auditorio del Banco Central. La primera medida es generar "cambios en el enfoque de la enseñanza en las aulas" lo que implica "desarrollar una política específica y continua en educación en ciencias" y pasar de la enseñanza basada en lo "memorístico y declarativo" para un modelo que implique "pensar científicamente". Para esto se propone que docentes piensen las materias en función de situaciones concretas de la vida. El segundo punto es "cambios en el marco curricular (...) Desde 2013 seguimos sin tener un documento sobre qué pretendemos de los alumnos, el perfil de egreso". Plantearon que se debe modificar el sistema de clasificación para uno que determine competencias y que los contenidos no deben estar compartimentados en materias. El tercer punto es "mejoras en la educación primaria e inicial" porque "hay problemas que si no se resuelven tempranamente después es muy difícil", dijo Ravela. La cuarta medida pasa por la repetición y la necesidad de generar sistemas de apoyo y rever las evaluaciones. El quinto es habilitar diferentes formas de enseñar para llegar a un perfil y no método estandarizado. Sexto es una mayor sistematización, la séptima medida es la formación docente y generar tiempos para el apoyo de estudiantes. En último lugar se plantea la "necesidad de visión, modelo y voluntad política para impulsar y sostener los cambios" que, sostienen, "es posible lograr en cinco o seis años" si hay "voluntad política definida".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)