ARTE EN LA CIUDAD

Cambio de planes: mural en el Cuartel de Bomberos será restaurado y no borrado

Bomberos suspendió la modificación de la obra de Miguel Ángel Battegazzore; los trabajos habían comenzado esta semana para pintar un mural encima

mural cuartel de bomberos
Se procede a la “reparación inmediata” de la pared para detener “el riesgo de caída de revoque” y solucionar los problemas de humedad. Foto: Leonardo Mainé

La esquina de Magallanes y Colonia cambió, de repente, de color. El histórico mural de Miguel Ángel Battegazzore, al costado del Cuartel Centenario de Bomberos, ayer estaba casi cubierto de blanco. La situación encendió una alarma entre artistas plásticos, curadores y allegados al artista e, incluso, él mismo, que veían con estupor cómo se había borrado la obra del artista nacido en Montevideo en 1931. La gente preguntaba en las redes sociales qué era lo que estaba sucediendo allí.

En octubre de 2016, Battegazzore le había dicho al diario El País que la Intendencia de Montevideo se iba a hacer cargo de la restauración del mural, pero menos de dos años después ya se había informado que la Dirección Nacional de Bomberos planeaba pintar otro mural encima. Y eso era lo que se comenzó a hacer esta semana. Ya se había designado un artista y se habían conseguido los fondos.

Pero a 72 horas del inicio de los trabajos preparativos sobre la pared –un área de 500 metros cuadrados–, se suspendió el plan. Si bien la obra de Battegazzore no contaba con ninguna protección patrimonial, se inició una movida por la cual se analizaban “posibles actuaciones legales por violación de los derechos de autor”, dado que no se le consultó al artista sobre el destino del mural llamado Entropía III. “Todo el mundo lo recuerda bastante despintado, pero es un mural cargado de historia”, señaló el arquitecto Leonardo Noguez a El País.

Tras una rápida actuación de la que participaron, además de Noguez, Enrique Aguerre, actual director del Museo Nacional de Artes Visuales, y Ángel Kalenberg, exdirector del mismo museo, la medianera será totalmente reparada y se dejará en blanco hasta que quede oficializado que Battegazzore supervisará la restauración de una de sus obras más conocidas por los uruguayos.

“Hay que pelearlo. Está la posibilidad de hacer un esfuerzo conjunto entre lo privado y lo público y, con la supervisión del artista, celebrar sus 90 años cuando (la pieza) vuelva a su lugar”, dijo Aguerre.

mural cuartel de bomberos
Así lucían los colores del mural en su inauguración en 1988.

El lienzo en la medianera.

El plan de la Dirección Nacional de Bomberos era el siguiente: en 20 días, el área de 500 metros cuadrados iba a dejar de mostrar Entropía III, premio del Salón Municipal de Expresión Plástica de 1988, para dar paso a una nueva obra ejecutada por el joven Facundo Muñoz, elegido por el organismo para “reflejar el compañerismo, solidaridad, valor y compromiso de los bomberos cuando salen a una intervención”, explicó la vocera Viviana Borlinqui. La técnica que iba a utilizar el artista, el que pertenece a la asociación de muralistas uruguayos Muro, era el fotorrealismo.

A pesar de varias reuniones con la Intendencia de Montevideo, Municipio B y Dirección Nacional de Bomberos en los últimos años, nunca se había procedido a su restauración, lo que continúa siendo el objetivo para el artista.

“No tiene protección patrimonial pero eso no inhibe de tener un grado de sensibilidad frente a un autor muy reconocido y prolífico que continúa en actividad, pintando, haciendo esculturas y ejerciendo la docencia”, relató Noguez.

Borlinqui indicó que la nueva orden es continuar con la “reparación inmediata” de la pared para consolidar la estructura y detener “el riesgo de caída de revoque” y solucionar los problemas de humedad. “Luego se verá la posibilidad de restaurar lo que estaba antes”, completó.

Una vez conocida la nueva decisión, Aguerre expresó: “La democratización del arte en el espacio público es muy importante; si todos nos ponemos de acuerdo creo que podemos sacarlo adelante”.

No obstante, el experto cree que es momento de que el susto y la lección aprendida con Entropía III permita revisar otros murales deteriorados de Montevideo “y tomar decisiones” sobre ellos.

Su opinión fue compartida por el arquitecto William Rey, expresidente de la Comisión del Patrimonio Cultural de la Nación, quien indicó que está “bastante retrasada” la protección de obras expuestas en el espacio público.
“Las piezas tienen que ver con el sitio en el que se las ubica; si se cambia de lugar, como muchas veces lo hace la intendencia de manera muy libre, eso las afecta. Pero eliminarlas (como se prentendía en en este caso) es más grave”, apuntó.

Miguel Ángel Battegazzore
Battegazzore, en el marco de su gran exposición. Foto: Francisco Flores

Artista vigente.

Hoy, Battegazzore cumple 89 años y su obra sigue vigente. Una sala didáctica en la Fundación Pablo Atchugarry lleva su nombre y se estrenará un cortometraje sobre su vida en la próxima edición del Festival Internacional de Cine de Punta del Este con la dirección de Gabriel Lema (entre el 16 y el 23 de febrero de 2020). En noviembre de 2019 se inauguró en Estrellas del Sur Tres la exposición El molinete y la entropía, en la que se observaron obras de gran tamaño, bocetos y trabajos menudos.

La eliminación del mural fue descrita por Noguez como “un atropello a la iconografía montevideana, al colectivo de artistas y a la ciudad en general”. Y añadió: “A nadie se le ocurre ir a la Plaza Independencia, bajar a Artigas y poner a otro personaje”.

Entropía III recibió el Premio Pintura Mural en 1988 en una iniciativa municipal que estimulaba el muralismo en la ciudad. Fue elegido por un jurado conformado por Marisa Luisa Torrens, Olga Larnaudie y Jorge Abbondanza.

No fue el único premio de Battegazzore: luego obtuvo el Premio Banco NMB de pintura en 1989 y el Premio Figari a la trayectoria otorgado por el Banco Central del Uruguay en el 2000.

La mención del premio no es caprichosa. Para Rey es lo que le da a la obra “validación” y debe pesar en la resolución definitiva de su restauración. Asimismo, el especialista indicó que, si se opta por el otro camino, el mural que vaya a ejecutarse en un espacio público debe pasar por el mismo proceso y no ser arbitrariamente designado. “No hay que tomar medidas apresuradas y poco compartidas”, afirmó.

Plan en suspenso.

Estaba previsto que el costo del nuevo mural para el Cuartel Centenario de Bomberos iba a ser asumido por sponsors; al tiempo que Muñoz iba a realizar la pieza de manera gratuita.

La selección del muralista estuvo a cargo de la anterior Jefa del Departamento de Relaciones Públicas del organismo, Mariela Vivone, entre otras autoridades.

Muñoz fue uno de los organizadores de Pintó Dolores, un evento que congregó a más de 80 muralistas, graffiteros, pintores y artistas plásticos y que le dio “una nueva cara” a la ciudad uruguaya azotada por un tornado. Además, lideró otra intervención cultural en Mercedes durante la celebración de la edición de Jazz a la calle de 2019 con jóvenes con problemas de adicciones.

Hombre clave en la historia del arte uruguayo.

Entropía III fue el nombre del mural sumamente colorido que Miguel Ángel Battegazzore creó en la esquina de Magallanes y Colonia y es su obra más reconocida por el público. El paso del tiempo lo había dejado bastante lavado e irreconocible. “Entropía es un lenguaje que desarrolló el autor que se puede interpretar como la deconstrucción del universalismo constructivo de Joaquín Torres García o bien como una continuación. Battegazore es un artista clave en la historia del arte uruguayo. Por las entropías y el uso del color, por el trabajo sobre el simbolismo; no es un artista menor. Y, aunque lo fuera, no merece este tipo de tratamiento”, dijo el arquitecto Leonardo Noguez, allegado del artista, sobre la posibilidad de que no se restaure.
Miguel Ángel Battegazzore nació en Montevideo en 1931. Se formó en de la Escuela Nacional de Bellas Artes donde estudió con Miguel A. Pareja. Obtuvo la beca Municipal Carlos María Herrera de perfeccionamiento en Europa. Becado por la Fundación Calouste Gulbenkian en Lisboa, Portugal, realizó investigaciones sobre arquitectura y ornamentación de azulejos en Portugal y España de los siglos XV al XVIII. Docente de disciplinas vinculadas a su actividad en artes plásticas en la Universidad de la República (Escuela Nacional de Bellas Artes, Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación), Instituto de Profesores Artigas, Cinemateca Uruguaya, Alianza Francesa de Montevideo, Círculo de Bellas Artes, Escuela de Artes Visuales y Museo de Arte Americano de Maldonado. Realizó escenografías para teatros montevideanos: La Máscara, Teatro Odeón, SODRE, Teatro Solís. Es autor de varios audiovisuales entre los que se destacan: Torres García, 1975; Signo y color, 1976; El Grito, 1977; Hoy por hoy Latinoamérica, 1977. Es autor del ensayo sobre signos torresgarcianos J. Torres-García La trama y el signo, publicado por la Intendencia Municipal de Maldonado en 1999. Está representado en el Museo Juan Manuel Blanes; Fundación Calouste Gulbenkian, Lisboa; Museo Nacional de Artes Visuales; Museo de Arte Americano de Maldonado; y Colección A. Fontana, Montevideo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados