Medio ambiente

Advertencia: Niveles de CO2 volvieron a marcar récord en 2020 dice ONU

Un reporte de la agencia de ONU, Organización Meteorológica Mundial, señaló que a pesar de la pandemia las emisiones volvieron a crecer. 

Contaminación ambiental de una fábrica. Foto: AFP
Contaminación ambiental de una fábrica. Foto: AFP

Este lunes 25 de octubre, seis días antes de que comience la Conferencia del Cambio Climático de Glasgow (COP26), Naciones Unidas alertó llamó a aumentar compromisos globales de reducción de emisiones, tras conocerse que en 2020 los niveles de dióxido de carbono (CO2) volvieron a marcar un récord histórico pese al parate que supuso la pandemia por COVID-19.

La Organización Meteorológica Mundial (OMM), agencia de la ONU que sigue la evolución del calentamiento global, publicó su informe anual sobre presencia de gases de efecto. “La abundancia de gases de efecto invernadero que retienen el calor en la atmósfera volvió a alcanzar un nuevo récord el año pasado y la tasa de aumento anual registrada fue superior a la media del período 2011-2020”, reportó la OMM.

El aumento se produjo incluso aunque la pandemia bajó temporalmente las nuevas emisiones de CO2 derivadas de los combustibles fósiles, en concreto un 5,6%, a causa de los confinamientos, cierres de fronteras y otras medidas que se tomaron el pasado año para frenar el avance de la COVID-19.
La desaceleración económica causada por el COVID “no tuvo ningún efecto evidente en los niveles atmosféricos de los gases de efecto invernadero ni en sus tasas de aumento, aunque sí se produjo un descenso transitorio de las nuevas emisiones”, dice el boletín.

La OMM indicó que no se detienen las emisiones, “la temperatura mundial seguirá subiendo”.

Como el dióxido de carbono (CO2) es un gas de larga vida, “el nivel de temperatura observado actualmente persistirá durante varias décadas aunque las emisiones se reduzcan rápidamente hasta alcanzar el nivel de cero neto”, agregó.

“Tenemos que replantearnos nuestros sistemas industriales, energéticos y de transporte, todo nuestro modo de vida”, declaró el secretario general de la OMM, el finlandés Petteri Taalas, al presentar los nuevos datos, con los que la agencia espera influir en las acciones que la comunidad internacional adopte en Glasgow.

“Muchos países están ahora fijando objetivos de neutralidad de carbono, y es de esperar que en la COP26 de Glasgow haya un dramático aumento en esos compromisos”, analizó Taalas, quien aseveró que los cambios “son viables económica y técnicamente, y no hay tiempo que perder para adoptarlos”.

No alcanza

Uno de los puntos más alarmantes del informe es el que señala que partes de la Amazonía, considerada tradicionalmente como uno de los grandes pulmones del planeta y con ello fuente fundamental de absorción de dióxido de carbono, son ya emisoras netas de ese gas.

La jefa de investigación atmosférica y medioambiental de la OMM, Oksana Tarasova, detalló que este cambio se ha producido concretamente en áreas del este de la selva amazónica, y que aunque los incendios han sido un factor importante en el fenómeno, éste se ha debido sobre todo a la deforestación.

“Es alarmante y está vinculado a la deforestación en la región”, afirmó el secretario general de la OMM, Petteri Taalas, en una conferencia de prensa.
Según la OMM, la mitad del dióxido de carbono producido por la actividad humana es absorbido por la atmósfera y la otra mitad por océanos y suelos que actúan de amortiguadores del efecto invernadero, pero la organización advierte que la capacidad absorbente de éstos dos últimos puede reducirse en el futuro

.Las sequías e incendios forestales podrían reducir la absorción de CO2 en la corteza terrestre, y lo mismo puede ocurrir en las aguas marinas a causa del freno de la circulación oceánica que podría conllevar el deshielo en los polos.

El informe de la OMM advierte que los niveles de CO2 en la atmósfera, un gas que es responsable del 80% del calentamiento global, son ya un 149% superiores a los de la era preindustrial, y dada su larga duración pueden contribuir a un aumento de las temperaturas durante décadas, incluso logrando emisiones netas cero.

También vaticina que al término de 2021 las concentraciones de CO2 volverán a marcar niveles récord, y en este sentido mediciones realizadas a mitad de año en observatorios como los de Tenerife (España) y Hawai (EEUU) registraron concentraciones de hasta 419 partes por millón.

Más gases.

La OMM destacó además que los niveles de otros gases de efecto invernadero, como el metano (CH4) y el óxido de nitrógeno (N2O), equivalen respectivamente a un 262% y un 123% de los que se estima había en 1750, antes de que las actividades humanas alteraran el equilibrio natural.

Alrededor del 40% del metano es emitido por fuentes naturales (por ejemplo humedales), mientras que cerca del 60% proviene de actividades humanas como la ganadería de rumiantes y el cultivo de arroz.

“Al ritmo actual de aumento de concentraciones de todos estos gases, veremos un aumento de temperatura mucho mayor que los objetivos de 1,5 o 2 grados del Acuerdo de París”, predijo Taalas.

Y advirtió: “Si continuamos utilizando los recursos fósiles de manera ilimitada, podríamos alcanzar un calentamiento de unos 4 grados de aquí a finales del siglo”.
Los altos niveles de estos gases, recordó la agencia de Naciones Unidas, no sólo contribuirán al aumento de las temperaturas, sino a fenómenos climáticos extremos (sequías, inundaciones...), aumento de los niveles del mar, acidificación de los océanos y graves impactos socioeconómicos.

“La última vez que se registró en la Tierra una concentración de CO2 comparable fue hace entre tres y cinco millones de años. En esa época la temperatura era de 2 a 3 °C más cálida, y el nivel del mar, entre 10 y 20 metros superior al actual, pero entonces no había 7.800 millones de personas en el planeta”, explicó Taalas.



Reportar error
Enviado
Error
Reportar error