ENTREVISTA

Victoria Saravia: "Acepté 'Masterchef' porque podía salir de mi zona de confort" 

La modelo y comunicadora habló con El País sobre su salida del reality, su regreso a la televisión y los riesgos de ser auténtica

Victoria Saravia. Foto: Diego Ituño
Victoria Saravia. Foto: Diego Ituño

La semana pasada finalizó su pasaje por Masterchef: Celebrity, de donde se fue con la alegría y simpatía que siempre la han caracterizado. Para Victoria Saravia, sumarse al concurso de cocina de Canal 10 era tanto un desafío como un volver a la televisión, luego de una pausa de varios años. En una charla con El País, la modelo y comunicadora habla de su vida de nómade, los riesgos de ser auténtica en la televisión argentina y lo que la convenció para sumarse a Masterchef.

—Publicaste historias de vacaciones. ¿Volviste a vivir a Buenos Aires?

—No, yo no vivo en ningún lado. No tengo un lugar fijo. Estoy en Uruguay, estoy acá (Argentina), viajo, soy nómade, soy gitana.

—Tu carrera como modelo te ha llevado a viajar mucho. ¿Surge ahí eso de no vivir en ningún lado?

—Voy donde el trabajo me lleve. Este mes es fuerte en Buenos Aires, es la Semana de la Moda, también estuve en las Cataratas que no conocía. Estuve en Montevideo haciendo Masterchef, y ahora en noviembre vuelvo a Uruguay. En realidad estamos al lado, es solo una hora en avión. Es como en Melo que estamos a una hora de Brasil.

—¿Qué evaluación hacés de tu paso en Masterchef: Celebrity?

—Pasé hermoso, imaginate, nunca me esperé estar en la cocina. Por mi trabajo no es que tenga mucho tiempo para estar practicando, igual me defiendo con las cosas simples. Igual se aprende un montón estando en el programa.

Victoria Saravia. Foto: Diego Ituño
Victoria Saravia. Foto: Diego Ituño

—Has hablado de cuidar el cuerpo y la salud mental. ¿Siempre te han importado esos temas?

—Sí. Creo que el cuerpo humano es nuestra carcaza, es la que nos lleva, moviliza y ayuda a cumplir nuestros sueños. Es el medio de transporte que tenemos para hacer todo lo que queremos. Si no funciona, por más plata que tengamos, más autos, casas, todo, no podemos disfrutar de nada. Por eso creo que lo más importante que tenemos es nuestro cuerpo, mente y alma que también hay que cuidar.

—En Masterchef bromeaban mucho con Graciela Rodríguez. ¿Se generó una amistad?

—Ella es muy graciosa. Jodíamos que éramos separadas al nacer porque ella decía que yo era muy bella y ella se decía muy fea. Bromeaba que la confundían en la calle conmigo. Tuve buena onda con todos. A Graciela, particularmente, no la conocía como a Patricio Giménez, a Sebastián Almada y Paula Silva. Con todos generamos una buena vibra.

Victoria Saravia. Foto: Diego Ituño
Victoria Saravia. Foto: Diego Ituño

—¿Cómo fue para vos, siendo nómade, volver a Uruguay y estar tantos meses acá?

—Uruguay es mi país. El año pasado con la cuarentena me había quedado en Argentina porque se me había vencido el documento argentino, y si salía del país no podía volver a entrar. Y como Alberto (Fernández) todos los meses te decía: “15 días más”, me fui quedando. Cuando pude hacer el documento, me ayudó el Embajador Enciso porque había demoras, pude volver. Y después me quedé, porque en Argentina estaba horrible.

—Volviste a la televisión para sumarte a Masterchef: Celebrity. ¿Por qué la ausencia de la pantalla?

—Yo me hice en la televisión. En Buenos Aires trabajé mucho. Después me fui a vivir a Nueva York, y cuando volví a Argentina no quise saber nada de la televisión hasta que surgió Masterchef.

Victoria Saravia
Victoria Saravia

—¿Por qué no querías volver a la televisión argentina?

—No me gusta el ambiente de la televisión, me parece todo muy falso, muy armado y todo es un show. Un día son amigos, al otro no, y si no les servís te descartan. En ese momento de mi vida, era más chica y no me daba cuenta. Pero ahora que soy más grande entiendo que lo más importante es valorar tu tiempo y el que compartís con otros. Cuando trabajás en la televisión te la pasás todo el día compartiendo con esa gente, No es mi lugar.

—¿Era un problema el ser auténtica?

—En eso salí muy parecida a papá (Villanueva Saravia), siempre digo lo que pienso y siento. A veces me equivoco, como todos, pero soy súper auténtica. Y en la televisión tenés que ponerte una careta, y a mí me cuesta.

Victoria Saravia
Victoria Saravia

—¿Costó adaptarte a eso?

—Al principio no, porque no sabía que era así. Nunca me puse una careta porque yo soy así. Cuando llegás, pensás que es real lo que estás viviendo. Yo empecé a trabajar en televisión con 22 años, ahora con 35 y ya tengo un poco más de experiencia. Igual no reniego de nada, me parece que todos los lugares están buenísimos porque son un aprendizaje. Si todo es bueno y color de rosa, no evolucionás.

—¿Tuviste prejuicios antes de sumarte a Masterchef?

—Al principio no quería aceptar, porque era volver a estar en la televisión y pensaba ¿para qué voy a estar cocinando, haciendo esto que no tiene nada que ver conmigo ni con lo que vengo haciendo? Pensaba que no iba a poder dejarle ningún mensaje a la gente. Estoy en una etapa donde no me interesa hacer televisión por ser conocida o para que me vean. Cuando estoy en un lugar de exposición, que significa una invasión a la privacidad importante en tu vida, siento que tiene que valer la pena. Además, nunca había visto el Masterchef de Uruguay y viendo el de Argentina que es terrible me dije: para qué meterme en la boca del lobo después de estar feliz por cinco años. Pero el canal se portó divino conmigo, los productores insistieron, me mostraron cómo era, que la idea era que nos divirtiéramos y ponderarnos. Acepté Masterchef porque podía salir de mi zona de confort.

Victoria Saravia
Victoria Saravia

—En tus redes hablás de moda sustentable. ¿Cuándo empezó esta faceta en vos?

—Hace mucho, aunque cada vez se va notando más porque cada vez hay más información y la gente le presta más atención. Antes posteabas algo de moda sustentable y la gente no entendía. Hace mucho que vengo con el mensaje.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados