Temas del día:

Publicidad

ENTREVISTA

Måneskin ganó Eurovisión, revivió el rock europeo y solo quiere divertirse: "Nadie nos va a cambiar"

Tras ganar Eurovisión y conquistar el mundo con "Beggin'", la banda italiana lanza "RUSH!", su nuevo disco. Sus integrantes dialogaron en exclusiva con El País.

Compartir esta noticia
Maneskin RUSH! Album (1).jpg
Maneskin.
Foto: Difusión.

Por Rodrigo Guerra
*
Ganaron el festival de Eurovisión, hicieron de su versión de “Beggin’” (el standard de The Four Seasons) la canción más escuchada del mundo y están nominados al Grammy como mejor artista nuevo.

Los italianos de Måneskin son uno de los mayores fenómenos del rock de los últimos años. Grabaron con leyendas como Iggy Pop y Tom Morello (ver recuadro), lograron que un montón de jóvenes corearan el intrincado estribillo de “Zitti e buoni” y no dejan de llenar estadios. Para hacerse una idea, entre febrero y mayo van a presentar 28 shows agotados en toda Europa.

Måneskin, el cuarteto formado por Ethan Torchio, Damiano David, Victoria De Angelis y Thomas Raggi (de izquierda a derecha en la foto), logró, a base de riffs memorables y una energía explosiva, llevar nuevamente al rock al mainstream.

El viernes publicó RUSH!, el disco que trata de demostrar que lo suyo es mucho más que una moda. Hay himnos de estadio como “Own My Mind” y “La Fine”, baladas vulnerables como “The Loneliest” y “Timezone” y se divierten como nunca en “Kool Kids” y “Bla Bla Bla”. RUSH! es la declaración de principios de un grupo que, como le dicen a El País, solo quiere pasarla bien.

“Trabajamos casi dos años para elegir las canciones”, comenta David a través del Zoom. “Fue un proceso muy largo y le pusimos mucho esfuerzo, así que estamos muy contentos de lanzar RUSH! y recibir el feedback de la gente”, agrega.

Sobre el nuevo paso de su carrera, va esta entrevista.

—En RUSH! abordan las distintas maneras de sobrellevar la presión del éxito: “Timezone” habla del dolor de estar alejados de sus seres queridos durante las giras, mientras que en “Bla Bla Bla” eligen burlarse de los críticos. ¿Cómo surge ese enfoque?

Victoria De Angelis: Son distintas respuestas ante la presión. Hay canciones más conscientes como “If Not For You”, “The Loneliest” y “Timezone”, como dijiste, pero otras como “Bla Bla Bla” en las que le decimos fuck off a los críticos, a la presión y a toda esa gente que quiere que cambiemos. Básicamente, nos reímos de ese tipo de personas y nos encanta que la gente no sepa si estamos hablando en serio o si estamos diciendo cosas sin sentido. Todo es parte de nuestra intención por hacer que la gente hable de nosotros y demostrar que podemos hacer todo lo que se nos ocurra. Nadie nos va a cambiar ni a encasillar porque, al final, lo único que queremos es divertirnos. Así que si no les gusta, fuck off. Es tan básico como eso (risas).

—Pero también se animan a hablar de los momentos en los que la música deja de ser un juego. “Al carajo con lo que estoy soñando, / Esta fama no tiene sentido”, dice la letra de “Timezone”. ¿Qué valor tiene la compañía de sus compañeros cuando eso les pasa?

De Angelis: Más allá de que trabajemos juntos, nosotros somos amigos hace mucho tiempo. Así que lo más importante es ayudar al otro y acompañarlo en los momentos más difíciles. Somos bastante afortunados porque si estuviéramos solos en este camino, no nos sentiríamos cómodos en este ambiente. La gente que nos apoya también es muy importante porque a veces trabajamos demasiado y nos sentimos estresados, pero cuando nuestros fans nos dicen cuánto significó para ellos vernos en un show, todo vale la pena.

—El disco incluye varias canciones en italiano, como “Il Donno della vita” y “La Fine”. ¿Qué importancia le dan a mantener sus raíces en este momento de su carrera? ¿Son conscientes de lo que le han aportado a la música italiana en este tiempo?

Damiano David: Para nosotros es muy importante mantener nuestro ADN italiano porque es el lugar donde nacimos y crecimos. Además, culturalmente somos muy italianos a pesar de que nuestros looks no lo demuestren (risas). Tenemos una enorme cultura musical italiana y queremos honrarla de la mejor manera posible. A su vez, nuestra lengua madre nos permite expresar ciertos temas que nos resulta más difícil narrar en inglés. Al respecto de lo que le aportamos a la música italiana, sé que puede sonar arrogante pero nosotros sabemos todo lo que logramos a pesar de que la gente no nos lo quiera reconocer (risas).

De Angelis: Estamos llevando a Italia fuera de fronteras, y lo hacemos de una manera completamente distinta de lo que se suele hacer, ¿se entiende? Es que lo nuestro no tiene nada que ver con el típico estereotipo de lo que representa la música italiana, así que siento que eso es muy cool y refrescante para las nuevas generaciones de músicos. Lo digo porque cuando empezamos a hacer rock en Italia y sacamos nuestro primer disco todo el mundo nos decía: “Está ok, pero acá nadie escucha música en inglés”. Después empezamos a cantar en italiano y los comentarios eran: “Bueno, está bien, pero en Italia nadie escucha rock; es solo rap o hip-hop”. Al final todos estaban equivocados, así que eso demuestra que lo más importante es creer en uno mismo y no dejar que la opinión del otro te cambie. Eso es lo que le demostramos a la gente, especialmente en Italia, así que estamos muy orgullosos de eso.

—¿Por qué creen que su música ha tenido tanto éxito? ¿La clave está en sus letras o en la energía del grupo?

David: Creo que hay muchas razones, pero la más importante es que revivimos un estilo que, de cierta manera, parecía olvidado o al menos dormido. Llenamos un espacio vacío para el público mayor que siente una especie de nostalgia de lo que era el rock, a la vez que sonamos completamente nuevos para los jóvenes a pesar de estar haciendo algo que no es totalmente nuevo. Sin embargo, me gusta creer que la verdadera razón de nuestro éxito es que nuestra música es buena.

De Angelis y Thomas Raggi se ríen.

David: Lo digo en serio. Podemos analizar los motivos históricos y culturales por los cuales somos populares, pero realmente quiero pensar que todo esto pasa porque nuestra música es de las que ponés play y te gusta lo que escuchás. Para mí es tan simple como eso.

Raggi: Estoy de acuerdo con Damiano pero me gustaría agregar que cada vez que tocamos en vivo se nota que somos diferentes. En general, lo que se suele ver ahora es a un cantante en el escenario que se acompaña de músicos que tocan para él, pero lo nuestro es distinto: somos una banda y eso es bastante inusual para la escena musical, al menos en este momento. No sé por qué, pero eso también es importante.

De Angelis: Es verdad. Hoy, solo hay cuatro o cinco grandes bandas de músicos jóvenes que tocan rock y están en las listas de éxitos. Por supuesto que hay grupos geniales como Arctic Monkeys que están tocando hace tiempo, pero es muy poco común ver a gente del rock en el mainstream. Cada vez que tocamos en vivo, un montón de familias se nos acercan y nos dicen:“Este es el primer show de rock de mi hijo”. Me gusta dar el ejemplo de “Gossip”, que grabamos con Tom Morello: desde que la lanzamos nos llegaron mensajes de un montón de fanáticos de 12 años que jamás habían escuchado hablar de Rage Against the Machine y ahora nos dicen que la descubrieron gracias a “Gossip” y se convirtió en su banda favorita. Es en esos momentos en los que te das cuenta de que realmente lograste un cambio en los jóvenes, y esa es la mejor parte de nuestro trabajo.

Sus encuentros con leyendas del rock

En cinco años, los italianos pasaron de versionar a The Four Seasons y The Killers a codearse con varias leyendas de la historia de rock: grabaron una nueva versión de “I Wanna Be Your Slave”, del disco Teatro D’ira vol.1, junto a Iggy Pop; trabajaron con Tom Morello en “Gossip”, el segundo sencillo de RUSH!; y compartieron una noche con Mick Jagger. “Es un honor para nosotros porque crecimos escuchando a estos monstruos, así que tener la posibilidad de charlar y de tocar con ellos es increíble”, comenta Raggi. “Cuando grabamos con Tom Morello estuvimos todo un día zapando juntos en el mismo cuarto, y es maravilloso compartir con ellos porque aprendés un montón”.

De Vangelis, por su parte, destaca: “Estar cerca de toda esa gente que hizo historia y que te regalen su tiempo para charlar con ellos te enseña muchísimo porque te transmiten toda su energía. Enseguida te das cuenta de que son personas comunes, pero cuando empiezan a contarte anécdotas increíbles sobre la historia del rock, te quedás pensando: ‘Wow, qué locura’. Cuando te encontrás con artistas como Mick Jagger e Iggy Pop podés charlar horas con ellos”.

En una entrevista con Associated Press, David dio más detalles del encuentro con el cantante de los Stones: “Mick sabía todo de nosotros, pero cuando conocimos a Keith Richards, lo primero que nos dijo fue: ‘No tengo idea de quiénes son pero me dijeron que les está yendo bien, así que felicitaciones’.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad