NOTA DE TAPA

La vuelta de Chano: "Me mandé muchas y pido perdón"

El cantante presenta su nuevo disco El Doble en el Teatro de Verano de Montevideo. "Cuando salí de Tan Biónica, sentía la necesidad de mantenerme como número uno", revela.

Santiago Moreno Charpentier es "Chano". Foto: Pablo Pena
Santiago Moreno Charpentier es "Chano". Su próximo show en Uruguay es el 15 de noviembre en el Teatro de Verano. Entradas en Red Uts. Foto: Pablo Pena

Chano está de vuelta. El artista regresa a Montevideo ya consolidado como cantante solista tres años después de la ruptura de Tan Biónica. Trae con él un puñado de temas nuevos que quiere hacer sonar en el Teatro de Verano. Son los que incluyó en su reciente disco El Doble, que ideó con el objetivo de que tuviera una identidad “más personal” que su trabajo anterior.

De ropa colorida pero mirada triste, Chano reflexiona en la cafetería del hotel Own de Punta Carretas sobre la soledad que está presente en el disco y en su vida. “Por mi vocación solitaria me toca una soledad que no quiero”, define.

La estrella que llena estadios de la mano de eléctricos hits revela que la banda que lo lanzó a la fama podría volver a reunirse, confiesa que “conoció” a varias mujeres uruguayas y explica cómo son sus días cuando acude a una clínica de rehabilitación. "No tengo contacto con las drogas desde hace un montón de tiempo", sostiene.  Un diálogo autorreferencial y transparente, con citas a sus autores favoritos y la dosis justa de una locura hipnótica. Como sus canciones.

-Llevás más de tres años de carrera solista, ¿cómo evaluás el camino recorrido?

-Siento que tengo un camino hecho, pero no sé si es el que más me gusta. Tomé riesgos que no sé si me gustaron. Carnavalintro, por ejemplo, es una canción que nació como una balada, la transformamos en un reguetón y llegó a 40 millones de visitas. Sin embargo, yo me quedé con las ganas de seguirla como una balada. A veces trancé con hacer cosas populares, y en el nuevo disco me estoy alejando de eso. Cuando salí de Tan Biónica, sentía la necesidad de mantenerme como número uno. Ahora, en cambio, hago canciones como Juan del Barrio San José o Melody Maker, que sé que no van a sonar nunca en la radio, pero me gusta saber que también las puedo hacer y son parte de mi obra.

-¿Has resignado mucho de lo que te gusta hacer para convertirte en un producto comercial?

-Sí, hice muchos pactos para ser comercial. También me he dado cuenta de que me pasaba eso antes de terminar el proceso de la canción, entonces he intentado boicotearla: no le ponía la misma onda para mezclarla o la cambiaba a la mitad de la grabación.

-¿Por qué lanzaste todas las canciones nuevas juntas bajo el disco El Doble, en lugar de presentar los temas de a uno como hiciste en tu primera etapa solista?

-Fue una necesidad personal, quería cambiar las cosas. La vez pasada me hice muy el canchero diciendo “esta es una nueva manera”, pero cuando quise juntar todas las canciones en un disco me di cuenta de que no tenía identidad. Le puse “El Otro” porque no era yo, sentía que ese disco no me representaba. Así que pasé a hacer otro súper personal. Armé un estudio en mi casa e hice los diez temas juntos sobre el momento que estaba pasando para que tuviera la misma lógica. No sé bien cuál es la identidad, pero siento que la tiene. Es más parecido a mí.

-¿Cuál dirías que es tu mayor talento a nivel artístico?

-Componer. Soy un compositor de melodías. Después, soy cantante por casualidad. Cuando éramos muy chicos un día nos dijeron “el guitarrista es él y el cantante sos vos”.

-¿Cuál es la mejor situación para componer?

-Uno compone en tránsito. Las mejores ideas se me ocurren haciendo cosas, van surgiendo involuntariamente y de casualidad. Siempre soy autobiográfico. Uno puede quedar bien con una chica y decirle que le hizo una canción, pero uno siempre está hablando de uno mismo: de cómo me siento yo frente a esa emoción. Walt Whitman decía que no hay que escribir bajo los efectos del dolor sino con los efectos del recuerdo del dolor. Yo no tengo que escribir cuando estoy llorando, sino que tengo que atravesar ese momento y después volver a esa emoción a través del recuerdo.

-¿Extrañás la época de Tan Biónica?

-Extraño algunas cosas, pero me gusta mucho tomar las decisiones solo. Igualmente nosotros no hablamos de un grupo que terminó. Va a seguir en un par de años. No especulo con eso, pero más adelante va a volver.

-¿Cómo definirías ese estilo tan característico que alcanzó Tan Biónica con el que vos seguiste en tu carrera solista?

-Tomé mucho del estilo de Tan Biónica. Cuando uno tiene una manera medio hablada de cantar, a la gente le llega la canción a través de las letras. Se genera empatía con el público. Es lo que pasa con El Cuarteto de Nos.

-También hay patrones concretos que se asocian a tus letras como alusiones a fechas o juegos de palabras. ¿Cuál es el límite entre tener estilo propio y empezar a repetirse a sí mismo?

-Yo renuncié a repetirme a mí mismo, no me interesa. No le puse nada a este disco de las cosas que me funcionaron en el anterior. Trabajé con otro equipo y traté de hacer otra fórmula.

-¿Cuál es la canción que habla más de vos?

-Solo un nombre. La hice recordando la poesía El amenazado de (Jorge Luis) Borges que termina diciendo “el nombre de una mujer me delata, me duele una mujer en todo el cuerpo”. Años después de leerla me di cuenta de que ese nombre era “Soledad”. A Borges le daba vergüenza sentirse solo. Y yo soy un solitario, a veces por elección. La soledad que está buena es la que uno elige, y la que no elige no está buena.

-¿Vos elegís estar solo?

-Elijo ser solitario y a veces no. Me gustaría estar con alguien, pero por mi vocación solitaria me toca una soledad que no quiero. Soy raro para relacionarme. Me cuesta tener parejas estables y aceptar la monogamia.

-¿Hubo alguna mujer que hayas sentido que llegó a ser el gran amor de tu vida?

-No, no me pasó. Conocí mujeres increíbles y conviví con algunas que me parecieron súper inteligentes, pero para sostener una carrera así hay que ser muy egoísta. Entre mi profesión y formar una familia, yo siempre elegí mi profesión. Tal vez en algún momento me arrepienta. Por ahora soy feliz y tengo muchas relaciones.

-¿Has hecho sufrir a muchas mujeres?

-Puede ser, pero no las hice sufrir yo. Puede ser que alguien haya querido estar conmigo y no se pudo, como yo hubiera querido estar con un montón de chicas que no pude. Si eso se considera hacer sufrir, sí.

-¿Vos has sufrido por amor?

-Sí. Mucho más cuando me separé de estas chicas. Sufrí cuando sentí que ya no amaba más a alguien. Mi sicólogo me decía “dejá que alguien la quiera de verdad en lugar de preguntarme si estás enamorado”.

-¿Estuviste con mujeres uruguayas?

-Sí, con varias. Me gustan mucho las chicas uruguayas. Los caballeros no tenemos memoria, sino te contaría. Son mujeres espectaculares.

-¿La soledad que decís tener también implica contar con pocos amigos?

-Tengo buenos amigos. Son amigos muy inteligentes, es toda gente rara como yo. Tengo amigos del colegio, amigos que me filman los videoclips, Maxi, que es mi mánager pero también mi amigo…

-¿Son de los que te invitan a salir o de los que te aconsejan no hacerlo?

-No tengo amigos de la noche. Cuando salgo, lo hago con mis amigos de toda la vida. Pero no suelo salir. Con la noche tengo que cuidarme, así que trato de ver a mis amigos de día. Voy a tomar un café, por ejemplo.

Chano. Foto: Pablo Pena
La canción "El doble" abre el nuevo disco de Chano, que también lleva ese nombre. El autor sostiene que este trabajo es "más personal" que el anterior. Foto: Pablo Pena

-Trascendió en las últimas semanas que estuviste internado en una clínica de rehabilitación en Entre Ríos, ¿en qué consiste el tratamiento que realizás allí?

-Por momentos necesito entrar en boxes y hacer un refresh. Generalmente voy antes de grabar un disco o hacer un show. Se dijo que yo tuve una sobredosis, pero es mentira. Es una clínica donde yo trato de cortar con algunos hábitos para empezar con otros. Mucha gente va para adelgazar, otros para dejar el cigarrillo, y otros para dejar lo que tengan que dejar. Yo ya tenía programada la internación. Es un hotel que es como estar en un spa y me sirve para bajar un par de cambios.

-¿Estás logrando dejar los malos hábitos?

-Tuve recaídas que fueron solo recaídas, pero fuera de eso no tengo contacto con las drogas desde hace un montón de tiempo. Que haya tenido recaídas no significa que cada vez que vaya a una clínica de rehabilitación sea por eso. A veces es para bajar el nivel de angustia y estrés.

-¿Te preocupa que pueda haber gente chica que empieza a escuchar tu música y las primeras noticias que encuentre sobre vos sean sobre excesos?


-Sí, me preocupa un poco. ¿Pero qué voy a hacer? Hice muchas canciones buenas que la gente canta. Hay gente que me conoce por eso y gente que me conoce por lo otro. Sé que soy un personaje atractivo para algunos medios y para los otros también. A mí me va bien con la música, y a la prensa amarilla le va bien conmigo porque le doy muchas noticias. Argentina es así. Se putea a Messi, ¿cómo no va a haber una parte del país que no me quiera y piense que solo soy una colección de accidentes automovilísticos impresionantes en un año? Yo también me las mando… En ese momento estaba queriendo pedir ayuda. No quería ser un personaje famoso.

-¿Y conseguiste ayuda?

-Sí, la conseguí. Me costó un montón de estrés, que se me queden duras las piernas durante meses, separarme de mi grupo. Ahora estoy recomponiendo esas relaciones de a poco, pero no me siento el artífice de la separación de Tan Biónica. Nosotros éramos el grupo pop que estaba como promesa del momento después de Soda Stereo, y nos bajamos en el momento más alto. Yo fui mozo, y nunca me imaginé que me fuera a pasar lo que me pasó.

-¿El éxito te sobrepasó?

-Me sobrepasó. Me mandé muchas y pido perdón. Pero tampoco me voy a hacer cargo de gente que sale a extorsionarme y decirme que me hizo una denuncia para pedirme plata. Tampoco la pavada.

-Este domingo hay elecciones en Argentina, ¿cuál es la lectura que hacés sobre esta instancia?

-Acabo de venir a Uruguay previo a una elección y veo que está todo re tranquilo. En Argentina está todo el mundo muy nervioso y se trasmite un clima de mucha tensión. El gobierno actual no pudo con las expectativas de todo el mundo. Yo necesito tocar y que la gente quiera salir a divertirse a los shows, y la gente no está saliendo. No hay festivales con artistas. Yo espero que las elecciones generen un buen clima para tocar tranquilo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)