Juicio en Camboya

Histórica condena a dos líderes del Jemer Rojo

Últimos sobrevivientes del régimen culpables de genocidio.

Camboya: el juicio duró años y demandó 300 millones de dólares. Foto: EFE
Camboya: el juicio duró años y demandó 300 millones de dólares. Foto: EFE

Camboya dio ayer viernes un paso más para dejar atrás el capítulo más negro de su historia moderna. Un tribunal auspiciado por la ONU condenó a los dos últimos líderes vivos del Jemer Rojo por genocidio y crímenes contra la humanidad.

El tribunal concluyó así la causa contra la cúpula del régimen liderado por Pol Pot que entre 1975 y 1979 causó entre 1,7 y 2,2 millones de muertos a causa de trabajos forzados, enfermedades, hambruna y purgas políticas.

El ex "número dos" e ideólogo de la organización comunista, Nuon Chea, de 92 años, y el entonces jefe de Estado, Khieu Samphan, de 87, son los únicos miembros de aquel régimen que han sobrevivido lo suficiente para oír una sentencia condenatoria.

Ambos cumplían ya cadena perpetua por condenas en 2014 por crímenes de lesa humanidad, en relación con la evacuación forzosa de la capital, Phnom Penh, después de que tomaran el poder en 1975.

El fallo reconoció por primera vez la comisión de genocidio por parte del Jemer Rojo contra las minorías vietnamita y la musulmana cham.

El juez también declaró a los acusados culpables de crímenes contra la humanidad —incluidos asesinato, exterminio, deportación, esclavitud, tortura, persecución por razones políticas, religiosas y étnicas— crímenes de guerra y actos inhumanos, como desapariciones, matrimonios forzados y violación.

La fiscalía celebró la decisión de los jueces en este caso del que "casi todo el mundo (en el país) fue víctima de una u otra manera" y destacó la importancia del reconocimiento como delito de los matrimonios forzados y las violaciones.

"(Las víctimas) querían el reconocimiento internacional y ahora ya lo tienen", dijo icholas Koumjian, uno de los fiscales.

El juicio contra la cúpula del Jemer Rojo comenzó en 2011 con dos acusados más, el exministro de Asuntos Exteriores Ieng Sary, y su esposa y exministra de Asuntos Sociales, Ieng Thirith, que murieron en 2013 y 2015, respectivamente.

Polémica.

Pol Pot murió en 1998 en el último bastión de la guerrilla maoísta en la selva del norte de Camboya, prisionero de sus propios correligionarios y meses antes de que estos acordaran su disolución con el gobierno de Phnom Penh.

El tribunal, que comenzó a trabajar en 2006 tras una larga negociación entre la ONU y el gobierno, ha recibido críticas por la duración del proceso, su elevado coste (300 millones de dólares) y las interferencias políticas del gobierno camboyano.

La primera sentencia se emitió en julio de 2010 contra Kaing Guek Eav, alias "Duch", a quien se impuso una condena de 35 años, elevada en apelación a cadena perpetua por su responsabilidad en la tortura y muerte de más de 12.000 personas en la prisión S-21.

Durante años, hubo un debate entre expertos legales sobre si los asesinatos de los jemeres rojos constituían un genocidio, ya que la mayoría de sus víctimas eran compatriotas camboyanos.

No obstante, la corte determinó que los jemeres rojos tenían una política de atacar a los pueblos cham y vietnamita para crear "una sociedad atea y homogénea sin divisiones de clase", dijo el juez Nil Nonn en el veredicto. El genocidio fue cometido contra los cham, vietnamitas y budistas, dijo.

Los cham "fueron dispersados y repartidos en aldeas del Jemer para romper sus comunidades y asimilarlas por completo en la población camboyana", agregó. "Un gran número de civiles cham fueron capturados (...) y asesinados a escala masiva".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)