DIANA SPENCER, 1961-1997

Diana, el sobrio homenaje de los hijos a 20 años de su muerte

No habrá actos oficiales; la gente la recordó en el palacio de Kensington.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Guillermo y Enrique ayer en el White Garden del palacio de Kensington. Foto: AFP

hoy, 31 de agosto, se cumplen 20 años de la muerte de la princesa Diana, y los británicos le rendirán homenaje como a ella le hubiera gustado: sin ninguna pompa monárquica. Ese deseo lo interpretaron ayer sus hijos, los príncipes Guillermo (35) y Enrique (32), que calladamente y bajo una lluvia torrencial, depositaron un ramo de flores en el jardín del palacio de Kensington, donde residía Diana. En ese jardín, bautizado White Garden, predominan las flores de tonos blancos, con algún toque de color, y especialmente plantadas este año para rendir homenaje a la princesa.

Sus hijos observaron después a unos metros del jardín los ramos de flores depositados por la gente, antes de que Enrique colocara el suyo, que le fue entregado por una persona del público.

Hoy, el día en que se conmemora la muerte de Diana a los 36 años en un accidente de auto en París junto a su amante, el productor de cine egipcio Dodi Al Fayed, no están previstos actos oficiales.

Para anclar de manera duradera el recuerdo de su madre, Guillermo y Enrique encargaron igualmente una estatua de Diana que será erigida posteriormente —lo más probable antes de finales de año— en los jardines de Kensington.

"Enrique y yo sentimos intensamente que queremos celebrar su vida", dijo Guillermo, en un documental emitido en julio en la cadena de televisión británica ITV. Enrique, en tanto, admitió que necesitó ayuda profesional para lidiar con la muerte de Diana y confesó que se llegó a plantear abandonar la familia real para vivir como un ciudadano más.

El White Garden, donde ayer depositaron los ramos de flores, es el cuarto espacio oficial en Londres en honor a la princesa, junto con el Diana Memorial Playground —un parque infantil en Kensington—, la fuente Diana Memorial Fountain, en el Hyde Park, y el paseo Diana Memorial Walk, que cruza desde el palacio de Buckingham hasta el de Kensington.

Los dos príncipes, que remplazaron a Diana ante los focos de las cámaras y en las portadas de los tabloides, siguieron el compromiso de su madre, en causas como la lucha contra las minas antipersona y la defensa de los sintecho, pasando por la sensibilización sobre los problemas de salud mental.

Ayer los dos hermanos se reunieron con representantes de organizaciones sin fines de lucro con las que colaboró su madre, entre ellas el hospital infantil de Great Ormond Street, la organización de apoyo a enfermos de VIH National AIDS Trust, y el grupo cristiano que lucha contra la lepra Leprosy Mission.

Este aniversario de la muerte de Diana se ha visto además rodeado de polémica ante la reciente divulgación de unas grabaciones privadas en las que la princesa confiesa detalles de su tormentoso matrimonio con Carlos de Inglaterra. A pesar de las presiones para cancelar la emisión de las grabaciones, la cadena británica Channel 4 divulgó a principios de agosto una parte de las cintas que Diana grabó entre 1992 y 1993.

La princesa habla sin tapujos en esas cintas sobre la falta de química con su esposo, y aborda los problemas emocionales y la bulimia con los que batalló a raíz de su complicado matrimonio y la falta de comprensión que sentía por parte del resto de la familia real.

La influencia de Diana sobre la monarquía continuó incluso después de su muerte, la cual dañó gravemente la imagen de los Windsor. La reina Isabel II fue especialmente vilipendiada por su supuesta insensibilidad ante el fallecimiento de su exnuera y el dolor de sus súbditos. Obligada a modernizarse, esta familia real —que decía que la princesa de Gales la deshonraba— salió reforzada del drama.

La soberana es actualmente más respetada que nunca, en un momento en el que su reinado bate récords de longevidad. La joven generación, entre ellos Guillermo, su esposa Catalina y sus dos hijos, trajeron un aire de frescura a Buckingham. Y el príncipe Carlos, del que Diana se divorció en 1996, se volvió a casar con su amante Camila y se prepara para asumir algún día el trono.

DIEZ FECHAS EN LA VIDA DE DIANA.

1961 - 1° de julio.

Nace Diana Spencer en Sandringham, en el este de Inglaterra.

1981 - 29 de julio.

Se casa con el príncipe Carlos, heredero de la corona británica.

1982 - 21 de junio.

Nace su primer hijo, el príncipe Guillermo, segundo en el orden de sucesión al trono.

1984 - 15 de septiembre.

Nace su segundo hijo, el príncipe Enrique.

1987 - 10 de abril.

La imagen de Diana estrechando la mano de un enfermo de sida da la vuelta al mundo, en una época en que los enfermos eran discriminados.

1992 - 9 de diciembre.

Se separa del príncipe Carlos. Unos meses antes, Andrew Morton revelaba en la exitosa biografía Diana, su verdadera vida los detalles del naufragio de la pareja, sus crisis de bulimia y sus tentativas de suicidio.

1995 - 20 de noviembre.

En una entrevista con la BBC, revela detalles acerca de sus infidelidades, las del príncipe Carlos, y pone en duda la capacidad de éste para ser algún día un buen rey.

1996 - 28 de agosto.

Se divorcia del príncipe Carlos.

1997 - 25 de junio.

Dona sus vestidos para una subasta destinada a financiar la lucha contra el cáncer y el sida, dos de las numerosas causas que apoyó. La venta genera 5,7 millones de dólares.

1997 - 31 de agosto.

Muere en un accidente de automóvil en París, junto a su nueva pareja Dodi Al Fayed.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)