En Argentina

Lo acusaron de violación, culpó a la presunta víctima y ahora pide: "Llamen a mi vieja"

La supuesta agresión ocurrió hace casi tres semanas, pero el caso tomó relevancia en las últimas horas.

Rodrigo Eguillor. Foto: Instagram
Rodrigo Eguillor. Foto: Instagram

Un joven argentino de 24 años, hijo de una fiscal, fue acusado de haber abusado sexualmente de una chica de 22, en un departamento del barrio porteño de San Telmo.

La supuesta agresión ocurrió hace casi tres semanas, pero el caso tomó relevancia en las últimas horas luego de que el acusado publicara un polémico y agresivo descargo en las redes sociales, negando los hechos.

El sospechoso, Rodrigo Eguillor, es hijo de la fiscal en lo penal de Lomas de Zamora , Paula Martínez Castro. Según indicaron fuentes policiales a La Nación, la noche del jueves 15 de noviembre y por un llamado al 911 de los vecinos, personal de bomberos y de la policía llegaron a la puerta de un edificio ubicado a metros de la esquina de Indepedencia y Piedras.

En un balcón del tercer piso Eguillor forcejeaba con una mujer que parecía querer saltar a la calle. La tensa situación quedó registrada en imágenes por vecinos de una casa cercana.

Luego de ser rescatada y trasladada a un hospital en estado de shock nervioso, la joven, cuyo nombre no trascendió, declaró que intentaba escapar porque había sido abusada.

Eguillor, en tanto, dijo que ella había tenido un "brote", quería suicidarse y él había intervenido para salvarla. La causa ingresó a la Fiscalía Criminal y Correccional N°22 a cargo del Fiscal Dr. Eduardo Cubria bajo la carátula "Averiguación de ilícito", informaron fuentes policiales.

En los días posteriores, allegadas de la joven escracharon al acusado en las redes sociales, asegurando que en el departamento la "privó de su libertad, maltrató verbal y físicamente", abusó de ella e intentó matarla. "Ni tus contactos, ni tu plata, ni escondiéndote de la impunidad que te da tu mamá van a borrar este escrache", escribieron.

Con la viralización del caso surgieron otros testimonios de mujeres que dijeron haber sido abusadas anteriormente por Eguillor; según ellas, fueron casos que quedaron impunes por el cargo de la madre en la Justicia.

Una de las amigas de la joven, que pidió mantener su nombre en reserva, explicó a La Nación que la víctima está pasando un momento muy difícil y por el momento no va a hablar.

Además aportó más datos: a Eguillor lo conoció en el boliche Jet, de la Costanera, y habían quedado en que él la iba a pasar a buscar por la universidad donde ella estudia. Pero finalmente le dijo que no podía y la invitó a visitarlo esa noche al departamento de San Telmo, de un amigo suyo, lugar donde ocurrió todo.

Un violento descargo.

"¿Quieren que les cuente? Sí, me garché modelos", dijo Eguillor en su supuesto descargo. Según él, esa noche mantuvieron relaciones sexuales consentidas, luego de lo cual ella tuvo un "brote" y quiso suicidarse saltando por el balcón.

Él habría entonces forcejeado con ella para impedirlo. "Sí, la agarro del cuello. Feminazis, feminazis con el pañuelito, son unas mogólicas", dijo entre burlas. Y siguió: "Me están acusando de violador y asesino sin prueba alguna, con pruebas infundadas".

Después dedicó a la joven unas palabras llenas de desprecio. "Ves el perfil y es un gato", dijo. "Uno se da cuenta cuando mira un perfil si la mina es de bien o una flojita de tanga". Además, aseguró que le chica "era depresiva, tenía una enfermedad psiquiátrica" y "estaba mal de la cabeza".

"Si vos me decís que soy un pibe que no tiene facha ni nada y necesito violarme minas... ahí, bueno, esta bien. Pero no soy esa clase de pibes", argumentó.

Hacia el final, Eguillor reconoció que era un maltratador pero rechazó otra vez las acusaciones de abuso: "¿Maltraté verbalmente? Sí, bueno. ¿Lastimé a mis exnovias? Sí, a todas. Eso lo admito. Las lastimé emocionalmente, pero no físicamente ni nada de lo que están diciendo".

"Llamen a mi vieja". 

Este martes Eguillor fue al aeropuerto de Ezeiza ya que tenía planeado viajar a Madrid para ver la final de la Copa Libertadores entre River y Boca. 

Antes de poder tomar el vuelo la Policía de Seguridad Aeroportuaria lo abordó para notificarle que no podía salir del país. "Llamen a mi vieja", gritó Eguillor, mientras era escoltado por efectivos policiales. 

El momento quedó registrado por las cámaras de algunos medios que estaban en el lugar y que habían entrevistado al joven momentos antes.

"¿Tengo impedimento para salir del país?", consultó Eguillor a uno de los policías mientras le pedía a los demás que no lo tocaran. "Quédense acá porque sino me van a...", les pidió a los periodistas. 

Finalmente los efectivos lo agarran y lo llevan a la salida del aeropuerto. "Me están lastimando", denunció el joven. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)