DESTINO REAL

Canadá: el 73% rechaza pagar el costo de la residencia de Enrique y Meghan

Casi tres cuartas partes de los canadienses no quieren que el erario público se encargue del costo de la residencia del nieto de la reina de Inglaterra y su esposa.

Todavía no está definido el estatus económico que tendrán Enrique y Meghan. Foto: EFE
Todavía no está definido el estatus económico que tendrán Enrique y Meghan. Foto: EFE

La inmensa mayoría de los canadienses no quieren que el país norteamericano pague los costos de la residencia en Canadá de los duques de Sussex, Enrique y Meghan, incluidos los de su seguridad, según surge de la encuesta realizada por la empresa Angus Reid. Casi tres cuartas partes de los canadienses, exactamente el 73%, no quieren que el erario público se encargue del costo de la residencia del nieto de la reina de Inglaterra y su esposa.

Sólo el 3 % de los encuestados expresaron su apoyo a que Canadá asuma todos los costos de la residencia de la pareja, mientras que un 19% dijo que no les importaría pagar algunos gastos.

Ayer, el príncipe Enrique hizo su primera aparición pública después de que la semana pasada anunciara que él y su mujer, Meghan Markle, dejarán sus posiciones en primera línea de la monarquía británica para pasar a ser económicamente independientes. El hijo de Diana de Gales y Carlos de Inglaterra acudió a un acto celebrado en los jardines del Palacio de Buckingham, donde se encontró con jóvenes jugadores de rugby momentos previos al sorteo de la Copa Mundial de la Liga de Rugby, de la que será anfitrión.

Enrique conversa con los chicos rugbistas en el Palacio de Buckingham. Foto: AFP
Enrique conversa con los chicos rugbistas en el Palacio de Buckingham. Foto: AFP

El duque de Sussex, que se reunió más tarde con representantes de las naciones con representación en el torneo, permanecerá en el Reino Unido para asistir a algunas reuniones programadas para principios de la semana que viene.

Visitas reales.

Isabel II de Inglaterra es oficialmente la reina de Canadá, una monarquía parlamentaria cuyo jefe de Estado, llamado gobernador general, actúa en nombre y representación del monarca británico aunque es nombrado por el primer ministro canadiense.

La semana pasada, los duques de Sussex sacudieron los cimientos de la monarquía británica al comunicar que renuncian a ser miembros de primer plano de la Casa Real y anunciar que dividirían su tiempo entre el Reino Unido y Norteamérica, probablemente Canadá.

El anuncio se produjo después de que Enrique y Meghan finalizasen seis semanas de vacaciones en Canadá. Al parecer, la pareja pasó sus vacaciones con su hijo de ocho meses de edad, Archie, en una mansión valorada en 14 millones de dólares y situada en la isla de Vancouver.

Aunque la duquesa es estadounidense, ha pasado largas temporadas en Canadá antes de su matrimonio con el príncipe Enrique, debido al rodaje de la serie Suits en Toronto.

Príncipe Guillermo junto a Enrique y Meghan Markle. Foto: AFP
Príncipe Guillermo junto a Enrique y Meghan Markle. Foto: AFP

El martes, precisamente, Markle visitó una institución para mujeres en un conflictivo vecindario de la ciudad de Vancouver, para “tomar té” y “discutir temas que afectan a las mujeres en la comunidad”, según el Centro de Mujeres Downtown Eastside.

La directora ejecutiva del centro, Kate Gibson, declaró a la televisión canadiense CTV que la duquesa de Sussex “estaba muy interesada en los problemas de las mujeres en nuestra comunidad. Y le gustaría aprender más sobre temas en las que está interesada, como la problemática de las mujeres”.

Por su parte, Enrique ha visitado Canadá en varias ocasiones, y en 2017 Toronto fue la sede de los Juegos Invictus, una competición deportiva creada por el duque de Sussex para personal militar con discapacidades físicas.

Pese a estos lazos, la encuesta de Angus Reid, que se realizó entre el 13 y 14 de enero, señala que 66 % de los ciudadanos estima que la Casa de Windsor “está perdiendo o ha perdido relevancia”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados