Tiempos inciertos en política y economía

Brasil: cautela en inversores por incertidumbre electoral

Temen por el radicalismo de Bolsonaro y la falta de experiencia de Haddad.

Bosa de Brasil los operadores bursátiles brasileños negocian durante la sesión de la tarde. Foto: AFP
Bolsa de Brasil: los operadores bursátiles negocian durante la sesión de la tarde. Foto: AFP

Expertos del mercado financiero coinciden que las inversiones en Brasil se han frenado debido a la cautela del sector ante las elecciones presidenciales del 7 de octubre, lideradas por el ultraderechista Jair Bolsonaro y Fernando Haddad, sucesor de Luiz Inácio Lula da Silva.

Unos 15.000 inversores se dieron cita el viernes en San Pablo para la Expert XP 2018, donde se expusieron los desafíos para impulsar la economía de Brasil, que el año pasado creció un 1% después de la mayor recesión de su historia.

De acuerdo con la economista jefe de XP Inversiones, Zeina Latif, estas elecciones son "las más importantes en materia económica" y serán celebradas en un "momento económico muy debilitado" de Brasil, por lo que el mercado actúa con cautela en una especie de "hibernación", ya que desconoce las "políticas concretas" que cada candidato adoptará en caso de victoria.

"Las dudas de los inversores son muy grandes. Por ejemplo, ¿podemos confiar en que habrá una reforma del sistema de pensiones? Pero ¿qué clase de reforma será?", expresó Latif.

En opinión de la economista, los dos favoritos —Bolsonaro con un 28% de las intenciones de voto y Haddad con el 16%— representan los "extremos" y no tienen una política económica clara y definida, lo que produce "inestabilidad" y "desconfianza" por parte del mercado financiero. "Brasil es un país que llama la atención del inversor extranjero. Tiene mucho potencial, pero sin una agenda de reformas, no habrá ese interés", explicó Latif.

Por un lado, expresó, hay un cierto "trauma" de los inversores de que un eventual Gobierno de Haddad "pueda repetir los mismo equívocos" de la gestión de Dilma Rousseff. Por otro, evaluó que Bolsonaro es el "candidato que menos se conoce", pues hay una "clara divergencia entre sus propuestas" y "no queda claro cuál sería su agenda económica".

Así, la economista sostuvo que "actualmente no es posible descartar un escenario negativo" para los próximos años y prevé que "el año que viene probablemente será un año de volatilidad" en el mercado de cambio. Sin embargo, Latif ponderó que "es posible que los candidatos empiecen a hacer un discurso más moderado, ya para la segunda vuelta" de los comicios.

En la misma línea, el director de gestión de renta variable de la firma ARX, Rogério Poppe, opinó que la "dinámica de la primera vuelta" electoral es "diferente" de la segunda, pues los candidatos "suelen radicalizar sus propuestas de una manera más populista". En una probable segunda vuelta, la tendencia es "amenizar el discurso y adaptarlo para una posición más de centro y orientada a todos los públicos", según Poppe.

El director de ARX apuntó que el desafío del nuevo presidente será "señalar a los inversores que Brasil tendrá un plan económico a medio y largo plazo" y, así, recuperar la confianza del mercado.

"Una vez pasado el proceso electoral, nosotros (los inversores) volvemos a centrarnos en las oportunidades ofrecidas por el país", expresó en declaraciones a Efe.

Poppe destacó también que el proceso electoral "interrumpió el ciclo de recuperación económica que Brasil venía experimentando", aunque por debajo de lo esperado, pero confía en que, una vez superadas las elecciones, se presentarán "diversos nuevos escenarios y perspectivas" más "animadoras" al mercado financiero.

"Independiente del presidente elegido, el mercado pasará a entender, analizar, aceptar y operar basado en ese nuevo escenario", finalizó Poppe.

Bolsa en alza

La bolsa de Brasil subió el viernes y registró su mayor ganancia semanal del año, gracias al alivio de las preocupaciones sobre la guerra comercial entre Estados Unidos y China, mientras los agentes financieros siguen especulando sobre la carrera presidencial brasileña. Tras dos semanas de caídas, el índice referencial de San Pablo, Bovespa, ganó un 1,7% para acumular un avance de 5,32% en la semana. Según algunos analistas, impactó positivamente el sondeo XP/Ipespe, para una segunda vuelta presidencial en que mejoraron las perspectivas del ultraderechista Jair Bolsonaro.

Los candidatos.

El viernes, los principales candidatos se centraron en el ámbito económico en el debate televisado organizado por la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil, en el que por primera vez participó Haddad.Tras la tregua dada en el anterior debate, el primero sin la participación de Bolsonaro, algunos candidatos volvieron a lanzar críticas al ultraderechista, líder con un 28% de los apoyos, según la última encuesta de la firma Datafolha.

El socialdemócrata Geraldo Alckmin acusó a Bolsonaro de llevar adelante un "modelo autoritario", "intolerante" y que "defiende la tortura".

La ecologista Marina Silva y el exministro de Hacienda Henrique Meirelles cuestionaron algunas medidas propuestas por la persona de confianza de Bolsonaro en el terreno económico, Paulo Guedes, que recientemente defendió la creación de un impuesto semejante a la CPMF (sobre los movimientos financieros). Bolsonaro se vio obligado la pasada semana a contradecir a Guedes y negó la intención de crear ese impuesto, pero la división entre ambos fue aprovechada por algunos de sus rivales.

Haddad aprovechó para defender el legado del PT: "Lula hizo una de las mayores reformas tributarias, que fue colocar al pobre en el presupuesto". Defendió también el impuesto sobre la herencia y una mayor carga tributaria para los millonarios, pero fue rebatido por el laborista Gomes, con quien compite en el terreno de la izquierda. Gomes, tercero con un 13% de las intenciones de voto, hizo hincapié en su experiencia política, reprochó a Haddad la falta de algunas medidas económicas durante los 13 años de Gobierno del PT y defendió un tributo sobre el lucro de dividendos.

Alckmin, cuarto con un 9% de los apoyos, volvió a apostar por las reformas, entre ellas la laboral, y en una mayor apertura del sector bancario en Brasil, "cuyos intereses son de los más caros del mundo, cuatro veces más que la media mundial".

La ecologista Marina Silva, cuya intención de voto bajó del 8% al 7% en una semana, insistió en una reforma tributaria para acabar con las "injusticias".

Además de la economía, los principales candidatos volvieron a tratar la cuestión de la seguridad y la corrupción.

En una campaña dominada por Bolsonaro y Haddad, el resto de candidatos han insistido en presentarse como la tercera vía en medio de la creciente polarización. En ese sentido, Gomes denunció el "extremismo" y la "radicalización" de Brasil desde 2014 y se alzó como el candidato capaz de "reunir a los brasileños", un discurso similar al de Alckmin, Silva y Meirelles.

Haddad también intercambió críticas con Alckmin, quien acusó al PT de "lanzar candidaturas en la puerta de la cárcel", donde el expresidente Lula se encuentra preso desde abril por corrupción pasiva y lavado de dinero.

Jair Bolsonaro espera el alta este mes

Jair Bolsonaro. Foto: EFE
Jair Bolsonaro. Foto: EFE

El ultraderechista Jair Bolsonaro espera salir pronto del hospital donde se recupera tras recibir una puñalada en un mitin. "Nunca me sentí tan feliz y bien en mi vida. Muchas gracias a todos ustedes. Para fin de mes, si Dios quiere, ya tendré el alta", dijo Bolsonaro, favorito en los sondeos para la primera vuelta, en un video difundido por Facebook. "Estamos volviendo para, juntos, hacer de Brasil una gran nación. Espérenme, amigos en la primera vuelta de la votación", añadió en un mensaje publicado junto al video. Bolsonaro, de 63 años, recibió el 6 de septiembre en Juiz de Fora (Minas Gerais) una puñalada que le provocó tres perforaciones en el intestino delgado, una lesión grave en el intestino grueso y otra en una vena del abdomen. Bolsonaro fue sometido el jueves a un procedimiento para drenar líquido de su cavidad abdominal. Presentó fiebre leve, informó el hospital Albert Einstein de San Pablo, lo que llevó a que los médicos ordenaran que se realizara un escáner. Este mostró una acumulación de líquido, que fue drenada con éxito.

El equipo médico que lo atiende, informó ayer sábado, que Bolsonaro abandonó la Unidad de Cuidados Semiintensivos y pasó a una habitación en la planta. Afirmó que "evoluciona con una mejoría clínica progresiva y no presenta dolor, fiebre o disfunciones orgánicas". AFP, EFE, REUTERS

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)