SALUD

Tras un año de internación, el paciente que conmovió al Maciel pudo volver a su país

Un accidente en Montevideo lo había dejado parapléjico.

Paciente en sala de aislamiento del Hospital Maciel. Foto: Leonardo Mainé
Paciente en sala de aislamiento del Hospital Maciel. Foto: Leonardo Mainé

Tras más de un año de estar internado en el hospital Maciel a raíz de un accidente que lo dejó parapléjico, ayer el ciudadano oriundo de Crimea, un territorio en disputa entre Rusia y Ucrania, Georgii Samoilenko, comenzó un largo viaje de retorno hacia su país de origen.

A media tarde de la víspera Samoilenko comenzó un viaje hacia el aeropuerto “El Palomar” en la provincia de Buenos Aires a bordo de un helicóptero de la Fuerza Aérea Uruguaya que partió desde el aeropuerto internacional, “General Cesáreo Berisso”. Posteriormente el paciente viajará hacia rusa.

Según divulgó un informe de “Qué Pasa” publicado el 14 de julio, Samoilenko llegó a Montevideo en un barco pesquero que partió de Crimea y en él cumplía tareas de cocinero. Se suponía que pasaría apenas un par de noches en el país, pero mientras intentaba sacarse una foto en la escollera Sarandí se golpeó con una roca y en la emergencia del Maciel, donde fue atendido, le diagnosticaron paraplejia.

En diciembre pasado, el “Ruso” -como lo apodaron en el hospital- había superado la etapa aguda de su enfermedad. Estaba en condiciones de viajar y volver a Crimea, donde lo aguardan sus padres y una hermana. Sin embargo, por diversas razones la partida se fue demorando.

Su retorno finalmente se convirtió en una especie de causa nacional.

Procedimiento.

La atención de los connacionales está estipulada en la Convención de Viena y, según el derecho internacional, cada Estado debe hacerse responsable de repatriar a sus ciudadanos que así lo requieran. Aunque no hay un protocolo por escrito, cada vez que un paciente extranjero se encuentra en una situación de asistencia prolongada, el equipo legal del Maciel contacta a las embajadas. Juan Pablo Decia, abogado del hospital, aseguró que las mismas “han respondido naturalmente”. Pero son las aerolíneas comerciales las que tienen la última palabra. Se pueden reservar el derecho de embarcar a una persona que ellos entienden que no esté apta para viajar, lo que hasta ahora no había sucedido.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)