HISTORIA RECIENTE

Batlle no fue el "infidente", según libro

Una investigación de Raúl Ronzoni echa por tierra esa hipótesis e identifica quién fue.

Batlle: durante años decían que él había sido el "infidente". Foto: archivo El País
Batlle: durante años decían que él había sido el "infidente". Foto: archivo El País

Durante su extensa carrera política Jorge Batlle sufrió varios golpes, pero uno lo persiguió durante décadas y se convirtió en un estigma hasta su muerte: haber sido catalogado como el "infidente", la persona que hace 50 años filtró al diario BP Color el dato de que el peso iba a ser devaluado por el gobierno del presidente Jorge Pacheco. Una investigación periodística de Raúl Ronzoni, que se presenta hoy, reconstruye los pormenores del episodio, echa por tierra esa hipótesis e identifica a un integrante de la cúpula del equipo económico como el informante que le dio al periodista Alberto Astesiano la noticia.

En El infidente. La historia secreta de un terremoto político y económico (Fin de Siglo), Ronzoni reconstruye los pasos de Astesiano en los días previos a la definición de la medida. En las primeras páginas aparece un dato relevante que no se manejó hasta ahora, ni siquiera en la Comisión Investigadora del Senado que tras la publicación de la exclusiva indagó lo sucedido: el periodista Astesiano estuvo presente en una reunión donde se definió parte de la medida.

César Charlone, ministro de Hacienda, convocó a una reunión del equipo económico en la residencia de Suárez y Reyes el sábado 27 de abril de 1968.

Astesiano llegó allí antes que los expertos, confirmó en el libro el contador Enrique Iglesias, en ese entonces presidente del Banco Central, quien dice: "Era el único periodista adentro. Lo vi moverse como si fuera el dueño de casa. Es sorprendente: parecía de la familia. Eso demuestra, además, la informalidad de esa época. Desde hace muchos años es inimaginable que un periodista entre a la residencia del presidente —en definitiva su hogar—, como Perico por su casa. ¿O me equivoco? Pero era amigo de Pacheco". Allí, el presidente ordenó que se analizara el porcentaje de la devaluación, que se resolvería el lunes 29 luego de los estudios correspondientes.

Después de ese encuentro varios de los asistentes se trasladaron al domicilio de Iglesias, donde almorzaron y siguieron analizando esa y otras medidas relacionadas con la devaluación. Entre las cinco y las seis de la tarde, relata Ronzoni, llegó Batlle a conversar con Iglesias sobre otros temas. Luego, ante la Comisión Investigadora parlamentaria, los participantes de la reunión admitieron que allí se habló sobre la corrección cambiaria, aunque señalaron que no se comentó la medida concreta y mucho menos el porcentaje.

Mientras eso sucedía, a las tres de la tarde, Astesiano se reunía con su fuente en el desaparecido café "Rex", en 18 de Julio y Julio Herrera y Obes. Allí lo esperaba ese político colorado, que tenía un "alto cargo de responsabilidad en el sistema financiero estatal". Y si bien no había participado en las reuniones previas, uno de los integrantes de esos encuentros le había comunicado lo resuelto.

"El lunes se producirá una corrección cambiaria y otras modificaciones", le dijo a Astesiano, y le dio detalles. El uso del término "corrección cambiaria" en vez de "devaluación" provocaría después una discusión del periodista con sus jefes a la hora de publicar la noticia, relata Ronzoni, según le contó un "amigo" de Astesiano.

Uno de esos jefes era Eduardo Navia, secretario general de Redacción de BP Color, quien le dijo a Ronzoni que sabe quién fue la fuente aunque no la identificó —información que le dio el propio Astesiano—, y agregó: "Es hora de que alguien diga fuerte y claro que no fue Jorge Batlle el informante". El domingo 28 de abril el titular frío y breve de BP Color provocó un terremoto: "El Dólar Oficial a $ 250". La primera reacción oficial se dio esa misma tarde y vino de Charlone en el vespertino El Diario: "Esto es un horror, una infidencia terrible y un procedimiento periodístico censurable", declaró. Enseguida la oposición comenzó a moverse, comandada por el senador herrerista Washington Guadalupe desde el diario El Debate: "Los hijos de Penélope ubican al infidente", escribió el 6 de mayo, y señaló como autor al "hijo de Luis Batlle". A ese ataque se sumaron otros actores políticos como Julio Herrera Vargas, exintegrante del Directorio del Banco República y miembro del grupo del senador Zelmar Michelini. Batlle "pasó a ser el infidente, el ladrón, el camandulero, el que se enriqueció y enriqueció a otros gracias a la devaluación", señala Ronzoni. Incluso, tres décadas después, en las elecciones de 1999, cuando finalmente resultó electo presidente de la República (2000-2005) sus opositores volvieron a agitar el fantasma de la "infidencia".

Poco después de publicada la noticia, el senador del Partido Nacional, Francisco Mario Ubillos, promovió una pesquisa en la Cámara Alta, que derivó en la formación de una Comisión Investigadora. "Es la única investigación en la historia del país derivada de una noticia periodística veraz", sostiene el autor. En ese marco, continuaron los ataques a Batlle, entre ellos uno de Herrera Vargas: "Jorge Batlle, con el respaldo de personas de su confianza en el gobierno, empujó la devaluación luego de haber comprado grandes cantidades de dólares y de haberle vendido el dato de la devaluación a especuladores. El golpe de gracia fue pasarle la información a BP Color", sostuvo.

Batlle se defendió. Pidió ser recibido por la comisión tras sufrir "una campaña calumniosa" que afectaba su "honor". En su declaración señaló como responsable de esas calumnias a El Debate que, dijo, utilizaba "lugares y citas y afirmaciones tremendas con respecto a la conducta moral de una persona" que representaba a un sector político importante del Partido Colorado. "No puedo permanecer callado", dijo, y con énfasis destacó que no fue consultado sobre la devaluación ni estuvo en reunión alguna en que se tratara. Sus palabras no alcanzaron. Y el estigma lo acompañó hasta su muerte.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)