OPERACIÓN "101 DÁLMATAS"

Así fue la maniobra con la que realizaron 63 estafas con perros de raza

La Fiscalía de Rosario y la Policía detuvieron ayer a una pareja que cometió 63 estafas ofreciendo perros de raza a través de clasificados por sumas que oscilaban entre $ 4.500 y $ 8.000.

Perro de raza en una jaula. Eran utilizados para estafas via web. Foto: AFP
Perro de raza en una jaula. Eran utilizados para estafas via web. Foto: AFP

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Es casi una fórmula matemática. Todo niño, más tarde o más temprano, les pedirá a sus padres que le regalen una mascota. Probablemente un perro. Y esta es la razón por la que, desde hace ya varios años, en los edificios de apartamentos se pusieron de moda las razas pequeñas. Caniches, yorkshire terrier, pug, bulldog francés y chihuahua, son algunos de los elegidos.

Mientras, los adultos, y también los que cuentan con mayor espacio en sus casas, continúan inclinándose por animales grandes, como ser ovejero akita y rottweiler.

Tales extremos eran conocidos por una pareja joven de estafadores que vivían en la ciudad de Rivera. En sus “ofertas” de perros se incluía a todas las razas de moda, las que eran ofrecidas en avisos clasificados.

Como la primera denuncia de estafa se presentó en Rosario, Colonia, la investigación y posterior orden de captura fue efectuada por la fiscal de esa ciudad, Sandra Fleitas.

La representante del Ministerio Público apeló a efectivos de la Dirección de Investigaciones y de la Dirección de Lucha contra el Crimen Organizado e Interpol para dar con los estafadores.

El procedimiento policial se denominó “Operación 101 Dálmatas”, en un guiño a la película donde la malvada Cruella de Vil contrata a dos torpes delincuentes para robar perros de esa raza y hacerse con ellos un tapado de piel.

Se sabe que la realidad es distinta a la ficción. En la realidad, los perros fueron utilizados como “gancho” para hacer caer a personas de buena fe que querían comprar una mascota.

Pero en la vida real los malos tampoco llegaron muy lejos. Tras un trabajo analítico hecho por la Dirección de Investigaciones, efectivos de Delitos Financieros de Interpol ubicaron en Rivera a la pareja de estafadores. Él es uruguayo y ella tiene nacionalidad brasileña. Hay 63 denuncias en su contra.

El lunes 14, la fiscal Fleitas solicitó a la Justicia órdenes de allanamiento y de detención de los estafadores. Y ayer se realizó en el Juzgado de Rosario la audiencia de control de detención de la pareja de imputados.

En el correr de la tarde los estafadores rechazaron llegar a un acuerdo de un juicio abreviado con la fiscal Fleitas, pese a la cantidad de denuncias y de pruebas en su contra.

Todo indica que la pareja de estafadores será procesada en esta jornada. La Fiscalía y la Policía consideran que ambos detenidos incurrieron en delitos de asociación para delinquir y continuadas estafas. Es muy posible que cumplan algo de pena de prisión efectiva de penitenciaria, porque viven en Rivera y existe riesgo de fuga, y el resto en libertad condicional.

La maniobra.

Las pruebas contra la pareja imputada ya están en un despacho judicial. Se sabe que la primera estafa cometida por la pareja fue en 2018. A partir de ahí ambos dejaron un tendal de damnificados en todo el país.

Con distintos perfiles de Facebook, la pareja ofrecían caniches toy, ovejeros alemanes y bulldogs franceses, entre otros, a precios que oscilaban entre $ 4.000 y $ 8.000. El monto de la maniobra ronda los US$ 30.000.

Según dijo a El País una fuente de la investigación, la mujer cobraba los giros y luego no mandaba los animales argumentando, por ejemplo, que habían muerto.

Otra fuente del caso explicó que, por dos caniches, la pareja recibió un giro de $ 21.000. Y tampoco entregó los perros.

Para continuar con las maniobras, los estafadores cambiaban continuamente sus perfiles en los avisos. También utilizaban distintas fotos de los perros que supuestamente vendían. Según las fuentes, los damnificados son de todo el país. Y todas coincidieron en que habían girado el dinero a una mujer. Para ubicar a la estafadora, Fleitas solicitó a la Justicia el levantamiento del secreto bancario y logró establecer que la muchacha cobraba los giros en locales de cobranzas de Rivera.

Estafaba en las redes con máquinas de coser

El 21 de mayo de este año, una mujer denunció en San Carlos que tras darle su máquina de coser a un hombre para arreglarla, este no se la devolvió y la publicó para la venta en una red social junto a otras máquinas.

A raíz de esto, personal del Área de Investigaciones de Zona III de Maldonado, en conjunto con Fiscalía, llevó adelante un trabajo que logró establecer la identidad del autor y ubicar su paradero. Posteriormente se lo detuvo fuera de su domicilio, con apoyo de personal de Investigaciones de Zona II, y se realizó una inspección de su vivienda incautando siete máquinas de coser y varias piezas.

Culminadas las instancias judiciales, el hombre de 40 años fue condenado por la Justicia fernandina como autor penalmente responsable de nueve delitos de estafa en reiteración real con dos delitos de apropiación indebida, a la pena de dos años y ocho meses de penitenciaría.

Este tipo de maniobras se repiten a diario. Por ello, la Policía emitió comunicados en los últimos meses alertando sobre estafas mediante el uso redes sociales. Uno de los principales consejos de la Policía es no adelantar dinero a desconocidos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados