Actualidad

Meghan Markle dura con la Familia Real: racismo, suicidio y falta de libertad

La noche del domingo, Meghan Markle y el príncipe Harry se sentaron junto a Oprah Winfrey y hablaron de la intimidad de su experiencia y la salida de la familia real. 

Entrevista de Oprah a Megan Markle y Harry
Entrevista de Oprah a Megan Markle y Harry

Meghan Markle, duquesa de Sussex y esposa del príncipe Harry, habló sin tapujos con la presentadora estadounidense Oprah Winfrey  en una entrevista emitida este domingo. En el encuentro, la estadounidense y el príncipe revelaron los difíciles años que vivieron como parte de la familia real británica

Desde racismo en la interna de la familia, falta de protección y hasta pensamientos suicidas, son algunos de los dramas que la actriz estadounidense tuvo que superar. 

Meghan comenzó la entrevista contando algunas intimidades del vínculo con su príncipe: "Me metí en ello inocentemente", aseguró y confesó que nunca buscó información sobre Harry en internet. 

Además, la duquesa reveló que se casaron tres días antes de la boda televisada, en una ceremonia íntima en la que sólo estuvieron junto al arzobispo de Canterbury y que ese día figura en su certificado de matrimonio.

La firma y la familia

La duquesa confesó que no había mucha ansiedad por conocer a la reina. "Mientras ibamos en el auto a conocerla Harry me preguntó si sabía hacer una reverencia y yo le respondí, creí que ibamos a ver a tu abuela", señaló y aseguró que pensó que tras bambalinas no sucedía ese tipo de cosas. 

Meghan Markle conversó sobre cómo fue su llegada a la familia real británica. La duquesa de Sussex distinguió a la familia del negocio familiar de la realeza, al que llamó "The firm" (La firma).

Meghan y Harry con Oprah Winfrey.
Meghan y Harry con Oprah Winfrey.

El punto de inflexión

Meghan contó que a partir de su casamiento las presiones sobre ella y Harry aumentaron exponencialmente.

"Desde el momento que empecé a salir con Harry pidieron a mi y mi entorno que no habláramos, pero nos prometieron seguridad y yo confiaba", aseguró la duquesa.

Sin embargo, los tabloides británicos comenzaron a atacar a la duquesa y el palacio se quedó de brazos cruzados. Siete u ocho meses después de la boda en mayo de 2018, justo cuando la pareja regresó de un viaje por Oceanía y el anuncio de su embarazo, se dio a conocer una supuesta pelea con Kate Middleton. 

Los titulares anunciaban que Meghan dejó a la duquesa de Cambridge llorando a raíz de una discusión sobre los vestidos de las niñas de las flores. "La historia fue lo opuesto. Ella me hizo llorar, se disculpó e incluso me envió flores", contó. La esposa del príncipe Harry aseguró que considera a su cuñada una buena persona y que por eso se dio cuenta que había estado mal. 

Ese episodio fue un punto de quiebre, declaró Meghan. La prensa la atacaba constantemente y la comparaba con su cuñada: "Yo quería que entendieran que si me querían a mi no tenían que odiar a Kate; y si la querían a ella no tenían que odiarme a mí", aseguró. 

La reina Isabel II  y Meghan Markle. Foto: AFP
La reina Isabel II y Meghan Markle. Foto: AFP

El título de Archie

Cuando Meghan y Harry comentaron que estaban esperando su primer hijo el drama fue peor, destacó la duquesa, 

"Hubo conversaciones en la que se planteó la preocupación sobre cuán oscura podría ser su piel", detalló Meghan. Ante la consulta de Oprah de si eso se lo habían dicho a ella, detalló que fueron conversaciones que miembros de la familia real tuvieron con su marido. Ante la consulta de quién hizo esos comentarios la duquesa respondió: "Prefiero no revelarlo porque les haría mucho daño".

Otro de los dramas estuvo relacionado con los títulos de Archie. Desde el palacio notificaron a Meghan y Harry, que su primogénito no tendría títulos nobiliarios como sus primos y eso implicaba que tampoco tendría asegurada seguridad por parte del palacio. 

Meghan Markle y el príncipe Harry. Foto: AFP
Meghan Markle y el príncipe Harry. Foto: AFP

Al borde del suicidio

Meghan admitió haber tenido pensamientos suicidas mientras estaba embarazada: "Fue aterrador", sostuvo. 

"Me daba vergüenza decirlo, especialmente a Harry, sobre todo porque ya había sufrido muchas pérdidas. Pero ya no quería estar viva", confesó.

La estadounidense detalló que se acercó a las diferentes autoridades de la familia real : "Me dirigí hacia la institución y les dije que necesitaba ayuda. Me dijeron que no podía hacerlo porque haría que se vieran mal", contó.

La duquesa detalló que así como en sus empleos anteriores perteneció a sindicatos, decidió asesorarse con el departamento de personal: "Fui a recursos humanos y les dije que necesitaba ayuda. Me dijeron que yo no era un empleado pago y aunque les rompiera el corazón lo mal que lo estaba pasando, no podían hacer nada por mi"

Meghan recordó que asistió a un evento en el Royal Albert Hall tras confesar a Harry sus pensamientos suicidas y haber llorado mientras las cámaras no la enfocaban. 

La duquesa de Sussex relató que dijo a su marido, "estos son los pensamientos que tengo en el medio de la noche y me asusta mucho"

Esa noche una de sus amigas le envió una foto: "Harry me sostenía la mano con tanta fuerza que tenía los nudillos blancos, porque estábamos resistiendo".

Meghan dijo que ahora, del otro lado del mundo, incluso cuando perdió a su padre, su identidad y muchas cosas que antes poseía, entiende que vale la pena vivir. 

Salida real, sin seguridad

En la segunda mitad de la entrevista el príncipe Harry se sumó a la entrevista para contar su punto de vista. Especialmente por qué se dio la salida de la pareja a principios de 2020.

"Estaba desesperado, fui a todos los lugares que necesitaba para pedir ayuda", confesó el hijo menoe de Lady Di. 

Harry contó que en realidad su objetivo era dejar de trabajar como un miembro senior, pero no alejarse del todo de sus deberes reales.

"Decidimos dar un paso atrás para tomar un respiro. Planteamos ir a vivir a un país del commonwealth como Sudáfrica, Nueva Zelanda o Canadá", aseguró la pareja.

"Lo que veía era que la historia se repetía y era peor porque existen internet y las redes sociales", añadió Harry, 

Sobre la principal razón por la que decidió alejarse de la familia real, el príncipe sentenció: "Falta de apoyo".

La reina Isabel, el Príncipe Carlos y Camilla, el Príncipe William y Catherine, el Príncipe Harry y Meghan. Foto: AFP
La reina Isabel, el Príncipe Carlos y Camilla, el Príncipe William y Catherine, el Príncipe Harry y Meghan. Foto: AFP

No fue por detrás de la reina

El duque de Sussex aseguró que antes de hacer pública su intención de alejarse, tuvo conversaciones con su abuela y su padre. En cierto punto, su progenitor dejó de atenderle los llamados. 

"Yo necesitaba hacer algo por mi salud mental, la de mi esposa y en algún punto la de Archie, porque sabía lo que le podría hacer", enfatizó. 

Harry aseguró que decidió tomar una acción porque las cosas no terminarían bien: "De la forma en que yo lo veo es que hay una forma de hacer las cosas. Para nosotros esta unión, desde el punto de vista de la raza, era una oportunidad para que mi familia enviara un mensaje". Sin embargo no tuvo éxito. 

El príncipe aseguró que existe un pacto tras bambalinas entre los miembros de la realeza y la prensa británica: "Si sos de la familia real y le das buenas historias a los tabloides entonces tendrás mejor prensa", aseguró. 

Atrapados en un sistema 

Meghan y Harry señalaron que se sintieron dejados de lado muy temprano por los miembros de la realeza. Desde que decidieron quitar la seguridad al príncipe cuando emigró, hasta no haber educado a la duquesa en cultura británica. 

"Nadie me enseño ni siquiera el himno nacional. Hicimos todo el entrenamiento detrás de escena para que se sintieran orgullosos", señaló la actriz, quien añadió que ella estuvo dispuesta a dejarlo toda por hacer el trabajo para la familia real. 

Sin embargo, Harry aseguró que Meghan fue su salvadora. 

"Estaba atrapado, no veía una salida", confesó el príncipe, quien agregó que vivió inconsciente de su situación durante muchos años. 

"Estaba atrapado y no sabía que estaba atrapado y luego conocí a Meghan y nuestros mundos impactaron de una forma increíble", relató. 

Una de las frases más fuertes del príncipe fue sobre su padre, el príncipe Carlos, y su hermano, el príncipe William, primero y segundo en la línea de sucesión al trono: "Mi padre y mi hermano también están atrapados, ellos no pueden salir. Siento compasión por ellos".

Meghan Markle y el príncipe Harry. Foto: AFP
Meghan Markle y el príncipe Harry. Foto: AFP

Diana y los vínculos con su familia

El hijo menor de Diana se emocionó al recordar que su madre pasó por una situación similar de depresión a la de su esposa y dijo sentirse aliviado de haberla acompañado. 

"Estoy muy feliz de hablar contigo junto a mi esposa. No puedo creer lo difícil que debe haber sido para ella hacerlo sola", aseveró.

Sobre su vínculo con el príncipe Carlos, Harry dejó claro que la relación pasa por un muy mal momento: "Me siento muy decepcionado, porque él pasó cosas y porque Archie también es su nieto. Yo siempre lo amaré, porque es mi padre", aseguró. 

Respecto a su vínculo con el príncipe William, Harry aseguró que siempre estarán unidos porque pasaron por el "infierno" juntos y que intentará reparar su relación, aunque "sólo el tiempo dirá". 

El día después

En la entrevista, Oprah Winfrey les consultó cómo hubiese sido si las cosas sucedían diferente; "¿Si hubiesen tenido apoyo seguirían allí?", preguntó,  "absolutamente", respondieron ambos.  

Markle aseguró que el proceso fue un gran aprendizaje: "Ahora no solo sobrevivimos, estamos prosperando y creo que de alguna forma este es solo el comienzo de toda una vida", destacó. 

Ante la consulta de Winfrey sobre si Meghan lo salvó, Harry fue categórico al responder que sí. Sin embargo, Meghan lo contradijo: "Yo voy a discrepar, porque creo que al final él nos salvo a todos", concluyó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados