Opinión

El precio de los combustibles

La discusión sobre tarifas de combustibles y paridad de importación se instaló con fuerza en los últimos tiempos, motivada por incidencia de estos precios en costos de bienes transables, llegando a poner en riesgo la viabilidad de empresas dedicadas a esa producción.

Precio del combustible economía y mercado
Precio del combustible economía y mercado

La discusión se ha dado sobre la base de la única información que ha trascendido a nivel público: los precios de los decretos del Poder Ejecutivo para el consumidor final y los correspondientes publicados por Ursea, denominados paridad de importación (P.P.I).

Con solo esta información la calidad del debate no es la adecuada, las posibles soluciones pueden resultar erradas, las ineficiencias no claras y totalmente identificadas a lo largo de la cadena del negocio y finalmente el objetivo de precios competitivos no logrado.

En esta misma columna, con fecha 11 de abril de 2016, este Observatorio encaraba este tema con el título "Cómo hacer a Ancap competitiva en la refinación". Nos referíamos allí a la metodología del bench-marking con sus pares de la competencia, utilizando la plataforma Solomon que con este fin usa la industria de la refinación.

Nuevamente y también en esta misma columna, el 10 de julio de 2017, el Observatorio se refirió al mismo tema con el título "Ser refinador local o importar destilados", donde entre otros aspectos analizábamos el impacto que las políticas públicas de energía y medio ambiente han tenido sobre la actividad de refinación.

Pasado el tiempo, sin mayores avances en el nivel de discusión, volvemos sobre el tema centrados en la necesidad de transparentar ambas facetas del problema, los precios tarifados y los de paridad de importación.

Por un lado, sobre el cálculo de los precios paridad de importación, Ursea ha publicado en la web la "Metodología para la determinación de los precios de paridad de importación de productos derivados del petróleo", actualización sobre el tema en el marco de una consultoría encargada a una firma especializada. Este trabajo da una base razonable para evaluar la calidad, los alcances y las limitaciones del concepto de P.P.I.

Nos estaría faltando trasparentar de la misma manera la metodología para el cálculo de las tarifas de Ancap. A este respecto conviene hacer algunas consideraciones previas. Ancap es una corporación de empresas donde están, por un lado, una, la de mayor facturación, con el monopolio legal (Ley N° 8.764) de la refinación e importación de petróleo crudo y derivados y por otro, una serie de emprendimientos en competencia.

Aunque funcionen contabilidades de costos independientes, conviene descargar del monopolio eventuales cargas generales que no le pertenezcan, así como la compra de insumos del propio conglomerado a precios por encima del mercado.

En el downstream de la industria petrolera funcionan tres sectores claramente diferenciados: la refinación, la distribución mayorista y las ventas al detalle. En el caso uruguayo estas tres etapas no se dan exactamente como es la norma general, lo que confundiría si se los compara directamente y sin ajustes con la competencia.

Por ejemplo, dentro de la refinería hay terminales de entrega y almacenaje de productos terminados que entran dentro de las tareas de distribución mayorista. Complementariamente, los distribuidores mayoristas no toman posiciones del producto ni operan terminales de entrega para los vendedores al detalle o grandes clientes. Tanto los distribuidores como las estaciones de servicio realizan su trabajo remunerados por una comisión por litro corregida en el tiempo por una paramétrica. De esta manera, un proceso que es monopólico hasta su refinación y por ende pasible de ser tarifado en puerta de refinería por los organismos de control, termina tarifado en forma monopólica hasta los consumidores finales, sin ningún sustento legal que lo justifique.

Parametrizando los costos de las tres etapas antes mencionadas, luego de estandarizarlas al esquema clásico, se estaría en condiciones de hacer el benchmarking con el universo de Solomon y obtener los indicadores que suministra esta metodología. Estos indicadores se refieren a consumo de energía, mantenimiento, operación, inversiones, disponibilidad, etc.

Adicionalmente y complementando el benchmarking, el costo de paridad de importación expresado en los distintos escalones de las sucesivas etapas del proceso, permitirá identificar ineficiencias, desvíos de la media, subsidios a otras actividades, subsidios cruzados entre productos, subsidios entre consumidores, etc.

En el Observatorio priorizamos la calidad del debate energético y esa fue una de las razones de su creación. Para lograr esa calidad es necesario transparentar toda la información pertinente y solo sobre esa base serán viables y útiles los estudios que hemos mencionado.

En suma, estamos proponiendo un camino para poder procesar el trabajo sobre los precios de los combustibles, con el objetivo de hacerlos competitivos, basado en instrumentos sólidos que permitan un camino constructivo. No tenemos preconceptos sobre el resultado final del estudio, pero sí estamos seguros de que aportará información para tomar las decisiones correctas.

(*) El Observatorio de energía y Desarrollo Sustentable es una iniciativa de la Universidad Católica del Uruguay, que busca crear opinón independiente en esa temática.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º