LA LUCHA CONTRA EL TERRORISMO EN EUROPA

Desalojan Sagrada Familia por operación antiterrorista

Temor de otro atentado en Barcelona, pero fue falsa alarma.

Catedral: era un objetivo para los que atentaron en Barcelona. Foto: EFE
Catedral: era un objetivo para los que atentaron en Barcelona. Foto: EFE

La policía catalana evacuó temporalmente ayer martes la catedral de la Sagrada Familia en Barcelona y comercios cercanos ante el temor de un atentado terrorista, pero resultó una "falsa alarma". Los Mossos d’Esquadra (policía regional de Cataluña) acordonaron el área y enviaron a especialistas en desactivar bombas para revisar una camioneta sospechosa que con gente adentro se encontraba estacionada cerca de la catedral.

La policía anunció la operación por Twitter y pidió a los residentes locales no salir de sus casas, pero luego informó que no se hallaron explosivos en el vehículo. "Es una falsa alarma. La situación se normalizó en la Sagrada Familia", añadió la policía en Twitter. No hubo detenciones, agregó.

La policía cerró varias calles, así como la estación del metro cercana, al mismo tiempo que realizaba la inspección de la camioneta sospechosa.

Medios de prensa españoles indicaron que la policía pidió a residentes y turistas desalojar las terrazas de cafés y bares y les pidieron refugiarse al interior de los comercios.

El incidente ocurre a menos de un mes de los atentados en Las Ramblas de Barcelona y en un pueblo costero cercano, en los que fallecieron 16 personas, atacadas por vehículos o con cuchillos. Esos ataques fueron reivindicados por el grupo yihadista Estado Islámico (ISIS). Horas después del ataque de Barcelona, en la noche del 17 al 18, se produjo otro atentado en la localidad de Cambrils, también en la región de Cataluña. Cinco presuntos terroristas fueron abatidos tras intentar saltarse un control policial y atropellar a seis personas, una de las cuales falleció poco después.

La Sagrada Familia, diseñada por el arquitecto español Antoni Gaudí, atrae cada año a millones de turistas del mundo entero, y según confesó uno de los detenidos por los atentados en Las Ramblas, había estado entre los objetivos del grupo yihadista.

La falsa alarma de ayer se da además en un contexto de fuerte tensión política por la polémica en torno al referéndum de independencia de Cataluña fijada para el próximo 1° de octubre y que el gobierno central español de Mariano Rajoy busca impedir.

Ayer Rajoy acusó a los secesionistas catalanes de "amenazar" a los alcaldes de esa región que no son partidarios de la independencia y a los medios de comunicación que no apoyan el referéndum.

Durante una sesión de control en el Senado, Rajoy mantuvo un duro cruce de críticas con el parlamentario catalán Josep Lluis Cleríes, quien le acusó a su vez de "represión" por su política contraria al referéndum de independencia.

Las palabras de Rajoy sobre las amenazas que atribuye a los secesionistas se deben a que el presidente regional catalán, Carles Puigdemont, ha invitado a los ciudadanos a pedir personalmente a los alcaldes de esa comunidad a que colaboren con la celebración de la consulta y que ha llevado a muchos de ellos —en su mayoría socialistas— a quejarse públicamente de las presiones.

Además, los independentistas han sido críticos con algunos medios discrepantes de la vía soberanista y en especial con El Periódico después de que publicara que las autoridades catalanas tenían información de la CIA de que se preparaba un atentado yihadista en Barcelona, como el que tuvo lugar el 17 de agosto.

Rajoy dijo ayer que la Constitución le impide autorizar un referéndum que pretende acabar con la unidad del país y la soberanía naciona y que eso lo sabía el propio Puigdemont.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)