REGULACIÓN DE LA MARIHUANA

Pedirán huella dactilar para comprar cannabis

Las farmacias podrán tener hasta dos kilos de marihuana.

Software controlará la cantidad de drogas que vendas las farmacias. Foto: AFP

  •  
CARLOS TAPIA16 mar 2016

Para adquirir marihuana en las farmacias, los usuarios deberán primero registrarse en las oficinas del Correo y luego recibir una habilitación por parte del Instituto de Regulación y Control del Cannabis (IRCCA). Tras esto, tendrán que validar sus huellas dactilares en un software, el cual será instalado en los comercios. Así, cada vez que el comprador vaya a adquirir marihuana a una farmacia, previamente se someterá a un estudio de sus huellas, el que permitirá constatar si efectivamente está registrado.

El acuerdo firmado la semana pasada por la Cámara de Farmacias y el IRCCA, advierte que los comercios interesados en comercializar marihuana deberán adquirir el kit de desarrollo de software (SDK), que ya fue diseñado por el propio Instituto, al tiempo que tendrán que cumplir con una serie de medidas de seguridad.

"El sistema realizará la validación de las huellas y desplegará en la pantalla la autorización", advierte el documento, al tiempo que aclara que "no será necesario que el adquirente exhiba ningún tipo de documentación".

En la computadora también aparecerá cuánta cantidad de droga puede comprar. La ley establece que cada consumidor podrá adquirir hasta 40 gramos de marihuana por mes, sin pasar los 10 gramos por semana.

Seguridad.

El documento detalla una serie de medidas de seguridad para las farmacias. Para empezar se advierte que "el producto se deberá ubicar en un mueble con el tamaño adecuado para almacenar hasta 2 kilogramos de cannabis". Los comercios recibirán a un proveedor de la droga una vez cada 15 días.

El mueble que utilicen "no debe estar expuesto al público y debe estar amurado a la pared". Permanecerá "cerrado con algún dispositivo seguro de seguridad (sic) que impida la apertura de las puertas".

Se aclara, además, que el espacio del mueble no podrá ser compartido con otros productos, que el medio que se utilice para la apertura de este debe estar en un lugar seguro y bajo el control de un responsable, y que "si se detectara un incumplimiento en las medidas de seguridad exigidas para el almacenamiento del cannabis, se aplicarán las sanciones que correspondan". Sin embargo, no se aclara cuáles serán estas sanciones.

Advertencias.

También se insta a las farmacias a "comprometerse a no adulterar o modificar el contenido de ningún paquete y jamás fraccionar el contenido". Cada vez que un comercio reciba un paquete por parte del proveedor, deberá leer el código de barras que este contenga. El mismo procedimiento tendrá que llevar a cabo cada vez que venda la droga a un usuario. De esta manera el IRCCA podrá monitorear el volumen de marihuana que tenga cada farmacia.

En este sentido, se advierte que "cualquier transacción que no se encuentre registrada en el sistema de registro del cannabis provisto por el IRCCA dará lugar a sanciones".

El Director Técnico de cada farmacia será el encargado de realizar un balance mensual de los movimientos de cannabis que se dispensan. Este balance permanecerá en las farmacias, pero estará a disposición del IRCCA en caso de que el organismo lo requiera.

Costos.

El documento establece que las farmacias adquirirán el cannabis a un precio de US$ 0,90 por gramo. Al momento de la primera transacción —la idea del gobierno es que la droga empiece a comercializarse pasada la mitad de año— se considerará el tipo de cambio vigente, y luego este "se ajustará semestralmente de acuerdo a la paramétrica que sigue: "Salarios: 35%; Dólar: 35%; IPC 30%". La venta de cannabis psicoactivo no está gravada con IVA.

En el escrito también se señala que a los US$ 0,90, el comercio le deberá adicionar un 30%, desde donde se descontará una parte para la administración del servicio informático y se sacará la ganancia de la farmacia. Se aclara que "el IRCCA podrá eventualmente cargar costos adicionales fijos al precio final que quedarán fuera del cómputo adicional del 30%; en tal caso la farmacia deberá recaudar dichos montos y entregarlos al IRCCA a través de una transacción bancaria, indicando el monto y el concepto".

Las farmacias, por otro lado, estarán obligadas a difundir información, que sirva para la "reducción de riesgos y de daños vinculados al cannabis" de acuerdo a políticas que serán instrumentadas por el IRCCA. Y, en este sentido, se compromete a los comercios a colaborar en la prevención del "uso problemático de drogas".

Licencia para comercializar la droga.

Las farmacias que quieran vender marihuana, tendrán que contar con la habilitación del Ministerio de Salud Pública (MSP) y la acreditación certificada de la antigüedad del propietario de la farmacia, la que deberá ser anterior a diciembre de 2013, momento en que se promulgó la ley 19.172 que regula el mercado de la marihuana. Además, el documento firmado la semana pasa-da añade que los comercios deberán superar procesos de evaluación y se- lección, los cuales el IRC-CA todavía no definió.

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.