AVANCE MÉDICO EN EL BANCO DE PRÓTESIS

Implantan en Uruguay la primera prótesis de fémur

Exitosa operación a un paciente de 70 años marca un hito.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Más de cinco horas demoró la operación para sustituir el fémur. Foto: Agustín Coutinho

La primera operación de sustitución total de un fémur en Uruguay, se realizó con éxito en el Banco de Prótesis el pasado viernes 29 de enero. La intervención estuvo a cargo de un equipo de médicos y técnicos compatriotas encabezado por el doctor Gerardo Badell. La operación, que marca un hito en la historia de la traumatología uruguaya, le fue practicada a un paciente de 70 años que, tiempo atrás, había sufrido un tumor óseo maligno de rodilla y al que, en su momento, se le había colocado una prótesis no convencional en la articulación.

Badell dijo a El País que la operación "consistió en la sustitución de todo el fémur derecho y la reconstrucción de dos articulaciones: cadera y rodilla". Comentó que el paciente, al que trata desde 2011, había superado su enfermedad oncológica, pero recientemente sufrió una fractura en el fémur por encima de la prótesis de rodilla que, cinco años atrás, se le había puesto. "La única solución era reemplazar el hueso completo por una prótesis total de fémur", subrayó.

Indicó que ahora "se le colocó una prótesis modular, de materiales metálicos, y poliuretano en las articulaciones, cementada, que fue encargada al Reino Unido". La operación a la que calificó de "muy demandante" por todo lo que exigió a los médicos y el personal técnico, duró algo más de cinco horas. Agregó que el paciente "se está recuperando muy bien" y estimó que en tres semanas podrá ponerse de pie y "comenzar a caminar", primero con asistencia y luego solo.

Badell, un reconocido traumatólogo que ejerció la docencia como profesor agregado de la Cátedra de Ortopedia y Traumatología de la Facultad de Medicina de la Udelar, realizó la cirugía junto al también cirujano y jefe del Departamento de Cadera del Banco de Prótesis, Justino Menendez, y al doctor Nicolás Morales, que actuó como ayudante. El anestesista fue el doctor Gonzalo Irizaga y la instrumentadora, la licenciada Ana Ferreira.

Financiación.

Tanto la prótesis como la intervención fueron financiadas por el Fondo Nacional de Recursos (FNR). Según Badell, hay un "diálogo permanente" entre el Banco de Prótesis, los médicos y el FNR, lo que facilita el trabajo. Subrayó que "no existen intermediarios" y las compras solicitadas y justificadas por el Banco de Prótesis a los fabricantes —en este caso en Inglaterra— las hace directamente el FNR. Al no existir un representante de la empresa fabricante en el país, los materiales se traen a Uruguay en régimen de admisión temporaria y luego se devuelven los que no se utilizan.

"Este tipo de intervenciones complejas solo se puede hacer en salas de flujo laminar como las que posee el Banco de Prótesis, y donde los quirófanos tienen descanso". Allí, "no se opera de noche y tampoco los sábados y domingos", y además solo ingresan pacientes libres de infecciones.

"Esto asegura un grado excepcional de higiene y minimiza los riesgos de contraer infecciones", enfatizó.

El Banco de Prótesis fue fundado en 1972 por el profesor Óscar Guglielmone, quien hace 40 años introdujo en Uruguay la primera Sala Blanca que funcionó en América del Sur. Hoy es una asociación civil sin fines de lucro, referente en América Latina, donde cada año asisten a entrenarse unos cincuenta cirujanos de todo el continente en las técnicas de sustitución osteo-articular de rodilla y cadera. Cuenta con dos Salas Blancas de flujo laminar únicas en Uruguay y un tercer quirófano, dotadas con el equipamiento más moderno disponible en el mundo. Según las auditorías que periódicamente realiza el Comité de infecciones del Ministerio de Salud Pública, sus resultados están al mismo nivel de centros similares de Alemania, Inglaterra y Estados Unidos. En diciembre de 2016 alcanzó las 55.000 intervenciones de prótesis de cadera y rodilla.

Las cirugías reconstructivas con resecciones para el tratamiento de patologías oncológicas óseas, comenzaron a hacerse en Uruguay en 1993. El doctor Badell fue pionero en el tema. Se trata de una especialidad que atiende a pacientes muy jóvenes, ya que muchos casos se manifiestan en la adolescencia. Según Badell, hoy tienen buen pronóstico y se logran muy buenos resultados.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)