JUNASA EMITIRÁ MAÑANA UNA RESOLUCIÓN

Gobierno pedirá a las instituciones públicas y privadas volver a las consultas presenciales

Se pedirá a hospitales, mutualistas y seguros privados que empiecen un proceso de normalización de las consultas a partir del próximo 1° de marzo.

El MSP prepara informe que advierte que en 2020 hubo 20% más de operaciones de urgencia que las que se realizaron en 2019. Foto: Fernando Ponzetto
El MSP prepara informe que advierte que en 2020 hubo 20% más de operaciones de urgencia que las que se realizaron en 2019. Foto: Fernando Ponzetto

Una resolución de Junta Nacional de Salud (Junasa) que saldrá a la luz mañana será el puntapié inicial para volver a las consultas médicas presenciales, tanto en los prestadores de salud pública como en los privados.

La medida, según confirmó a El País el presidente de la Junasa, Luis González Machado, comenzará a implementarse el próximo 1° de marzo en todas las especialidades. La resolución manejará detalles sobre cómo se incrementarán las consultas presenciales de forma gradual de allí en adelante.

La idea es lograr un aumento importante en el mes de abril, para cuando se espera que la gran mayoría del personal de la salud haya obtenido ya la inmunización contra el COVID-19.

El País informó el pasado sábado que el Ministerio de Salud Pública (MSP) se apresta a recibir el primer embarque de vacunas a fines de este mes y que todos los laboratorios enviarán las dosis más o menos al mismo tiempo, aunque el posible orden de llegada sería: primero Sinovac, luego Pfizer y después AstraZeneca. El personal de la salud sería vacunado con Pfizer, que es la que tiene el mayor porcentaje de efectividad.

En cuanto a las consultas presenciales, las autoridades esperan volver, para fines de setiembre de 2021, a una situación similar a la que había antes de que el 13 de marzo del año pasado se declarara la emergencia sanitaria.

A partir del 1° de marzo todas las especialidades tendrán turnos de manera presencial, pero la cantidad de horas disponibles no será la misma que la que había antes de la pandemia. Esto será así porque el plan es que en estos primeros meses los prestadores puedan combinar la atención presencial con la telemedicina, según el caso de cada paciente.

La medida que se anunciará mañana incluye, también, a las instituciones de cuatro zonas del país (Montevideo, Canelones, Rivera y Chuy) que en diciembre pasado fueron exhortadas por Salud Pública a aplicar la telemedicina de manera más masiva debido al “incremento circunstancial de casos de COVID-19”.

Telemedicina: una tendencia en crecimiento. Foto: Shutterstock
Telemedicina: una tendencia en crecimiento. Foto: Shutterstock

En estos próximos seis meses, además, se instará a las instituciones a efectivizar cirugías que quedaron por el camino por el coronavirus y terminar con los atrasos -que la Junasa reconoce que se generan, pero advierte que “son razonables”- para que los usuarios reciban la atención de especialistas. Aunque la ley establece que los prestadores de salud están obligados a brindarles a sus usuarios en menos de 24 horas un turno con profesionales de medicina general, pediatría y ginecología, y en hasta 48 horas con uno de cirugía general, estos tiempos se han flexibilizado debido al COVID-19.

“La idea es poco a poco ir volviendo a la normalidad. Claro que esto es paulatino. No va a ser de un día por otro. Hay que tener en cuenta que todavía tenemos en torno a 500 casos diarios”, explicó González Machado.

La resolución de la Junasa llega luego de que el Grupo Asesor Científico Honorario (GACH), recomendara la semana pasada volver a las consultas presenciales, y advirtiera que “si bien la telemedicina ha sido una herramienta útil y posiblemente quede como modalidad complementaria a la asistencia presencial, su uso tiene muchas limitantes”.

El efecto de la pandemia en el sistema de salud.

El MSP se encuentra elaborando un informe sobre qué tanto ha afectado al sistema de salud la pandemia del coronavirus y las medidas que fueron tomadas por las autoridades para evitar que los usuarios se acerquen a las instituciones.

Los datos que se manejan hasta ahora, según señalaron autoridades de la cartera a El País, alertan de unas 20.000 cirugías que se deberían haber realizado en este tiempo y no se hicieron -el Sindicato Anestésico Quirúrgico (SAQ) ha advertido que son más de 30.000. Pese a esto, también señalan que las intervenciones de urgencia -que se siguieron realizando con normalidad en todos estos meses-, crecieron un 20%. Este incremento se explica por dos factores: por patologías que no fueron detectadas en su momento por falta de consultas presenciales y porque algunos médicos decidieron que cirugías no tan urgentes fueran catalogadas así para realizarlas.

Médico en consulta. Foto: Shutterstock.
Médico en consulta. Foto: Shutterstock.

Las cifras del MSP también señalan que un 15% de los pacientes oncológicos no habrían sido detectados, según las estimaciones realizadas de julio a noviembre de 2020, las que provienen de un estudio realizado junto a la Comisión Honoraria de Lucha contra el Cáncer.

El GACH dio a conocer en un informe publicado la semana pasada que en 2020 “se observó una disminución muy significativa de los exámenes de tamizaje de cáncer, del 80%, 66% y 73% para PAP, mamografías y test de sangre oculta en las heces”, con respecto a 2019, y “de 28% en el número de pacientes referidos a servicios oncológicos”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados