UN PUEBLO QUE SIGUE CONMOVIDO

A un año del crimen, el asesino de Luciana Bentancur y sus cómplices fueron a prisión

Tres personas entraron a robar a la casa de la odontóloga en Castellanos y la mataron. Fiscalía no descarta que haya más involucrados en el crimen.

Uno de los detenidos es conducido a la audiencia para ser formalizado por el crimen. Foto: Francisco Flores
Uno de los detenidos es conducido a la audiencia para ser formalizado por el crimen. Foto: Francisco Flores

Cuando llega el quinto día de cada mes el pueblo Castellanos se detiene. Se detiene porque las imágenes, los recuerdos, el dolor, la angustia y los pensamientos de sus casi 1.000 habitantes quedan anclados por lo que sucedió casi un año atrás.

Es que el 5 de setiembre de 2019 la tragedia sacudió a la pequeña localidad canaria cuando amaneció con la noticia de que Luciana Bentancur, una odontóloga de 35 años, había sido hallada asesinada de 49 puñaladas dentro de su consultorio odontológico.

Es 28 de agosto y faltan pocos días para que se cumpla un año del brutal crimen de Luciana. Fabiana está atendiendo su comercio, ubicado a pocos metros de donde vivía y tenía su consultorio la odontóloga. Todavía le parece imborrable la llamada que recibió la mañana del 5 de setiembre de 2019.

“Me llamó la mamá, me dijo que fuera a la casa de Luciana porque no atendía el teléfono”, recuerda Fabiana. Eran cerca de las 11:00 cuando ese día cambió todo. Luego de hablar con la madre salió de su negocio, caminó hasta la puerta lateral de la casa y vio que estaba entreabierta. Golpeó, preguntó por ella, pero nadie respondió. Supo que algo no andaba bien y entonces le pidió a un amigo que la acompañara a entrar.

Juntos caminaron los pocos pasos que separan el comercio de la vivienda. Al entrar advirtieron que el aire acondicionado estaba prendido. Recorrieron el lugar y cruzaron la puerta interior de la vivienda que daba hacia el consultorio. Ahí se encontraron con la peor escena: el celular al que la había llamado estaba arriba de la mesa de trabajo de Luciana, un cajón vacío al lado y el cuerpo de ella, ya sin vida, tendido en el suelo.

“No me olvido más de ese día. Fue un antes y un después en el pueblo. Los días cinco de cada mes es como que todo se detiene, se te revuelve todo y de a poco, cuesta, pero retoma su marcha”, cuenta.

“Acá está todo el mundo revolucionado”, dice otra vecina de Castellanos a El País. Es que en el pueblo en sabían que a unos pocos kilómetros, en la ciudad de Canelones, en ese momento, tres personas estaban declarando ante la fiscal Alicia Schiappacasse, quien lidera la investigación del asesinato.

Dos de ellos ya habían sido detenidos en marzo de 2020, pero quedaron en libertad porque no se encontraron las pruebas necesarias para lograr imputarlos. Ese mismo día sí se encontraron elementos para formalizar a una tercera persona: un joven de 21 años que la Fiscalía describió como “impulsivo, manipulador y agresivo cuando se lo contradice”. El hombre fue formalizado en ese entonces por la presunta coautoría de un delito de homicidio muy especialmente agravado.

Pero ahora, indicaron fuentes de la investigación a El País, se hallaron evidencias para imputar a aquellas personas que quedaron en libertad y además, a otra persona que fue detenida ayer.

La casa donde fue asesinada la odontóloga. Foto: Francisco Flores
La casa donde fue asesinada la odontóloga. Foto: Francisco Flores

Audiencia judicial.

Una de las personas que ya había sido detenida por el crimen de Luciana confesó ante la fiscal Schiappacasse haber estado en la casa de Luciana cuando la mataron.

La fiscal realizó en la noche del jueves un careo entre el joven formalizado en marzo y este hombre detenido en la noche del jueves. Luego de eso, el hombre confesó que sí tuvo que ver con el hecho y señaló en la escena del crimen a los otros dos detenidos.

Durante la audiencia judicial, que comenzó en la tarde de ayer y finalizó pasadas las 23:30, la Fiscalía logró imputar a las tres personas por el crimen de Luciana.

Uno de ellos fue imputado como presunto autor de un homicidio muy especialmente agravado. Schiappacasse solicitó la medida cautelar de prisión preventiva para esta persona por 180 días mientras continúa la investigación.

Otro de ellos fue imputado como coautor del mismo delito y le adjudicaron las mismas medidas cautelares. El tercero fue imputado en calidad de cómplice.

Para el joven de 21 años que ya había sido formalizado por el crimen la fiscal solicitó la extensión de la prisión. De esta forma la fiscal tiene 180 días más para hacer una acusación contra los cuatro hombres que en la noche del 4 de setiembre irrumpieron en la casa de Luciana, robaron los $ 30.000 que había en el lugar y la mataron de 49 puñaladas.

Según indicaron fuentes de la investigación a El País, el esclarecimiento de este crimen demoró casi un año porque los involucrados eran del pueblo. De esta manera, explicaron, sabían dónde estaban ubicadas las cámaras en la zona y pudieron eludirlas. Además habrían utilizado guantes para evitar dejar sus huellas en la escena del crimen. A los cinco meses del homicidio la Unidad de Análisis de Hechos Complejos de Montevideo comenzó a trabajar en el crimen. Hoy en Castellanos, a casi un año de la tragedia, sus habitantes se acostaron sabiendo que cuatro personas ya fueron llevadas ante la Justicia.

Uno de los imputados fue al colegio con Luciana Bentancur

Luego de una larga instancia judicial la fiscal a cargo de la investigación del crimen de Luciana Bentancur, Alicia Schiappacasse, se refirió en rueda de prensa a las imputaciones. “Se formalizaron a tres personas jóvenes masculinas, uno como autor otro coautor y otro por complicidad en el homicidio”, señaló la fiscal. Schiappacasse destacó que fue un caso que llevó “mucho trabajo” y que se siguió investigando hasta que "se tuvieron nuevas evidencias”.

En ese sentido puntualizó: "Lo que se tiene aclarado es que el móvil fue hurtar, fueron a hurtar o robar, como dice uno de ellos (de los imputados)". La fiscal detalló que entraron tres personas a la casa de Luciana y que uno de ellos, al que ahora se le imputó el delito de complicidad en el crimen, esperó afuera.

Sobre si puede haber más involucrados, la fiscal indicó: “No se descarta nada, quizá pueda haber algún otro involucrado en los hechos”. Respecto a la saña con que fue asesinada Luciana, Schiappacasse indicó: “Puede ser que la víctima lo haya reconocido, hay un montón de hipótesis que se están manejando”. En ese sentido indicó que “uno de ellos (de los imputados) fue al mismo colegio” que Luciana.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados