Publicidad

Qué pasa si dejo de tomar el antibiótico antes de tiempo y otros ejemplos del mal uso de fármacos

Tomar los antibióticos según recetó el médico especialista es importante para evitar generar resistencia bacteriana y otros efectos severos.

Compartir esta noticia
Remedio, antibióticos
Mujer tomando antibióticos.

Laura Albarracín, El Tiempo/GDA
Los antibióticos son fármacos fundamentales en materia de salud. Con ellos pueden tratarse con éxito las infecciones causadas por bacterias y puede prevenirse la trasmisión de la enfermedad. Además, pueden reducir las complicaciones graves de la enfermedad, de acuerdo con la Clínica Mayo.

Pero algunos antibióticos que solían ser los tratamientos típicos para infecciones por bacterias ya no funcionan tan bien, pues algunas cepas de bacterias están volviéndose resistentes. Esto ha generado la preocupación de organizaciones como la Organización Mundial Salud, que alertan sobre el mal uso de los antibióticos y las nefastas consecuencias que esto puede ocasionar a nivel global.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, aproximadamente un tercio del uso de antibióticos no es necesario ni apropiado. Por ejemplo, hay quienes se automedican antibióticos para tratar las infecciones causadas por virus, como una gripe o el dolor de garganta, una decisión incorrecta.

Otras infecciones virales frecuentes para las que no sirve tomar antibióticos, según el portal mencionado, son las siguientes:

  • Resfriado o goteo de la nariz
  • Bronquitis
  • La mayoría de los tipos de tos
  • Algunas infecciones del oído
  • Algunas infecciones de los senos paranasales
  • Gripe estomacal
  • Covid-19

¿Por qué no debe dejar de tomar el antibiótico aunque se sienta bien?

Aunque con frecuencia dejamos el tratamiento apenas nos sentimos mejor, es importante completar con los días y cumplir con los horarios de toma indicados por el profesional de la salud. Solo así podrán eliminarse por completo las bacterias que causan la enfermedad.

Si no se toma el antibiótico como se le ha recetado, es posible que tenga que reiniciar el tratamiento más adelante.

Y si deja de tomarlo, puede favorecer la propagación de propiedades resistentes a los antibióticos entre las bacterias.

El médico infectólogo del Instituto Nacional de Salud (INS) del Ministerio de Salud del Perú, Luis Pampa, explicó que para cada tipo de germen existe un tipo de antibiótico, una vía de administración y un horario diferente.

"Un antibiótico actúa mientras su concentración y el tiempo en el cuerpo es el adecuado. Tiene la función de matar o inhibir la reproducción de la bacteria y darle tiempo al sistema inmune para bloquear o neutralizar en forma definitiva al agente invasor", mencionó.

Asimismo, manifestó que la resistencia bacteriana causada por el mal uso del medicamento puede progresar hacia formas clínicas graves como sepsis, shock séptico y falla multiorgánica, hasta producir la muerte. Por ello, el infectólogo recomendó cumplir con la dosis y la hora prescrita, y no intentar cortar el tratamiento al sentir mejoría.

La resistencia no solo se genera con las bacterias que conviven con nosotros, sino que como interactuamos con otras personas, podemos facilitar la transmisión de estas bacterias y, por lo tanto, hacer que otra persona tenga bacterias resistentes, incluso si no ha tomado antibióticos.

A lo anterior se suma que aumentar la dosis de antibiótico no trae mejoras más rápidas, pero, en cambio, aumenta el riesgo de efectos secundarios. Si los síntomas de la infección persisten, no prolongue el antibiótico, mejor consulte a su médico.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

vida sana

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad