Publicidad

Cómo aliviar los síntomas de la resaca de forma natural y cuatro mitos sobre el consumo de alcohol

En estas fechas de vacaciones, verano y festejos, muchas personas lidian con cuadros molestos de resacas; sin embargo, hay formas de llevarlas mejor.

Compartir esta noticia
Dolor de cabeza, resaca
Mujer con dolor de cabeza tomando vaso de agua.
Foto: Freepik.

Ronny Suárez, El Tiempo/GDA
Es época de tragos y aunque la recomendación más acertada sería evitarlos, es importante saber cómo aliviar la resaca tras una noche de fiesta. Ansiedad, náuseas, boca seca, mareo y dolor de cabeza son los principales síntomas que aparecen al día siguiente de haber consumido alcohol.

Si a esto se suman un mal humor que crece y unas ganas irrefrenables de desaparecer, no hay duda de que el resacado cayó en un nivel grave que lo obliga a implorar por un remedio que lo saque de su agonía, mientras promete alejarse para siempre del alcohol.

La resaca es la manifestación de modificaciones metabólicas y endocrinas (hormonales) que motivan reacciones en el sistema de defensa del cuerpo. La cantidad de sustancias que se producen cuando uno está borracho (como metanol, histamina, aldehídos y polifenoles) desencadena procesos de inflamación, por lo que el cuerpo trata de protegerse.

Toda esta sopa de sustancias produce efectos que, a la larga, son los que dan lugar a los molestos síntomas de la resaca. Por ejemplo, al apretar los vasos sanguíneos periféricos se eleva la tensión arterial, lo que, sumado a la dilatación en los vasos del cerebro, produce el dolor de cabeza tan terrible que acompaña al afectado; al estimular terminales nerviosas se ocasiona dolor en todo el cuerpo; al cambiar la concentración de agua y sal, hay sed y náuseas; al ralentizar la transmisión nerviosa aparecen la borrachera y el aturdimiento; al disminuir el oxígeno se aumenta el ritmo del corazón y se abre paso a la ansiedad, la irritabilidad y el mal sueño.

Como es natural, los síntomas varían de una persona a otra y dependen de la cantidad y la calidad de lo consumido. Se ha demostrado que los licores destilados (como aguardiente, vodka y whisky) producen resacas más llevaderas porque liberan menos sustancias nocivas que los fermentados (vino, cerveza y chicha).

Aunque no existe una cura inmediata para la resaca, las siguientes recomendaciones sirven para atenuar los síntomas.

Cómo calmar la resaca.

Jugos de fruta: contienen fructosa, un azúcar que ayuda al cuerpo a eliminar el alcohol con rapidez. Prefiera la naranja, la mandarina o el tomate.

Miel: fuente de fructosa. Una cucharadita cada 4 horas cae bien.

Caldos sin grasa: reponen el sodio y el potasio que se han perdido.

Agua: el alcohol deshidrata, entre otras cosas porque inhibe la hormona antidiurética, lo que produce más orina. La solución es reponer el agua perdida.

Complejo B: los tragos lo eliminan del cuerpo. Su déficit es responsable de la sensación de tensión y cansancio. Hay alimentos que ayudan a reponerlo, como el caldo de carne o de pescado, el huevo, el pan, las frutas y los cereales.

Café: el alcohol dilata los vasos sanguíneos cerebrales y, como se dijo antes, es una de las causas del dolor de cabeza. El café es vasoconstrictor; es decir, los cierra y ayuda a que el cerebro se sienta mejor. Una taza es suficiente.

Dormir: se ha demostrado que el sueño es un buen aliado de los procesos de eliminación del alcohol y de mejoría de los síntomas.

Mitos sobre la resaca y el consumo de alcohol.

Cómo en esta época aumenta la ingesta de alcohol, es bueno aclarar algunas falsas creencias.

1. "Comer antes lo rebaja". La comida, antes o después de beber, no previene la resaca. Solo retarda la llegada del alcohol a la sangre.

2. "Los antiácidos lo curan". Tomarlos antes o después de beber ayudan a mejorar los síntomas gástricos, pero las otras molestias seguirán ahí.

3. "Agua y leche lo evitan". Es importante tomar líquido para contrarrestar la deshidratación, pero los demás síntomas no se modifican por tomar agua o leche en cantidad.

4. "Otro trago lo mejora". No. Ingerir más alcohol empeora el proceso y prolonga la resaca.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad