UN PAÍS EN CRISIS

Venezuela: buscan iniciar una transición hacia elecciones libres

Propuesta de Estados Unidos contempla comicios este año; el régimen de Nicolás Maduro denuncia intromisión en asuntos internos del país.

El líder opositor fue confirmado el domingo 5 como presidente de la Asamblea Nacional. Foto: Reuters
El líder opositor fue confirmado el domingo 5 como presidente de la Asamblea Nacional. Foto: Reuters

Estados Unidos propuso ayer jueves establecer un diálogo en Venezuela para formar un gobierno de transición que permita organizar nuevas elecciones y ponga fin a la crisis política.

Hasta ahora Estados Unidos ponía como primer punto para solucionar la crisis venezolana la salida de Nicolás Maduro del poder. Ahora, un año después de reconocer como presidente interino al líder de la oposición Juan Guaidó, el secretario de Estado, Mike Pompeo, mostró una mayor apertura a la diplomacia.

“Una rápida transición negociada a la democracia es la ruta más efectiva y sostenible hacia la paz y la prosperidad en Venezuela”, dijo Pompeo. “Las negociaciones podrían abrir el camino para salir de la crisis a través de un gobierno de transición que organizará elecciones libres y justas”, agregó.

Pompeo llamó a celebrar tanto elecciones presidenciales como legislativas antes de fin de año. “2020 presenta la oportunidad de otorgar al pueblo venezolano lo que ha estado exigiendo por años: elecciones presidenciales y de la Asamblea Nacional genuinamente libres y justas para elegir a sus líderes y comenzar el largo proceso de renovación”, dijo.

En una hoja de ruta publicada junto a su declaración, Pompeo sostuvo que el gobierno de transición debe supervisar las elecciones, que tienen que ser dirigidas por “autoridades electorales independientes” y “deben estar abiertas a todos los partidos y candidatos”.

Maduro, en el poder desde 2013, renovó su mandato en mayo de 2018 en elecciones que despertaron amplios cuestionamientos internacionales por sospecha de fraude. Los nuevos comicios presidenciales serían recién en 2024.

Pero las elecciones legislativas de la unicameral Asamblea Nacional, único cuerpo controlado por la oposición y cuyos miembros fueron elegidos democráticamente en 2015, deberían celebrarse este 2020.

Guaidó fue ratificado como jefe parlamentario el domingo pasado en una votación que debió realizarse en la sede del diario El Nacional al serle impedido el ingreso al Palacio Legislativo por fuerzas de seguridad del régimen. Mientras, el diputado Luis Parra, apoyado por Maduro, se proclamaba presidente del parlamento.

En Venezuela las funciones legislativas fueron asumidas en la práctica por la oficialista Asamblea Constituyente, después de que el Tribunal Supremo de Justicia declarara a la opositora Asamblea Nacional en desacato en 2016.

Juan Guaidó grita ante una multitud en la puerta del Parlamento venezolano. Foto: AFP
Juan Guaidó grita ante una multitud en la puerta del Parlamento venezolano. Foto: AFP

Estados Unidos y más de 50 países reconocen a Guaidó como presidente encargado de Venezuela por su condición de jefe de la Asamblea Nacional.

Tras asumir al frente del Legislativo en enero de 2019, Guaidó desconoció la autoridad de Maduro e invocó facultades constitucionales para declararse presidente encargado, con el fin de encabezar un gobierno de transición para organizar nuevos comicios.

Reacción del régimen de Maduro.

Ayer, luego de que Pompeo presentara su propuesta de elecciones, el canciller venezolano, Jorge Arreaza, acusó a Estados Unidos de “intervenir” en las elecciones parlamentarias en Venezuela. En una rueda de prensa, Arreaza presentó una supuesta nota diplomática con un “comunicado multilateral” adjunto solicitando “apoyo para unas elecciones libres y justas de la Asamblea Nacional”.

El canciller alegó que Estados Unidos buscó firmas de gobiernos para publicar el comunicado el 5 de enero, día en que debía elegirse al presidente del Parlamento, y con ese apoyo “intervenir en los procesos administrativos, políticos” de Venezuela.

Según el canciller, el texto apunta que Maduro pretende “robarse” los comicios legislativos y “aislar” a Guaidó.

Arreaza no detalló a cuáles cancillerías fue enviado el documento, ni cómo lo obtuvo.

El texto estadounidense, siempre según el canciller venezolano, no se publicó porque no consiguió los apoyos pues “la inmensa mayoría de los países del mundo no apoyan esta estrategia intervencionista”.

Estados Unidos está estudiando nuevas sanciones a Venezuela.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados