VARIANTE DELTA ES LA GRAN AMENAZA

Proyectan que la pandemia estará "bajo control" a fin de mes

Si se mantienen las tendencias evolutivas en los indicadores que tienen que ver con la tasa de reproducción del virus, para fin de este mes se proyecta que el COVID estará “bajo control”.

Funcionaria de la salud prepara una dosis de la vacuna contra el nuevo coronavirus. Foto: Estefanía Leal
Funcionaria de la salud prepara una dosis de la vacuna contra el nuevo coronavirus. Foto: Estefanía Leal

Si se mantienen las tendencias evolutivas en los indicadores de la pandemia que tienen que ver con la tasa de reproducción del virus, para fin de este mes se proyecta que la pandemia estará “bajo control”, según científicos que integraron el Grupo de Modelos y Datos del GACH consultados por El País. “En base a proyecciones, durante los últimos días de julio vamos a tener un promedio semanal de 200 casos diarios, lo que se traduce en un escenario de control porque ese es el número que a Uruguay le funcionó el año pasado”, explicó el matemático Andrés Ferragut.

Esta proyección “incluso puede ser algo pesimista”, según Ferragut, debido a que la tasa de reproducciones (R) continuó bajando en los últimos días y hoy se encuentra en un valor cercano a 0,70. Al estar por debajo de 1, hasta el momento la tendencia sigue siendo hacia la disminución de los contagios.

Por su parte, la matemática María Inés Fariello dijo que tener 200 casos diarios asegura un “control muy fuerte” porque se puede “recuperar el seguimiento de los casos al 100%”. Esto, explicó Fariello, no quiere decir que no se pierda el hilo epidemiológico en algunos casos, pero sí están dadas las condiciones como para mantener en vigilancia a la persona infectada y a todos los contactos que pueda generar. Ese hilo depende exclusivamente de saber de quién se contagió la persona. El País informó este sábado que el MSP actualmente rastrea al 80% de los casos positivos de COVID-19. Los científicos advierten que a pesar de que la vacunación ayuda a bajar los contagios y tener un mayor control de rastreo sobre estos, hay más gente que cursa la enfermedad de forma leve y sin síntomas, por lo tanto, se trata de “factores no medibles que pueden llevar a tener subreporte que no es por un problema de gestión, sino de percepción”, explicó Fariello.

De todas maneras, el descenso en las hospitalizaciones y muertes hace que el COVID-19 se torne cada vez más similar a una gripe cualquiera, donde uno quizá no sabe de dónde se contagió, pero generalmente no está en riesgo la vida por enfermarse. Igual, los científicos prefieren no hacer predicciones específicas sobre cuándo se terminarán los fallecimientos de personas infectadas con el nuevo virus.

“Si sabemos que aproximadamente muere el 1,5% de las personas con la enfermedad, cuando haya 200 casos diarios el promedio de muertes se va a acercar mucho a cero, aunque sí puede ser que tengas un poco más porque no es todo exacto”, subrayó Ferragut. Allí, el escenario pasaría de la transmisión comunitaria a tener brotes aislados. Otro indicador que podría llegar en los próximos días, incluso antes que los 200 casos, es el color amarillo a nivel país en la escala del Índice de Harvard.

Baja de golpe.

A pesar de que el “efecto vacuna” en Uruguay ocurrió un poco más tarde de lo esperado, debido a que se proyectó para mayo y se comenzó a ver en junio, los científicos hoy están sorprendidos con el descenso abrupto de los indicadores en cuestión de semanas. “La verdad es que no queda muy claro por qué bajó tan rápido cuando empezó el efecto del desacople y tampoco por qué demoró más de lo que pensábamos”, dijo Ferragut.

Un hombre levanta su brazo en un vacunatorio mientras espera para recibir una dosis de la vacuna contra el COVID-19. Foto: Estefanía Leal
Un hombre levanta su brazo en un vacunatorio mientras espera para recibir una dosis de la vacuna contra el COVID-19. Foto: Estefanía Leal

La principal hipótesis que tienen los científicos al respecto se vincula al tipo de población que alcanzó niveles importantes de inmunización en las últimas semanas: los jóvenes. Esto es porque, en cierta medida, “son los que determinan más las relaciones sociales”, de acuerdo al matemático.

Hay dos “peligros” que podrían alterar las proyecciones hechas por los exintegrantes del GACH. En primer lugar, el ingreso “inminente” de la variante Delta, que podría generar más contagios; y, por otro lado, el retorno a niveles de movilidad normales. En este sentido, el físico Nicolás Wschebor dijo que el modelo desarrollado por el GACH, que vinculó la movilidad con los contagios, “permitió detectar el momento en el cual las vacunas empezaron a dominar el panorama”. Ahora se está trabajando en el desarrollo de uno “que vincule a la movilidad con los casos diarios y el efecto de la vacunación”, pero aún no se logró.

Lacalle quiere llegar a un verano “abierto”
Luis Lacalle Pou tras participar de la inauguración de la empresa argentina Globant en Uruguay. Foto: Leonardo Mainé

El presidente Luis Lacalle Pou dijo ayer en rueda de prensa que la buena situación sanitaria que atraviesa el país actualmente depende de “las conductas personales”, porque son ellas “las que construyen la libertad que vamos a tener en estos tiempos”.

Además, el mandatario subrayó: “Con el relativo éxito de la vacunación el tema social y económico se va a ir abriendo, de hecho ya está bastante abierto. Con cuidado, a no creer que esto pasó, estamos mejor pero si bajamos la guardia capaz que nos hacen un gol”, afirmó Lacalle Pou en la inauguración de la empresa argentina Globant en Uruguay.

El presidente llamó a “no cantar victoria” contra el COVID-19, e insistió en que aún es una amenaza para la salud de los uruguayos.

En lo que refiere al turismo, el presidente remarcó el repunte que tuvo el sector en vacaciones de invierno: “La proa está puesta para el verano, lo ideal sería llegar a un verano lo más abierto con etapas sucesivas. Capaz que en los próximos meses podemos hacer una apertura a algún sector de extranjeros”, explicó.

Lacalle Pou habló también de las personas que llegan del exterior y las precauciones para evitar el ingreso de la variante Delta del coronavirus. Remarcó que, además de cumplir con los requisitos respecto a PCR negativo y vacunas, “si pueden que se guarden lo más posible”. En el mismo sentido, el ministro de Turismo, Germán Cardoso, dijo ayer que habrá “controles rígidos” en los regresos al país. “Si bien sabemos que están cansados y quieren viajar y pasear, el país estará focalizado en cuidar el estatus sanitario y mejorar lo que vivimos en los últimos meses”, remarcó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados