PANDEMIA

Doble positivo: tuvo una reinfección de COVID-19 con un mes de diferencia

Especialistas consultados por El País estiman que el caso de una joven podría deberse a distintas variantes.

Laboratorio en el LATU analiza muestras de coronavirus. Foto: Leonardo Mainé
Betina Cedrés (21) tuvo los mismos síntomas en dos momentos: febrero y marzo. Foto: Leonardo Mainé

Betina Cedrés fue uno de los 454 casos nuevos de COVID-19 reportados el lunes 15 de febrero. Tuvo todos los síntomas “típicos”: dolor de garganta, tos, fiebre, pérdida de gusto y olfato, y también dolores estomacales fuertes. Se aisló, esperó los 14 días correspondientes y volvió a la rutina. Todo normal.

“Me dieron el alta para el 1 de marzo y ya empecé a trabajar. Durante casi todo marzo estuve normal y sintiéndome bien”, explica.

La joven de 21 años trabaja en un supermercado, donde a fines de marzo varios de sus compañeros comenzaron a presentar los mismos síntomas que había tenido ella en febrero. Finalmente fueron seis las personas de su sector que dieron positivo al nuevo virus.

Betina llamó a su mutualista, la Médica Uruguaya, y preguntó si era necesario hisoparse por ser contacto directo, teniendo en cuenta que hacía menos de un mes que había transitado la enfermedad. Le respondieron que no. Solamente debía hacerlo si presentaba síntomas. Y así fue.

Según relata, el 29 de marzo volvió a tener exactamente los mismos dolores que ya había padecido. “Nunca pensé que volviera a tener el virus. Empecé con dolor de garganta y muchísimo cansancio, caminaba dos cuadras y me moría”, dice la joven.

Finalmente, el 5 de abril se realizó un hisopado y el día 7 de este mes confirmó que tiene COVID-19. Betina no sabe con exactitud si hoy está transitando la enfermedad por segunda vez o si se trata de una “continuación” de la misma infección que tuvo en febrero, lo que los médicos llaman “restos virales no infectivos”.

Sin embargo, según el inmunólogo Álvaro García, “lo que más cerraría” para este caso “es que la primera infección hubiese sido con la cepa tradicional y la segunda con la P1”.

Todos los científicos consultados e informados sobre el caso advierten que es incorrecto afirmar que se trata de una reinfección con otra variante, porque eso se confirmaría únicamente con un análisis genómico de sus dos hisopados positivos: el de febrero y el de marzo. De todas formas, todos están de acuerdo en que esa es la hipótesis más probable.

Según la profesora Susana Cabrera, de la Cátedra de Enfermedades Infecciosas de la Udelar, transcurrió “bastante el tiempo desde el alta” de Betina como para pensar que se trate de la misma infección. Cabrera sostiene que “una cosa es que persista la PCR positiva”, y que incluso “está descripto que puede haber cierta intermitencia entre los síntomas”. Pero lo llamativo es que entre un positivo y el otro haya estado “tanto tiempo bien y sin síntomas”.

La médica dice que debido a la situación epidemiológica que atraviesa el país es razonable pensar “que se trata de una reinfección” con la cepa P1 porque “con una misma variante es muy excepcional y muy raro”.

En este sentido, el director del Institut Pasteur, Carlos Batthyány, plantea que “a nivel mundial prácticamente se descartó” la posibilidad de reinfectarse con la misma variante. El experto explica que durante todo el 2020, mientras no aparecieron las variantes británicas ni la P1 brasileña, “no se reportaron reinfecciones pasados los ocho meses”.

Según los criterios establecidos por la Organización Panamericana de la Salud (OPS), las reinfecciones con una misma variante ocurren cuando pacientes sintomáticos o asintomáticos con resultado positivo de COVID-19 vuelven a obtener ese resultado “90 días después de la primera infección”.

Por su parte, Betina dice que desde la Médica Uruguaya no ha recibido respuestas a las dudas que tiene sobre su caso: “He estado llamando todos estos días, pero las líneas están saturadas. No me han llamado ni para decirme que di positivo, lo cual confirmé por mi cuenta con el laboratorio”.

Manaos.

Batthyány advierte que la cepa P1, que surgió en Brasil a fines de 2020, “no solo infecta a pacientes más jóvenes, sino que además reinfecta a personas que ya habían estado enfermos previamente”.

Las investigaciones realizadas en la población brasileña constataron que el 75% de la población de Manaos ya había cursado la enfermedad con la variante tradicional de SARS CoV-2.

En ese sentido, la infectóloga Cabrera sostiene que “las personas que ya transitaron el virus” igual deben “tener los ojos mucho más abiertos” porque la posibilidad de reinfección con otras cepas “siempre está”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados