EL FUTURO DEL FRENTE AMPLIO

Miranda pierde respaldo en el MPP y la relación con el sector de Mujica se enfría

El presidente del FA, Javier Miranda, está en la mira del Movimiento de Participación Popular, por no cuidar los equilibrios internos entre los diferentes sectores que componen la coalición.

El expresidente y líder del MPP sigue teniendo el mayor peso político dentro del Frente Amplio. Foto: Fernando Ponzetto
El expresidente y líder del MPP sigue teniendo el mayor peso político dentro del Frente Amplio. Foto: Fernando Ponzetto

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Javier Miranda
, el presidente del Frente Amplio, tiene cada vez menos apoyo. Sus cuestionamientos a la bancada, la adopción de decisiones sin consultar al Secretariado o a la Mesa Política y un enfrentamiento creciente con el Movimiento de Participación Popular (MPP) lo dejan en una posición incómoda.

Los roces internos se vienen dando desde hace varios días. Según supo El País, muchos sectores están molestos con la conducción de Miranda y la falta de consulta en determinados temas. Por ejemplo, comunicó que el expresidente Tabaré Vázquez iba a comandar un grupo de expertos técnicos en el coronavirus que llevarían una propuesta al gobierno, pero nunca se aprobó esto en el Secretariado del FA.

Los choques con la bancada son evidentes también, tal como publicó El País el sábado 4 y eso fue abordado en el Secretariado de la semana pasada, cuando el MPP presentó una moción para que el descuento del 20% a sueldos políticos se aplicara por todo el período. La iniciativa molestó a Miranda, que había estado reunido el día anterior con el presidente Luis Lacalle Pou en buen clima y con la intención de crear un ámbito de diálogo con el gobierno.

Fuentes del MPP consultadas por El País reconocieron que la relación con Miranda “está fría” y, a cada día que pasa, el titular del Frente Amplio pierde respaldo del sector que lidera el expresidente José Mujica. Dejaron en claro que el grupo es uno de los que más dialoga con el Partido Nacional, desde Mujica para abajo. “La discusión no pasa porque el MPP está duro y no quiere hablar con el gobierno, eso es todo lo contrario”, explicaron las fuentes.

El MPP pidió que a la reunión con Lacalle Pou fuera como su representante el diputado Alejandro Sánchez, lo que fue rechazado por Miranda, que insistió en que concurriera la vicepresidenta del FA e integrante del sector Sandra Lazo. Llegado el momento, el grupo faltó al encuentro y la senadora comunicó que estaba enferma.

El MPP planteó su malestar en el Secretariado y también en los mismos términos se expresó Asamblea Uruguay, sobre la decisión de que Pablo Ferreri (exsubsecretario de Economía) no fuera parte de la delegación como estaba planteado inicialmente. En medio de la polémica, Miranda sostuvo que él como presidente de la coalición es el que dispone la integración de las delegaciones. En la reunión con Lacalle Pou lo acompañaron el secretario general del Partido Comunista Juan Castillo y los senadores Daniel Olesker (PS) y Mario Bergara (Fuerza Renovadora).

Fuentes del MPP dijeron que el problema existente con Miranda es de “relacionamiento político”, porque hay decisiones de la presidencia del FA que no respetaron los equilibrios internos, es decir el peso mayoritario que tienen.

Desgastado.

Pese a todos los desencuentros internos, Miranda se sostiene como presidente de la coalición porque los principales sectores del Frente Amplio entienden que sería contraproducente ahora abrir una discusión interna que precipite un cambio de mando. Las fuentes consultadas por El País, indicaron que “no es momento” -en medio de una pandemia- para solicitar la renuncia de Miranda ya que sería agregar un problema más a los que ya se viven.

Si bien este año deberían convocarse elecciones para la presidencia del FA, la situación generada a partir de la crisis del coronavirus y la postergación de las elecciones departamentales hasta octubre hace casi inviable la organización de comicios internos.

Los problemas internos se arrastran desde la pérdida de las elecciones nacionales, donde a propuesta de Miranda se definió dejar la autocrítica para después de las departamentales. Ahora, la instancia quedará aplazada hasta finalizado el mes de octubre, cuando se elijan los intendentes.

FA prepara un debate de fondo sobre sus posturas

El presidente del Frente Amplio (FA) Javier Miranda no quiere que se multipliquen “los interlocutores” dentro de la coalición de izquierda. El titular del FA pretende que todos los temas se discutan previamente en la orgánica para evitar “ruidos” internos, pero esta idea no es compartida por varios sectores dentro de la izquierda.

Para discutir a fondo las diferentes visiones existentes, Miranda planteó la convocatoria de un ámbito especial.

La discusión abarca desde cómo se conforma la posición del Frente Amplio, hasta quién la comunica y de qué forma.

Para ir generando consensos se promoverán reuniones bilaterales donde se genere un intercambio basado en la confianza mutua.

Una vez finalizada la etapa, se convocará en un plazo de 15 o 20 días al Secretariado con el objetivo de dar una discusión profunda, pero “fraterna”. Mientras dure la pandemia, las reuniones son de carácter virtual.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados