OPINIÓN

Más allá del bono crianza: los temas pendientes en la atención a los más vulnerables

Se necesita una respuesta institucional a la identificación y tratamiento de los problemas de salud mental

Foto: El País
Foto: El País

Proponen la creación del “Bono Crianza”. Dirigir los recursos del gobierno hacia la primera infancia tiene gran potencial.

En conferencia de prensa, unos días atrás, el gobierno presentó el programa de Primera Infancia. Se implementará cuando sea aprobado el artículo que lo integra dentro de la Rendición de Cuentas. El plan incluye la creación del llamado “Bono crianza”, que otorgará $ 2.500 a unos 65.000 hogares de contexto más vulnerable, que tengan niños de 0 a 3 años.

El Bono Crianza iría acompañado del fortalecimiento de los centros CAIF, mayor seguimiento de las familias, e inclusión de las embarazadas en el foco de atención.

Descubrimiento científico reciente

En la última edición de la American Economic Review aparece un estudio de Pedro Carneiro (UCL, Reino Unido) y colegas investigadores, que evalúan un programa enfocado en la primera infancia que busca mejorar la nutrición y el bienestar de los hogares que sufren extrema pobreza en la región norte de Nigeria. Encuentran efectos positivos del programa en salud y en resultados antropométricos de los niños y, una pata importante del programa, son las transferencias monetarias a esas familias, ya desde el momento en que la madre está embarazada. Hallan también que ese dinero recibido hace que aumente la participación laboral y la inversión. Interesante: el programa de transferencias logra que trabajen más, no que se descansen en el dinero recibido.

Tarea pendiente I: depresión

El Bono Crianza es un paso. Pero no nos podemos descansar ahí. Un gran tema pendiente es la identificación sistemática de las embarazadas que sufren depresión. Los pocos datos disponibles sugieren una alta prevalencia de esta enfermedad.

Es clave que como sociedad visualicemos este problema. La salud mental es una dimensión que se suele permanecer oculta. Y si no se identifica no se puede tratar. Hoy existen instrumentos de detección y de evaluación de la salud mental validados internacionalmente como son el test de Edimburgo o el CES-D.

No sólo está pendiente identificar a cada madre que sufre depresión. Está pendiente tratarla. Hoy las distintas redes de apoyo social no tienen a dónde derivar las personas con problemas de salud mental. Todos los que hayan hablado con agentes de la salud de nuestro país saben que es un tema pendiente: no tenemos capacidad para tratar a las personas que sufren depresión.

Y, en términos de dinero, es importante considerar que los problemas de salud mental de las embarazadas no solo impactan en la mujer sino también en el desarrollo cognitivo y no-cognitivo de sus hijos. Y esto hipoteca el futuro educativo y laboral de estas personas. No hay dos escuelas científicas sobre esto: en los primeros 1.000 días de vida se juega gran parte del partido de largo plazo.

Se necesita una respuesta institucional a la identificación y tratamiento de los problemas de salud mental: es una responsabilidad de los prestadores de salud.

Tarea Pendiente II: incluir al papá

El 90% de los programas entorno a los primeros años de vida se centran sólo en la madre. Y esto no es un problema existente sólo en Uruguay. Está pendiente en la literatura científica internacional el diseño, implementación y evaluación rigurosa de programas para incluir al papá (y otros miembros de la familia) en la crianza. Algunos intentos se ven en Australia – programa SMS4DADS, en etapa de evaluación por parte de Richard Fletcher – y Estados Unidos – TEXT4FATHERS, en etapa de evaluación por Arik Marcell de John Hopkins University.

El equipo que lidera Ana Balsa (Dra. en economía, investigadora de la UM) está contribuyendo hoy al diseño de una app que involucre a la embarazada y su pareja, especialmente enfocada en población más vulnerable. Al momento de nacer, el 90% de las parejas están unidas. Aprovechemos ese momento.

Tema pendiente III - tos convulsa

Se espera que las embarazadas se vacunen contra la tosferina (tos convulsa). El acceso es universal y gratuito. Y está dentro de las vacunas obligatorias del Esquema Nacional de Vacunación. Es importante para la salud de la madre gestante y por ende también para la del niño. Sin embargo, el grado de cobertura es bajísimo (del orden del 17% para las madres especialmente vulnerables): estamos a niveles de países subdesarrollados.

Tema pendiente IV - calidad de centros de primera infancia

Uruguay ha ganado mucho en cobertura de la primera infancia en los últimos 20 años. Sin embargo, un tema pendiente es la calidad de los servicios educativos y asistenciales que se ofrecen en esos centros. No por mala voluntad. Levantar e inaugurar edificios es relativamente fácil. El problema es que hay que proveer a los centros con equipos técnicos (psicólogos, educadores, psicomotricistas, etc.) y muchas veces no están los recursos para eso. Samuel Berlinski y Norbert Schandy señalan que América Latina ha tenido grandes avances en la cobertura de la primera infancia, pero el tema de la calidad está pendiente aún en la región (“The Early Years”, BID).

Política pública

Hay muchas iniciativas públicas enfocadas en las familias con niños chicos. Pero muchas veces están solapadas y se pierde fuerza. Es clave los esfuerzos que se están haciendo para coordinar todas las políticas de atención a la primera infancia y su entorno.

La inversión en esos primeros años de vida —desde la gestación – es muy rentable: los rendimientos se van a cosechar durante toda una vida. El Bono Crianza es un buen paso en este sentido. Pero no olvidemos esos grandes temas pendientes a atacar: depresión de los progenitores, vacunación —¡algo tan sencillo, con tantos efectos positivos y que no se hace!—, inclusión del papá, calidad de los centros de primera infancia. Son los desafíos para los diseñadores de política pública.

(*) Decano de Ciencias Empresariales en Universidad de Montevideo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados