Diego Fischer
Diego Fischer

La vuelta de Andreoni y Mauá

Después de 15 años, autoridades y medios de comunicación ingresaron a la Estación Central del Ferrocarril.

La apertura de los enormes portones de hierro, respondió a una orden judicial que encargó la custodia del maltratado edificio al Ministerio de Obras Públicas. Su titular Víctor Rossi recorrió junto a otros funcionarios del gobierno y periodistas la majestuosa obra del italiano Luis Andreoni. Las imágenes mostraron un edificio abandonado sí, pero no en ruinas como uno podía pensar luego de haber visto a lo largo de todos estos años su exterior.

Las razones de cómo se llegó a esta situación son conocidas: un ambicioso plan de recuperación de la Agua-da denominado Fénix, que —irónicamente— nunca renació de las cenizas y que naufragó en una interminable batalla judicial. Antes, durante y hasta ahora, la desidia del Estado permitió que el edificio que simbolizó, durante décadas, el espíritu de un país que crecía y se desarrollaba exportando su riqueza generada por el trabajo de sus habitantes, fuera vandalizado y convertido en habitación, baño y cocina de marginados.

No es casualidad que la Estación, inaugurada en 1897, se construyera a metros del puerto y extendiera sus vías hacia él cuando, en 1909, se habilitaron los nuevos muelles. "Tenemos la obligación de recuperar este edificio para la ciudadanía", dijo Rossi y anunció la reapertura de la Estación para el Día del Patrimonio al tiempo que se llamará a un concurso de ideas.

Simultáneamente una polémica se desató en torno a un proyecto de ley, que deberá considerar la Cámara de Diputados. Se trata de la enajenación de dos padrones linderos al Dique Mauá para la construcción de una nueva terminal marítima de la empresa Buquebus. La Comisión Nacional del Patrimonio dio su visto bueno en 2016 y el Senado lo aprobó en 2017. En declaraciones formuladas al programa En Perspectiva, Rossi definió hoy al histórico espacio como "un nido de ratas" y al proyecto a llevar adelante como una importante inversión que significará un cambio para esa zona de Montevideo. La terminal insumirá un desembolso de la empresa de más de US$ 200 millones. La empresa propone para el diseño al estudio de arquitectos británico Foster and Partners, uno de los más importantes del mundo: han construido en los últimos años, entre muchos otros, la ampliación de la terminal portuaria Ocean de Hong Kong, las oficinas de Apple en Chicago, Singapur y Dubái, así como el nuevo edificio de Bloomberg en Londres.

Los críticos al proyecto, argumentan que la Rambla de Montevideo es un espacio que pertenece a todos. Es cierto. Consideran que autorizar la venta de los dos padrones que pide Buquebus, sería sentar un mal precedente. Según cifras oficiales, en 2017 llegaron al país casi cuatro millones de turistas, que dejaron cerca de tres mil millones de dólares en divisas. ¿Cuántas fuentes de trabajo generó este aluvión de visitantes? La ministra de Turismo Lilián Kechichian anunció ayer la reimplantación, a partir de octubre, de la devolución de 22 puntos del IVA a los turistas. ¿Por qué cree usted que se adoptó la medida? ¿Cuántas décadas hace que en Montevideo no se construye una obra de infraestructura de grandes dimensiones? ¿No habrá que seguir allanando el camino para que lleguen más turistas?

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º