POLÉMICA POR PASEO CÉNTRICO

Compras a cielo abierto en 18 de Julio: locales vendieron entre el doble y el triple

La Intendencia de Montevideo (IMM) evaluará este miércoles si vuelve a realizar el próximo sábado la peatonalización de la principal avenida de la capital.

Colas como esta se vieron en muchos locales comerciales en 18 de Julio duran te el paseo “a cielo abierto”. Foto: Leonardo Mainé
Colas como esta se vieron en muchos locales comerciales en 18 de Julio duran te el paseo “a cielo abierto”. Foto: Leonardo Mainé

La encargada de una tienda de ropa en la avenida 18 de Julio miró su computadora, revisó un programa informático y después hizo un silencio. Pasaron unos segundos, abrió bien los ojos y contó: “Sí, vendimos mucho… Entre cuatro y cinco veces más que un sábado normal”. Se refería al polémico paseo de compras “a cielo abierto”, cuya primera edición llevaron adelante el sábado pasado la Intendencia de Montevideo (IMM) y el Grupo Centro, que convirtió en peatonal la principal avenida montevideana entre Ejido y Julio Herrera y Obes.

La idea inicial es repetir la experiencia el próximo sábado pero todo será evaluado este miércoles por las autoridades de la IMM, tras las críticas que llovieron el fin de semana sobre todo en redes sociales por la aglomeración de personas y el escaso cumplimiento de la distancia social. Hubo un cruce de versiones con el Ministerio de Salud Pública y el Grupo Asesor Científico Honorario (GACH) respecto a si hubo consulta previa, y a esa polémica se sumó ayer la candidata a intendenta por la coalición multicolor, Laura Raffo.

Desde el Grupo Centro no quieren realizar declaraciones ni balances porque entienden que el tema se politizó y que las empresas quedaron en el medio, según dijo uno de sus referentes. Pero un relevamiento realizado ayer por El País en unos diez comercios elegidos al azar encontró como respuesta que la mayoría vendió entre el doble y el triple que un sábado normal en época de pandemia. Eso sí, muchos locales estuvieron abiertos más de lo habitual, porque el sábado suelen cerrar a las 14 y esta vez el horario se extendió hasta las 17 o 18 horas. Y algunos vendieron hasta cuatro veces, como la tienda mencionada al inicio de esta nota. “Lo que sí, es imposible seguir el protocolo” elaborado por el sector empresarial, dijo una de las vendedores de ese local. “Somos dos personas y en el comercio un día como el sábado puede haber seis o siete clientes adentro. ¿Cómo hacés para desinfectar y aislar cada prenda que tocan? Es realmente inviable”, contó.

18 de julio peatonal este sábado. Foto: Leonardo Mainé
18 de julio peatonal este sábado. Foto: Leonardo Mainé

El sábado “fue un descontrol, la gente vino a 18 como si no pasara nada”, dijo a El País la encargada de una tienda que ese día vendió más del doble que un día normal.

En una tienda vecina, de vestimenta femenina, la encargada dijo a El País que el sábado facturó un 40% más. Se sorprendió por las pocas medidas de protección de los clientes, que en algunos casos querían entrar sin tapabocas o acompañados por toda la familia. En ese local, que es amplio, pusieron como regla un máximo de 10 personas adentro (el resto hacía cola afuera) y se prohibió entrar en grupos numerosos, como padres con hijos.

En una zapatería, más pequeña, permitieron solo tres personas adentro del comercio al mismo tiempo. “Un vendedor por cada cliente, es la única opción que tenemos”, explicó la encargada.

¿Y ahora qué pasará? El director de Movilidad de la IMM, Pablo Inthamoussu, dijo ayer en rueda de prensa que la intendencia evalúa si se repite o no la experiencia y, en caso de seguir, si incluyen cambios.

La reunión de definición será mañana y allí participarán autoridades departamentales y del Grupo Centro, pero además invitarán a expertos del grupo científico que asesora al gobierno. “Pero sabemos que no es fácil para ellos, tienen muchísimo trabajo", admitió Inthamoussu.

¿La intendencia coordinó con el gobierno? El propio intendente Christian di Candia había declarado al diario El Observador que la experiencia “está respaldada absolutamente” por el grupo científico, pero ayer Inthamoussu explicó que no existió un acuerdo concreto con el GACH. Dijo que sí hubo consultas. De hecho, contó que estuvo en “comunicación personal y no fue una ni dos” veces con Rafael Radi, coordinador del grupo.

El científico, en cambio, dijo ayer en el programa Desayunos Informales de canal 12 que el grupo no trabaja “en la instrumentación de los espacios públicos” y que las decisiones son de exclusivo resorte de la autoridades. Desde el MSP también habían dicho a El País el fin de semana que no fueron consultados por la IMM.

El tema entró en la campaña departamental: Laura Raffo dice que fue una decisión “irresponsable”
Montevideo: la idea es que la principal avenida sea peatonal todos los sábados en la tarde. Foto: Leonardo Mainé

El candidato frenteamplista Daniel Martínez fue el único que participó del paseo sabatino en 18 de Julio y publicó en su cuenta de Twitter varias fotos con este mensaje: “La propuesta es muy buena, el día acompaña y la gente disfruta del paseo”.

Pero el tema ahora entró en la campaña electoral, que vuelve a arrancar. Tras unas primeras horas de silencio, la candidata de la coalición multicolor Laura Raffo dijo a El País que “fue una decisión irresponsable” porque la Intendencia de Montevideo “no consultó a las autoridades sanitarias, no coordinó con el gobierno ni tampoco con el comité científico honorario”.

Raffo admitió que “buscar espacios públicos para que la gente pueda estar un rato al aire libre” es una idea “muy noble”, así como tratar de reactivar el comercio. “Pero está claro que lo de avenida 18 de Julio peatonal salió mal”, dijo la candidata, quien aseguró que “se buscó usar esta acción para hacer campaña política” mientras “se aglomeraron las personas con los riesgos que esto significa en medio de una crisis sanitaria”.

Raffo dijo que el paseo “no tuvo previsión, planificación ni control alguno, poniendo en riesgo la salud de cientos de montevideanos, que concurrieron a la propuesta de buena fe y confiando en las autoridades municipales”.

A su juicio, el gobierno departamental debe reconocer “la autoridad del Ministerio de Salud Pública y consultar antes de tomar decisiones”. El País intentó sin éxito consultar al intendente Di Candia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados