FIN DE UN CICLO

Tabaré Vázquez reivindicó el legado de paz social en acto homenaje del Frente Amplio

En su acto de despedida, que organizó el Frente Amplio antes de dejar el gobierno, llamó a los frentistas a “no rendirse”.

No faltó “A redoblar”, un repaso de los discursos de Tabaré Vázquez con su clásico: “festejen uruguayos”, la actuación de una murga y la lectura del poema “No te rindas”. En su barrio natal, La Teja, el presidente se despidió del ciclo que inició en el año 2005.

Fue una despedida con música. Sonó el jingle de la campaña del 2014 (No se detiene) y la gente con la bandera de Otorgués en alto cantó: “Y ya lo ve. Y ya lo ve, el presidente es Tabaré”.

Por momentos, la euforia hacía olvidar que era un acto para decir adiós al gobierno. Por eso no faltó ninguna figura política de peso y en primera fila estaban José Mujica, Danilo Astori y Rodolfo Nin Novoa, tres veces compañero de fórmula del mandatario.

Tras la actuación de la murga “Un Título viejo”, se exhibió un video homenaje a Vázquez elaborado por el Frente Amplio y luego subió al estrado de la plaza Lafone Nin Novoa, para agradecer a su “amigo” por permitirle ser su compañero de fórmula y distinguirlo como canciller.

Emocionado, Vázquez agradeció en primer lugar al exmandatario José Mujica, a su familia y recordó a su fallecida esposa María Auxiliadora. Comenzó con una especie de “rendición de cuentas”, ministerio por ministerio en una defensa del “legado” de los gobiernos del Frente Amplio.

Fórmula: Tabaré Vázquez y Rodolfo Nin Novoa encabezaron el primer gobierno de izquierda de la historia. Foto: Juan Manuel Ramos
Fórmula: Tabaré Vázquez y Rodolfo Nin Novoa encabezaron el primer gobierno de izquierda de la historia. Foto: Juan Manuel Ramos

Vázquez no solo defendió la gestión, también criticó a la coalición que gobernará a partir de mañana por los cuestionamientos a la política económica y la falta de resultados en seguridad.

“No sé si da para reírse o llorar cuando uno escucha cuando los oscuros apóstoles toman dos o tres cositas y piensan que con eso pueden tapar lo que ha hecho Danilo (Astori) por el pueblo uruguayo”, aseguró. Insistió en que si bien se perdieron fuentes de empleo, “Uruguay nunca entró en recesión y tuvo 16 años de crecimiento ininterrumpido”.

Subrayó que las críticas al déficit fiscal y la pérdida de empleo no toman en cuenta que el destino de esos recursos fueron para las políticas sociales.

“Es un relato débil, porque existe el déficit, pero los recursos fueron a atender las políticas sociales por años dejadas de lado. No fueron para crear imposibles o favorecer a una elite privilegiada de la sociedad uruguaya, fueron para las necesidades de los más urgidos”, aseveró el primer mandatario.

En el plano de la seguridad, destacó que el Ministerio del Interior equipó a su personal con armas modernas. Aseguró que ahora hay cámaras de control, tobilleras y “un banco de ADN que es envidia de muchos países del mundo”. “¿Y me pregunto, uruguayas y uruguayos, qué hubiera pasado si no se hubiera hecho todo eso desde el Ministerio del Interior?”, insistió en la misma línea de defensa de lo actuado.

Otros puntos de gestión que nombró como logros fueron: la reinstalación de los Consejos de Salarios, la política antitabaco, el aumento del salario docente, la instalación de la UTEC, la construcción del ferrocarril central, el boleto gratuito para los estudiantes y la búsqueda de desaparecidos durante la última dictadura en los cuarteles.

En el marco de la defensa de la gestión hubo otra crítica para el gobierno electo: “Uruguay somos todos, los que se dicen que son todos y nosotros, que somos las grandes mayorías”. Aunque no lo nombró directamente fue una alusión al sector Todos del Partido Nacional, que lidera el presidente electo Luis Lacalle Pou.

Después del repaso de cada una de las políticas aplicadas, Vázquez llamó a defender “el legado” de los gobiernos del Frente”. En esta línea subrayó tres aspectos: “el crecimiento económico con justicia social”, la tranquilidad social, y la institucionalidad democrática. “Vamos a ser fieles custodios de que se respete y no se vaya para atrás en los derechos tan merecidos que tienen hoy todos los uruguayos y todas las uruguayas”, comentó Vázquez.

Sobre la paz social, remarcó la “institucionalidad democrática” existente. “No hablo de seguridad, hablo de tranquilidad social, cuando en la región hay olas y olas de reclamos populares porque están discriminados y no tienen futuro, Uruguay tiene una tranquilidad social que es producto de que se dan los derechos a las minorías”, aseguró.

Destacó que no solo “hay tranquilidad social”, sino que Uruguay, junto a Costa Rica, es el país más democrático de América Latina” con partidos políticos sólidos, lo que dijo es una garantía.

Un ruego

Ya al finalizar su discurso, Vázquez dejó de lado los números y el repaso de su gestión para apelar al lado más emocional de los frenteamplistas que deberán adaptarse al nuevo rol de oposición durante el gobierno de Lacalle Pou.

“Les pido, casi me atrevo a decir les ruego, les pido de corazón, que no se rindan”, dijo el presidente antes de leer, emocionado, el poema “No te rindas” que se le atribuye a Mario Benedetti, pero la fundación que lleva su nombre asegura que no es de su autoría.

“No te rindas por favor no cedas, aunque el frío queme, aunque el miedo muerda, aunque el sol se ponga y se calle el viento, aún hay fuego en tu alma, aún hay vida en tus sueños, porque cada día es un comienzo, porque esta es la hora y el mejor momento, porque no hay herida que no cure el tiempo”, aseguró Vázquez.

No te rindas, no te rindas, no te rindas”, repitió sin cesar, una y otra vez el presidente. Enseguida saludó al público que estaba en la plaza Lafone e hizo señas a los organizadores del acto del Frente Amplio para que Mujica se subiera al escenario primero y luego Astori, al que definió como “un amigo”. Los tres se fundieron en un abrazo que resume los 15 años de gobierno frenteamplistas con sus tres principales líderes.

Tabaré Vázquez junto a José Mujica en acto homenaje. Foto: EFE
Tabaré Vázquez junto a José Mujica en acto homenaje. Foto: EFE

Nombrado presidente de honor del Frente Amplio

El presidente del Frente Amplio Javier Miranda fue el encargado de entregarle a Tabaré Vázquez una placa que lo distingue como “presidente de honor” de la coalición.

El título no existía, pero fue aprobado ayer en la Mesa Política como homenaje al mandatario que fue dos veces presidente e intendente de Montevideo.

Miranda también hizo un discurso donde explicó las razones del acto de ayer en plaza Lafone.

“Estamos reunidos para darle un abrazo de pueblo, al entrañable compañero y decirle muchas gracias porque gobernaste con valentía”, aseguró.

Miranda también adelantó el rol que jugará el Frente Amplio en el gobierno de Luis Lacalle Pou que se inicia el 1° de marzo.

“No vamos a renunciar a todo lo avanzado a favor del pueblo. Termina un período de gobierno, pero la lucha por las causas populares continúa. Acá no afloja nadie, nos quedamos a seguir peleando y a poner freno a los atropellos que la derecha y los reaccionarios intentan poner en el proyecto de ley de urgente consideración”, aseguró Miranda.

El presidente del Frente Amplio dijo que anoche “no termina nada”.

“Empieza otra etapa, que tiene que encontrarnos unidos. Somos la principal fuerza política desde hace 20 años

Lejos estamos de sentirnos derrotados”, concluyó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados