PRESIDENTE HIPERACTIVO

El agitado verano de Luis Lacalle Pou

Entre las tareas de la transición y su contacto con la gente el presidente electo no para.

Luis Lacalle Pou en el homenaje a Pablo Falero. Foto: Marcelo Bonjour.
Luis Lacalle Pou en el homenaje a Pablo Falero. Foto: Marcelo Bonjour.

Luis rompe el protocolo y dedica una hora a sus seguidores que aguantaron la lluvia para festejar. Luis viaja con su familia a Costa Rica. Vuelve y negocia la integración de su gabinete. Luis pasa fin de año en La Barra y va a Punta del Este para hace surf en La Brava. Luis toma sol en la playa con su esposa Loli; matean y caminan por la orilla del mar. Luis viaja a Paysandú en alpargatas para el habitual acto recordatorio de Leandro Gómez. Luis va a Maroñas para ver el Gran Premio Ramírez y le entrega un reconocimiento al histórico jockey Pablo Falero por su retiro. Luis para su camioneta en Maldonado para auxiliar a una familia brasileña accidentada en la ruta. Luis camina por Gorlero sin custodia. Inaugura un salón inmobiliario y dedica su primer discurso político del 2020. Luis con su padre, el expresidente Lacalle Herrera colocan la piedra fundamental de la Fundación Pablo Atchugarry. Luis viaja hasta La Paloma para descansar. Va a la verdulería en chancletas y musculosa. Se saca selfies, conversa con los vecinos. Luis va a la churrería de siempre para comprar la merienda. Luis vuelve a Montevideo y trabaja en el armado de cargos de las empresas públicas.

Festejos del Partido Nacional tras la victoria de Luis Lacalle Pou. Foto: Marcelo Bonjour.
Festejos del Partido Nacional tras la victoria de Luis Lacalle Pou. Foto: Marcelo Bonjour.

El verano del presidente electo Luis Lacalle Pou fue más que agitado. La intensa agenda de trabajo, descanso y esparcimiento lo tuvo con una importante exposición pública en actividades de lo más diversas. Muchas de ellas sin custodia, lo que generó la atención de la gente que lo fotografiaba en sus diferentes apariciones.

Luis, su nombre así a secas, lo repiten insistentemente para pedirle fotos, firmas de libros saludarlo o incluso pedirle trabajo. “Luis, mirá que yo sigo en Presidencia, en la Torre Ejecutiva, y para lo que sea estoy. Te dejo mi tarjeta por las dudas si tenés algo”, le dijo una señora de no más de 50 años semanas atrás. La mujer esperó cuatro horas a que el futuro mandatario saliese de su sede partidaria ubicada en Bulevar Artigas.

Lacalle particpió de la Expo Rael Estate organizada por la Asociación de Promotores Privados de la Construcción del Uruguay. Foto: Ricardo Figueredo
Lacalle particpió de la Expo Rael Estate organizada por la Asociación de Promotores Privados de la Construcción del Uruguay. Foto: Ricardo Figueredo

La “bola” se fue corriendo con el paso de los días y cada día hay un grupo de gente que dedica unas cuantas horas para esperar a Lacalle Pou que termine su jornada de trabajo en la sede.

Una de sus seguidoras habitual es la guarda de un ómnibus del de la empresa UCOT, Carmen Machado. La trabajadora para el viaje en la parada ubicada en la puerta de la sede para saludar al presidente electo cada vez que coincide con su salida.

Su fanatismo por el líder blanco le costó una suspensión el día que se confirmó el triunfo del partido Nacional el jueves 2 de diciembre, porque se quedó festejando en el lugar y dejó al ómnibus sin servicio.

Luis Lacalle Pou se saca una selfie con un militante.

El presidente electo es consciente que su responsabilidad a partir del 1° de marzo será clave, pero ya le adelantó a su equipo de trabajo que no quiere perder contacto con la gente. “Está como Droopy. Aparece en todos lados y a toda hora”, comentó un amigo personal de Lacalle Pou sorprendido por la hiperactividad del futuro mandatario.

Él hace referencia al dibujito animado de la Metro Goldwyn Mayer, aquel perro que lograba multiplicarse para estar al mismo tiempo en diferentes lugares.

La sobre exposición de Lacalle Pou fue un punto observado por dirigentes del frente Amplio, que -fuera de micrófonos- sostienen que se trata de una estrategia del presidente electo para mostrarse más cercano a los ciudadanos.

El frenteamplista y asesor del Ministerio de Economía, Gabriel Papa publicó una serie de capturas de artículos de prensa de las diferentes actividades de Lacalle Pou.

Luis Lacalle Pou se saca una selfie con un militante.

“Luis Lacalle Pou se encuentra en Rocha y fue fotografiado en una verdulería”, “El presidente electo Luis Lacalle estuvo vacacionando por La Paloma, en Rocha y saludó a residentes y turistas”, “El curioso caso que protagonizó Lacalle Pou al rescatar a una familia brasileña”, son los titulares que eligió.

“A la pucha, ¿no será mucho?”, comentó en su cuenta de Twitter. El economista Papa fue quien fotografió con su celular a Jorge Polgar, quien era el viceministro de Economía en 2014 cuando hizo “la bandera” en una columna de Plaza del Entrevero desafiando al blanco Lacalle Pou.

Javier Mazza, licenciado en filosofía y especialista en estrategias comunicacionales, analizó el arranque del año del presidente electo. Destacó la agenda apretada, y resaltó como llamativo que haya anunciado que solo se tomaba diez días de vacaciones.

Luis Lacalle Pou se saca una selfie con un militante.

Hay varias lecturas. Una es que le está poniendo manos al cambio. Se comunica el énfasis fuerte que planteó en sus discursos de campaña del trabajo intenso que iba a significar la transición”, comentó. Mazza aclaró que no quiere decir que en las pasadas transiciones de gobierno no se haya trabajado con igual intensidad.

La diferencia que observa el especialista es que en el actual cambio de mando hay un objetivo del gobierno entrante de comunicar cada una de las actividades: las formales y también las de esparcimiento.

“Por otra parte, hay una intensidad que va de la mano con la connotación de juventud. Es el presidente más joven entre los de la vuelta a la democracia. De verlo en la costa de Rocha en musculosa, en Punta del Este, son imágenes que ayudan a dar esa idea de juventud. Y cuando se lo suma a sus tareas de transición, en su oficina, en las reuniones de trabajo tenemos esa lectura del tipo joven y con la energía”, comentó el especialista en estrategias comunicacionales.

Para Mazza, las salidas públicas de Lacalle Pou lo llevaron a comparar con la forma de comunicar que ha mostrado el presidente de Estados Unidos, Donald Trump. “Un caso que me viene a la mente es Trump. Cada 15 días lo ves jugando al golf, y luego reunido con gente trabajando”, comentó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error