ENTREVISTA

Juan Pedro Mir: “El gobierno hace cosas que propuso Eduy21”

Cree que el gobierno ha dado pasos certeros, pero al mismo tiempo advierte que con tan poco presupuesto es difícil, otra vez, que se logren reformas educativas significativas.

Juan Pedro Mir. Foto: Leonardo Mainé
Juan Pedro Mir. Foto: Leonardo Mainé

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Fue el director de Educación en el último gobierno del Frente Amplio, hasta que Tabaré Vázquez lo relevó del cargo tras cuestionar su promesa de “cambiar el ADN” de la educación. Al parecer el tiempo le dio la razón. Hoy, Juan Pedro Mir es el director del Colegio José Pedro Varela y uno de los referentes de Eduy21, la organización multipartidaria que exige transformaciones en la enseñanza y que esta semana presentó un documento instando a volver de forma definitiva a la presencialidad. Cree que el gobierno ha dado pasos certeros, pero al mismo tiempo advierte que con tan poco presupuesto es difícil, otra vez, que se logren reformas significativas.

-El documento de Eduy21 recuerda que hasta julio, cuando estuvieron suspendidas las clases presenciales, solo el 50% de los estudiantes continuaron con sus estudios. ¿Cómo afectará esto?

-Todo esto va a afectar en los perfiles de egreso y se va a notar más la diferencia entre de los niños según sus contextos.

-Diferencias en cuanto a quienes van a instituciones públicas o privadas.

-Seguramente. No tengo datos concretos, pero sé que muchas instituciones privadas lograron establecer la presencialidad total y las escuelas públicas no. Esto afecta los derechos de los niños, porque algunos van todos los días y otros la mitad o menos.

-¿Las clases virtuales sustituyen las presenciales?

-En las clases más pequeñas, hasta cuarto de primaria, la educación virtual es un acompañamiento. La educación escolar es presencial.

-¿Cómo cree que el gobierno ha manejado toda esta situación?

-Lo hizo bien. Ha mostrado que tiene el timón, que sabe lo que está haciendo. Hoy somos el único país de América Latina que tiene presencialidad en la educación. Lo que nosotros desde Eduy21 estamos viendo, es que es necesario pasar a otra etapa, y prepararnos para un 2021 que, a la luz de lo que pasa en Europa, también puede ser complejo.

-Ustedes proponen crear un grupo asesor para la educación. ¿Cómo funcionaría?

-Una de las inspiraciones de esto son los científicos que asesoran a Presidencia. Hay personas con capacidad que pueden aconsejar a nivel de la enseñanza, porque también estamos ante una emergencia educativa. Por ejemplo, algo que hay que hacer con urgencia es ganar más metros cuadrados para los niños.

-Durante los gobiernos del FA se habló mucho sobre el trabajo que se hizo en infraestructura. ¿No alcanzó?

-Indudablemente hubo un esfuerzo inédito en esos 15 años. Pero todavía falta.

-Ustedes en su comunicado hablan de “avanzar hacia la plena presencialidad”. Con estos problemas en los edificios, ¿cómo se puede hacer?

-Es que no se puede hacer de un día para el otro, es un proceso. Lo que nosotros estamos viendo es que Uruguay tiene un conjunto de recursos edilicios en todo el tejido nacional, estructura ociosa y subutilizada, que puede ser utilizada. Hablamos de espacios deportivos, por ejemplo. Planteamos también la creación de un fideicomiso, parecido a lo que es el fondo COVID.

-¿Cómo se financiaría?

-Con aportes públicos, de excedentes, de ahorros en distintas partes del Estado; y también privados. Y que sea un fondo puntual, que no esté incluido en el Presupuesto.

-Proponen la reorganización de los bloques educativos para que sean bimestrales. ¿Cómo funcionaría esto?

-Ante la posible suspensión de clases y el pasaje a la virtualidad, pensamos que la estructuración de bloques de enseñanza bimestrales permite la construcción de un seguimiento más cercano de cada niño. En dos meses podemos decir cuánto avanzó y después hacer propuestas específicas para que continúe.

-¿Esto sería solo para esta situación en particular?

-Sí, está pensando para ahora, pero yo creo que Uruguay debería repensar su calendario escolar. Esta situación de tener un período vacacional que empieza a mediados de diciembre y termina a principios de marzo, hace que el niño dependa casi exclusivamente del contexto sociocultural para que recuerde lo que aprendió y siga avanzando.

-El gobierno tiene algunos jerarcas que se habían mostrado cercanos a Eduy21. Es el caso del ministro Pablo da Silveira, del presidente de la ANEP, Robert Silva, y de la directora de Planificación Educativa, Adriana Aristimuño. ¿El gobierno está dando pasos hacia lo que Eduy21 cree que hay que hacer?

-Sí, es indudable. Si uno ve la propuesta de Presupuesto en los fundamentos, no en las partidas, hay muchos elementos que fueron planteados por Eduy21. Se están haciendo algunas de las cosas. Hay muchos puntos de conexión.

-¿Y en cuanto a las partidas?

-Y no. Obvio que esta situación afectó. Nosotros decimos que se precisa más dinero para hacer los cambios, por lo menos un 1% más del PIB, y hoy eso es muy complejo.

-En el gobierno anterior usted fue relevado de su cargo de director de Educación, luego de decir que “cambiar el ADN” de la educación, como había prometido el presidente Tabaré Vázquez, no sería posible. En esta administración, teniendo en cuenta lo que se ha hecho hasta ahora, ¿cree que sí se podrá?

-Voy a cambiar la metáfora del ADN. Yo creo que esa no es una expresión feliz, porque el cambio de ADN es hacer una modificación genética y lo pedagógico va por otro lado. Uruguay lo que necesita es apostar de una vez por todas a la educación pública. Y esto no es solo para los sectores del primer y segundo quintil, porque la clase media tiene que volver a poder confiar en la escuela pública.

-¿En este 2020 tan particular, deberían repetir aquellos estudiantes que no consigan las aptitudes propias de su grado?

-El problema que vamos a tener no se limita a 2020; esto se extiende a 2021, 2022… No sabemos lo que va a pasar. Y no se va a poder suspender a un niño durante tres años. Lo que se debe hacer es extender el calendario escolar. Uruguay insiste mucho en la repetición y ese no es el camino para optimizar los aprendizajes.

-¿Tiene remedio el sistema educativo uruguayo?

-Indudablemente sí. Uruguay puede convertirse en polo educativo en 20 años. Tenemos todo para hacerlo, pocos jóvenes y niños, los docentes y el espacio necesario.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados