POLICÍA

Bonomi: "Pensé que tenía que ir" al funeral, pero "me dijeron que no"

El ministro del Interior contó por qué no estuvo presente en el funeral del policía que murió el miércoles tras recibir varios balazos en Malvín.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Bonomi

Ayer jueves despidieron los restos del policía Roberto Fernando Cortés, quien asesinado el miércoles de siete disparos por dos delincuentes que intentaron robarle el auto en la zona de Malvín.

Más de 20 patrulleros con las luces de las sirenas encendidas comenzaron a formar una caravana en la parte trasera de la Organización Salhon, donde fue velado, aguardando la procesión que llevaría a Cortés hasta el Panteón Policial del Cementerio del Norte.

Entre los aplausos y el grito de "Viva la Policía Nacional", no faltaron los reclamos hacia el ministro del Interior, Eduardo Bonomi, por no haberse presentado ni en el entierro ni en el velatorio.

"¿Dónde está Bonomi? ¿Ustedes lo ven?", preguntó una señora en voz alta a decenas de policías y medios de prensa que se encontraban ayer en el cementerio. "No, no está. Y así estamos", se contestó ella misma ante el silencio de los presentes.

Esta mañana, el ministro contó en una entrevista con el programa De Ocho a Diez de radio Uruguay el motivo por el que no se hizo presente.

Bonomi dijo que no fue al funeral del agente "por duda de si fue una irregularidad o no (...) Pensé que tenía que ir, pero me dijeron que no".

"Consulto a la dirección de la Policía y no queremos alentar la irregularidad", agregó, explicando que "cuando se determina que (la muerte de un agente) es una caída en un acto de servicio, ahí sí, (se lo despide) con todos los honores y yo voy".

Cortés, de 40 años, el policía asesinado, estaba casado, tenía dos hijos y recientemente había sido ascendido por méritos debido al esclarecimiento de un homicidio ocurrido en el año 2016.

En la noche del martes se encontraba en su vehículo estacionado en Malvín, en las inmediaciones de Candelaria y Asamblea, aguardando a que su mujer saliera de trabajar de un conocido spa de la zona. Fue durante ese lapso que dos delincuentes pasaron por el lugar, vieron al hombre dentro del vehículo, se detuvieron frente a él y lo amenazaron con un arma de fuego exigiéndole que descendiera del auto, según explicó el Ministerio del Interior en su página web.

Cortés demoró unos minutos y antes de que pudiera bajarse uno de los delincuentes le gritó al otro: "¡Tirale que es policía!". Siguiendo las órdenes, el rapiñero que iba armado le efectuó siete disparos al efectivo, que esa noche se encontraba vestido de civil por tratarse de su día libre.

Los compañeros de Cortés, sostienen que lo identificaron como policía al verle la pistola Glock que llevaba consigo.

Cuatro proyectiles lo hirieron en la parte izquierda del tórax, otro en la entrada del esternón y dos balazos alcanzaron sus miembros inferiores, uno en la pierna derecha y otro en la pierna izquierda.

La emergencia médica que se hizo presente en el lugar atendió al herido y lo trasladó al Hospital Policial, donde poco después falleció.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Tags relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)