ESTADOS UNIDOS

Trump entra de lleno en la campaña por su reelección

Quedan dos meses y medio para las elecciones y comienza y la campaña comienza a tomar fuerza en los días previos a las convenciones.

Donald Trump, presidente de Estados Unidos. Foto: Reuters
Trump llegando ayer viernes al hospital Presbiteriano de Nueva York a visitar a su hermano menor Robert. Foto: Reuters

El lunes 17 se abre la convención demócrata que proclamará la fórmula presidencial Joe Biden-Kamala Harris para las elecciones del 3 de noviembre en Estados Unidos. Y la semana siguiente le corresponderá a la convención republicana hacer lo propio con la dupla Donald Trump-Mike Pence, que va por la reelección.

Los movimientos en ambos bandos de esta semana hacen prever que el tramo final de la campaña será de golpes duros. Por ejemplo, Trump comenzó a organizar su contrataque a la campaña de Biden, con el anuncio de varios mítines que competirán en atención con la convención demócrata.

La campaña de Trump anunció que visitará estados claves durante los días en que se celebra la convención demócrata, del 17 al 20 de agosto.

Trump irá Minesota, Wisconsin, y a la localidad fronteriza de Yuma, en Arizona, entre el lunes y el martes, para “destacar el historial de fracasos de Joe Biden”, anunció la campaña de reelección del presidente.

Además, según varios medios locales, Trump se desplazará después a Pensilvania, donde el jueves 20 visitará Scranton, la ciudad donde nació Biden, el mismo día en el que el candidato demócrata dará su discurso para aceptar la nominación.

El cónclave demócrata, organizado en un principio en Milwaukee (Wisconsin), pero que debido a la pandemia se celebrará virtualmente, sin las grandes multitudes de otros años, será de todos modos la primera gran tribuna para Biden y Harris, cuya entrada en escena ha contribuido a una mejora en las encuestas y más de 48 millones de dólares en donaciones de campaña.

La “contraprogramación” planteada por Trump se centrará en presentar los “fallos de Joe Biden en empleo y economía”, así como en atacar al candidato demócrata en temas como la inmigración y seguridad fronteriza.

Joe Biden y Kamala Harris. Foto: Reuters
Joe Biden y Kamala Harris. Foto: Reuters

Pero Trump también se está centrando en dividir a la fórmula demócrata, diciendo por ejemplo que Harris trató “peor que a nadie” a Biden durante el período en que ambos compitieron en las primeras por la candidatura presidencial.

Además, Trump alentó esta semana teorías que dicen que Harris no puede ser presidenta o vicepresidenta porque es hija de padre jamaicano y madre india, pese a que nació hace 55 años en California.

“Acabo de escuchar eso, lo escuché hoy, que ella no cumple con los requisitos”, respondió Trump consultado por una periodista durante su conferencia diaria de prensa sobre coronavirus. “No tengo idea de si eso es correcto -añadió-. Habría asumido que los demócratas lo habrían comprobado antes de elegirla como candidata a vicepresidente. Pero eso es muy serio”.

Y remató preguntando nuevamente a la reportera: “¿Están diciendo que ella no califica porque no nació en este país?”.

Hija de un padre jamaiquino y una madre india, Harris nació el 20 de octubre de 1964 en Oakland (California), por lo que es ciudadana estadounidense de nacimiento y puede acceder a los dos más altos cargos del país, la Vicepresidencia y la Presidencia. La Constitución asegura que solo un “ciudadano natural por nacimiento” puede ser presidente de Estados Unidos, pero recientemente en un artículo en Newsweek un profesor de derecho especuló con que esa figura no aplica a estadounidenses con ambos padres extranjeros, algo que no está en línea con la interpretación comúnmente aceptada.

No obstante, Trump se ha servido del ruido creado para resucitar unas dudas sobre la nacionalidad de Harris del mismo modo que hizo en su día con el expresidente Barack Obama. Precisamente, en una prueba más de que la campaña electoral está ya en plena marcha, Obama se lanzó ayer viernes a la arena política para criticar a Trump “por estar más preocupado por la supresión del voto que por la supresión del virus” causante de la pandemia.

Servicio Postal.

El expresidente demócrata defendió el papel del Servicio Postal, que el jueves Trump dijo que no financiará con nuevos fondos de emergencia, como proponen los demócratas. “Todo el mundo depende del USPS (Servicio Postal de Estados Unidos). Los mayores para su seguridad social; los veteranos para las medicinas; los pequeños negocios que quieren mantener las puertas abiertas. No pueden ser un daño colateral de una Administración más preocupada por suprimir el voto que por suprimir el virus”, señaló Obama en Twitter, que hasta ahora se había mantenido al margen del fragor de la campaña.

Trump reiteró que no va a acceder a que se aprueben 25.000 millones de dólares en fondos para el Servicio Postal y otros 3.600 millones para las elecciones porque se utilizarían para el voto por correo, que él afirma que es fraudulento, pese a que lo solicitó para votar en Florida, donde está registrado para votar el 3 de noviembre. “Quieren 3.500 millones de dólares para algo que se ha demostrado que es fraudulento, que será básicamente dinero electoral. Quieren 3.500 millones de dólares para el voto por correo. Voto por correo universal”, señaló Trump en rueda de prensa. De todos modos, Trump se mostró abierto a la propuesta de los demócratas “si ellos nos dan lo que queremos (...) Lo que quiere el pueblo estadounidense”, dijo en referencia a un nuevo paquete de estímulo por la pandemia.

Visita al hermano internado en Nueva York

El presidente Donald Trump visitó ayer viernes a su hermano menor Robert, que está internado en un hospital de Nueva York. Trump llegó al Hospital Presbiteriano de Nueva York en Manhattan con la cara cubierta por una mascarilla. La visita duró unos 45 minutos. “Está pasando un momento difícil”, dijo el presidente sobre su hermano menor. Nacido en 1948, Robert Trump está gravemente enfermo, según informes de prensa que no entraron en detalles. Ni la Casa Blanca ni el mandatario explicaron qué problema de salud tiene. Robert Trump ha sido durante mucho tiempo parte vital del imperio inmobiliario familiar y es muy leal al presidente. Acudió sin éxito a los tribunales para tratar de obtener una orden judicial que impidiera la publicación del libro de su sobrina Mary Trump, sobre el presidente titulado Demasiado y nunca suficiente: cómo mi familia creó al hombre más peligroso del mundo. El libro fue una “desgracia”, dijo Robert Trump.

Marge Simpson responde a asesora de Trump

Marge Simpson le respondió ayer viernes a una asesora del presidente Donald Trump, que comparó a Kamala Harris con el personaje de Los Simpson.

Jenna Ellis, asesora de campaña y abogada de Trump, escribió en Twitter el miércoles que la compañera de fórmula del candidato demócrata Joe Biden “suena como Marge Simpson”.

“Normalmente no me meto en política, pero la asesora del presidente, Jenna Ellis, acaba de decir que Kamala Harris suena como yo”, comenzó Marge en un video en el que aparece en un escenario y publicado en la cuenta verificada de Los Simpson, también en Twitter. “(Mi hija) Lisa cree que no lo dijo como un cumplido”, siguió el personaje a quien la actriz Julie Kavner da su voz en inglés. “Como una ama de casa corriente de suburbio comienzo a sentir que se me falta un poco al respeto”, continuó. “Enseño a mis hijos a no insultar... Jenna”.

“Iba a decir que no me rompiera las pelotas pero pensé que me iban a poner el pito” de censura, comentó al final ya en su casa.

Harris, de 55 años, podría atraer a votantes más jóvenes y a las mujeres, en particular a esas de los suburbios que han dejado de apoyar a Trump, según las encuestas. Trump ha dicho, sin embargo, que “la ‘ama de casa suburbana’ votará” por él como en 2016, prometiendo seguridad y políticas que impidan la construcción de viviendas sociales en esas zonas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados