Las protestas en Buenos Aires

La marcha anti G20 más vigilada

Miles se manifestaron en Buenos Aires en medio de un imponente operativo policial.

Activistas pintadas con los colores de los países del G20 encabezaron la marcha. Foto: EFE
Activistas pintadas con los colores de los países del G20 encabezaron la marcha. Foto: EFE

Decenas de miles de personas se manifestaron ayer viernes contra la cumbre del G20, en una Buenos Aires semidesierta y bajo un inédito dispositivo de seguridad que limitó al mínimo el servicio de transporte público en la ciudad.

La marcha fue convocada por la "Confluencia Fuera G20 FMI", que reunió a más de un centenar de grupos políticos, organizaciones sociales y sindicatos. En la cabecera de la marcha, iba un grupo de mujeres con los torsos desnudos y el cuerpo pintado con las banderas de los países participantes, que centraron la atención de las cámaras.

Con grandes pancartas con mensajes como "Fuera Trump" y "Fuera el FMI", los manifestantes recorrieron la céntrica avenida 9 de Julio, cuyas calles adyacentes fueron bloqueadas con vallas metálicas custodiadas por unos 2.500 agentes y guardias de infantería. Algunos de los carteles tenían las imágenes del presidente argentino, Mauricio Macri, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, la primera ministra británica, Theresa May, y por supuesto del presidente estadounidense Donald Trump.

El recorrido había sido pautado con las autoridades y terminó frente al Congreso de la Nación sin que se registraran incidentes.

Debido a la cumbre del G20, ayer viernes fue declarado feriado. También se suspendió el servicio de metro y de trenes que sirven principalmente a la periferia de Buenos Aires. En la ciudad, pocos comercios abrieron, y las escuelas y universidades permanecieron cerradas.

A la cabeza de la marcha que colmó seis cuadras de la avenida 9 de Julio, la más ancha de Buenos Aires, se ubicaron líderes de los grupos convocantes. La mayoría de los manifestantes acudieron organizados, principalmente por partidos de izquierda y movimientos antiglobalización.

Un puñado de turistas se mantuvo ajeno, paseando en un día soleado por una vacía Plaza de Mayo, en el casco histórico de Buenos Aires, frente a la Casa Rosada. Los organizadores querían concluir allí la marcha, pero el gobierno no lo autorizó.

Varias camionetas blindadas de las fuerzas de seguridad fueron desplegadas para evitar que los manifestantes se desviaran del trayecto acordado.

Un helicóptero sobrevoló la marcha donde se entonaron cánticos contra "el imperialismo, las guerras y el hambre que mata a los pueblos".

Vecinos y manifestantes se mostraron fastidiados con el desmesurado operativo que cortó el centro de la ciudad en dos. "Es excesivo porque el pueblo tiene derecho a manifestarse y a reclamar a sus autoridades y en este caso expresar sus quejas contra los jefes del mundo", dijo Félix Fleitas, de la agrupación ambientalista Emancipación Sur.

El Gobierno argentino dijo que hay 22.000 efectivos, de seis diferentes fuerzas de seguridad, afectados a esta cumbre del G-20.

COFE y Adeom participaron de la marcha en contra del G20. Foto: Valeria Ripoll
COFE y Adeom participaron de la marcha en contra del G20. Foto: Valeria Ripoll

La reunión de los mandatarios en Hamburgo el año pasado fue empañada por activistas anticapitalistas que causaron destrozos. A fin de evitar una situación similar, el gobierno de Macri y representantes de manifestantes en el país alcanzaron un acuerdo para hacer una protesta pacífica.

El temor a la erupción de disturbios durante la cumbre aumentó tras el incidente el fin de semana en el marco de la final de la Copa Libertadores entre River Plate y Boca Juniors, que se suspendió cuando hinchas riverplatenses atacaron al bus que transportaba a los jugadores xeneizes. Ahora la final se jugará en una semana en Madrid.

Mientras en Buenos Aires la marcha se hizo a primera hora de la tarde y sin grandes incidentes, en Montevideo un pequeño grupo de jóvenes causó destrozos en el centro, en lo que pretendió ser otra protesta contra el G20.

A los 88 años en la calle protestando

Entre las figuras más reconocidas en la marcha en Buenos Aires, destacó Nora Cortiñas, miembro de las Madres de Plaza de Mayo, de 88 años, quien declaró a EFE: "Estamos acá para repudiar la política económica del Gobierno, que acepta que venga el G20 y el FMI a darnos instrucciones de cómo tenemos que gobernar el país económicamente. No los queremos acá, que se vayan".

Buenos Aires, "ciudad fantasma" por el G20
Cortado el tránsito de vehículos y personas en el microcentro porteño. Foto: EFE

El ajetreo que se vive en el centro de convenciones Costa Salguero de Buenos Aires, donde ayer viernes se inició la cumbre del G20, contrasta con el panorama de "ciudad fantasma" que ofrece la capital argentina por las medidas para garantizar la seguridad del evento. Múltiples zonas de la ciudad y líneas de transporte fueron cortadas al tráfico de vehículos y peatonal para controlar la seguridad de esta cumbre anual. Además, con el objetivo de vaciar la ciudad y facilitar la labor de las fuerzas de seguridad, el Gobierno argentino decretó festivo ayer viernes y la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, recomendó a todas aquellas personas "que puedan irse de la ciudad", que lo hagan. El resultado es visible tanto en las vías afectadas por el corte como en las cercanas, que presentan un aspecto mucho más tranquilo que cualquier otro viernes, al sustituir a los transeúntes, coches y colectivos (autobuses) por vehículos policiales, vallas y cuerpos de seguridad, que suman un total de 22.000 agentes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)