Contaminación

Buscan responsables por agua que dañó a usuarios

OSE investiga alteraciones químicas en la Costa de Oro.

Agua nociva: el problema registrado por los vecinos. Foto: D. Borrelli
Agua nociva: el problema registrado por los vecinos. Foto: D. Borrelli

El pasado fin de semana, residentes de todo el año o turistas que estaban de vacaciones en algunos balnearios de la Costa de Oro, en el departamento de Canelones, sufrieron problemas con el suministro de agua de OSE. Pero en esta ocasión no se trató de un corte, de falta de presión o simplemente de un episodio más de turbiedad.

A través de las redes sociales, los usuarios comenzaron a publicar fotos y videos en donde se observa que las canillas parecían surtidores de capuccinos: el agua potable salía impotable, marrón y con espuma.

Y con un tono más grave que esa denuncia a través de imágenes, se fueron sucediendo relatos de personas que llegaron a ducharse y luego describieron complicaciones en la piel, serias, no solo enrojecimiento.

Poco después de que desde OSE se solicitara, también a través de las redes sociales, que la gente de esos balnearios no consumiera el agua de la canilla hasta que se solucione la situación, algunos usuarios contaron sus accidentes y peripecias que los derivaron a centros asistenciales.

Una de los afectados, Denise Vizziano, escribió en facebook que sufrió quemaduras mientras se estaba bañando, al igual que otras personas que se terminaron atendiendo en el Casmu de Salinas.

Adriana Comotto, por la misma vía, dio un testimonio similar, reproduciendo el hecho de que una amiga suya de Las Toscas tuvo quemaduras en el rostro.

Entre el sábado y el domingo OSE anunció que alteraciones en la configuración de la red del sistema de Laguna del Cisne provocaron los “fenómenos de turbiedad” en la zona de Atlántida, Las Toscas y Parque del Plata. La extensión de la red afectada no permitió conocer enseguida cuándo se volvería a la normalidad ni qué estaba aconteciendo. El organismo dispuso entonces de dos camiones cisterna que se establecieron en Atlántida y Las Toscas sobre la ruta interbalnearia. En esos puntos se llenaban con agua potable bidones y tanques a quienes hasta allí concurrieran. Este fenómeno no guardaba relación con otro corte ocurrido la semana pasada en la misma región debido a la rotura de cañerías. A esas alturas la gente se preguntaba si habría descuentos de tarifas y quería saber quién correría con los gastos en médicos.

En la tarde ayer, OSE emitió un comunicado en donde asegura que dispuso las medidas administrativas pertinentes para esclarecer los hechos y determinar las responsabilidades correspondientes.

También se afirma que entabló contacto con cinco personas que le manifestaron los síntomas de enrojecimiento de la piel y realizará el seguimiento de su evolución.

Además se exonerará el 100% de la factura (cargo fijo y cargo variable) del mes de febrero a los usuarios de Marindia Norte, El Fortín, Villa Argentina, Balneario Español, Atlántida, Estación Atlántida, Pinares, Las Toscas y Parque del Plata.

Lamentando los inconvenientes que este evento generó en la población, OSE explicó que la turbiedad confirmada en las localidades de Atlántida, Las Toscas, Parque del Plata y zonas aledañas, “se debió al aumento de alcalinidad del agua a la salida de la Usina de Laguna del Cisne, como consecuencia de un cambio en la configuración del tratamiento”.

Según el informe de los técnicos, se trató “de un evento inusual, donde se alteraron las características físico químicas del agua, lo que trajo como consecuencia, además de los inconvenientes de la turbiedad, un cambio en el aspecto del agua y presencia de espuma”, todo lo cual pudo “haber generado irritación en la piel” en personas “en contacto prolongado con el agua”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)