CORONAVIRUS

MSP analiza retrasar segunda dosis de Pfizer a mayores de 80 para vacunar a los que tienen entre 71 y 79

Estudios científicos avalan el plan, que serviría para empezar a inocular con la vacuna de Pfizer a quienes tienen entre 71 y 79 años.

Arribo de una nueva carga de dosis de Pfizer a Uruguay. Foto: Presidencia
Arribo de una nueva carga de dosis de Pfizer a Uruguay. Foto: Presidencia

Luego de que la Comisión Nacional de Vacunación Ampliada advirtiera en un documento enviado al Ministerio de Salud Pública (MSP) el martes que la segunda dosis de Pfizer se puede dar un poco más tarde de lo que establece el protocolo, la cartera analiza por estas horas postergar la inoculación de algunas personas para así poder iniciarla en quienes tienen entre 71 y 79 años, hasta ahora no contemplados.

El director de Salud, Miguel Asqueta, dijo a El País que esta alternativa se está analizando ante una realidad que hoy padecen varios países del mundo, entre ellos Uruguay, que es que las dosis de Pfizer no están llegando tan rápido como sería deseable. “Es menos de lo que planeábamos recibir al principio, cuando estábamos armando el plan”, reconoció el jerarca. Y añadió: “Nos quedaron atrapados los que tienen entre 71 y 79 años, por la baja cantidad de vacunas que nos fueron llegando”.

Uruguay, que compró dos millones de dosis al laboratorio con sede central en Nueva York -lo que implica un millón de inmunizaciones-, viene recibiendo unas 50.000 vacunas por semana. A través de negociaciones con Pfizer este número se ha logrado ampliar, pero desde la segunda semana de abril y no tanto como el MSP quisiera. Ayer, por ejemplo, arribó la carga semanal y llegaron 50.310 dosis. Se espera en breve alcanzar las 60.000 cada siete días, para luego pasar a 80.000.

Vacuna contra el coronavirus. Foto: Marcelo Bonjour
Asesores pidieron no dar dosis de Sinovac a personas que tienen entre 71 y 79 años. Foto: Marcelo Bonjour

El Monitor de Vacunación marcaba ayer que más de 123.000 personas recibieron la primera dosis de Pfizer. Se trata de personal de la salud, adultos mayores que viven en residenciales y mayores de 80 años.

Uruguay espera dosis de AstraZeneca, que llegarán a través del Fondo Covax de la OMS y sirven para mayores de 70, pero aún no se sabe cuándo arribarán. En este contexto, el MSP pidió días atrás a la Comisión Nacional de Vacunación Ampliada (conformada por más de 20 especialistas y académicos) que analice dos cosas: si hay evidencia científica de que la vacuna de Sinovac sirve para personas entre 71 y 79 años (hoy se da hasta los 70), y en caso de que no la hubiera, si es posible diferir las dosis de Pfizer.

En cuanto a lo primero, la comisión contestó que, aunque algunos países lo han hecho, no hay suficientes pruebas para garantizar la eficacia de Coronavac en ese grupo. Sobre lo segundo se advirtió que un corrimiento de fechas menor no causaría problema en la inmunización.

Lo que la comisión dice, señaló Asqueta, es que “en caso de restricción severa de disponibilidad de dosis se podría extender el plazo de la segunda; es decir, se excluiría la recomendación de que lo óptimo es dar la segunda dosis a los 28 días”. Y agregó: “Es una recomendación que está sustentada en evidencia científica. No es algo que, en caso de confirmarse, se haga por decisión del ministro o del director de Salud. Nos dicen, porque está probado, que no se perdería la efectividad”.

Miguel Asqueta. Foto: Fernando Ponzetto
Miguel Asqueta. Foto: Fernando Ponzetto

Sin embargo, esta extensión del plazo para la segunda dosis no sería aplicada para todos aquellos que recibieron Pfizer, sino que quedarían fuera de esta estrategia los trabajadores de la salud. Es decir, solo los adultos mayores dejarían de ser inoculados a los 28 días.

Asqueta prefirió no decir de cuánto tiempo sería el retraso de la segunda dosis, pero ayer Alejandro Chabalgoity, inmunólogo miembro de la comisión asesora, declaró en Sarandí que este podría ser de entre dos y cuatro semanas. “Nosotros manejamos un período promedio de, en lugar de 28 o 30 días, entre 42 y 56 para la segunda dosis, lo cual en muchísimos lados del mundo ya se está usando como norma para poder aumentar la disponibilidad de las vacunas y no tiene absolutamente ningún riesgo”, sostuvo el especialista. Según supo El País, las declaraciones de Chabalgoity generaron molestia en el gobierno, dado que todavía no hay una decisión tomada.

“Hay que vacunarlos, es población activa”

El director de Salud, Miguel Asqueta, reconoció que quienes trabajan “en la logística y la coordinación” del plan de vacunación, “dicen que para vacunar a los de entre 71 y 79 años pronto no alcanza con las vacunas que vienen llegando”. Y añadió: “Para nosotros es trascendente vacunar a esa franja etaria. Muchos tienen comorbilidades o están activos trabajando. Si no hubiera sido por el problema logístico mundial de suministro, ya se les habría dado una dosis”.

Las cifras del COVID-19 en Uruguay
Test de coronavirus. Foto: Reuters.

En el día de ayer, además de los 2.002 casos nuevos a nivel nacional, se notificaron otros 1.093 que no habían sido incluidos en los informes de días pasados. Por otro lado, Rivera, el departamento que había comenzado con capacidad ociosa en nueve de cada diez centros de vacunación, ahora lidera en el porcentaje de su población vacunada: al menos el 30,31% recibió su primera dosis. Muy cerca le sigue Durazno (29,94%).

En el extremo opuesto está Canelones, donde la vacunación apenas alcanza al 9,08%. Eso explica, en parte, la destitución del director de salud de ese departamento. De Canelones eran tres de los pacientes que fallecieron ayer (de 90, 88 y 50 años). Si se sigue la clasificación de riesgo de la Universidad de Harvard, Uruguay está, en promedio, en la zona roja (la de mayor riesgo). En la escala local, sin embargo, hay 18 departamentos en rojo y Flores está en naranja aunque al límite.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados