REPERCUSIONES DEL CASO GAVAZZO

El Frente Amplio fuerza la votación para cesar a cuatro generales

La bancada oficialista resolvió pasar el tema al plenario, pero faltan votos.

La bancada oficialista lleva el proyecto de destitución de cuatro generales al plenario. Foto: Nicolás Pereyra
La bancada oficialista lleva el proyecto de destitución de cuatro generales al plenario. Foto: Nicolás Pereyra

Apoco más de un mes de haberse pedido al Parlamento, la bancada de senadores del Frente Amplio se dispone a promover la votación de un proyecto de ley del Poder Ejecutivo para pasar a retiro obligatorio a cuatro generales, a consecuencia de la crisis que se vivió por la divulgación de la resolución de los tribunales del Ejército que juzgaron la actuación de José Gavazzo en la muerte del militante tupamaro Roberto Gomensoro.

Bajo la firma del presidente Tabaré Vázquez, el Ejecutivo envió al Senado el 1° de abril pasado un proyecto de ley pidiendo permiso para disponer el pase a retiro obligatorio de los generales Claudio Romano, Carlos Sequeira, Alejandro Salaberry y Gustavo Fajardo por el fallo de los tribunales de honor y de alzada en el caso Gavazzo.

Sin embargo, la dilucidación del tema no aparece sencilla: hay diferentes interpretaciones del Poder Ejecutivo y de los partidos de la oposición respecto a si es necesaria una venia del Senado para destituir a los oficiales o si basta con la voluntad del presidente Vázquez.

El lunes 29, la bancada de senadores del oficialismo recibió al ministro de Defensa José Bayardi, y luego decidió promover en la primera sesión disponible del Senado la votación del pedido de destitución de los generales, para no dilatar más el tema.

El ministro José Bayardi ya estuvo en la comisión del Senado donde se discute el tema. Foto: Darwin Borrelli
El ministro José Bayardi ya estuvo en la comisión del Senado donde se discute el tema. Foto: Darwin Borrelli

El problema que está planteado hoy en día es que primero hay que definir cuál es el criterio a emplear, o sea si el que esgrime el Ejecutivo, basado en la ley Orgánica de las Fuerzas Armadas, o el argumento de los partidos de la oposición, que se afilian al artículo 168 numeral 14 de la Constitución que establece que al presidente le compete “destituir por sí los empleados militares y policiales y los demás que la ley declare amovibles”.

En esa reunión del lunes, el ministro Bayardi reiteró que para el Ejecutivo se necesita venia del Senado. La ley 19.189 en la que se ampara el pedido, que es relativa al retiro de oficiales superiores y personal militar (modificativa de la Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas, de 1974), establece en su artículo 3° que el retiro de “los oficiales generales, o equivalentes, por iniciativa del Poder Ejecutivo, deberá contar con venia del Senado, o de la Comisión Permanente cuando corresponda, otorgada por mayoría de 3/5 de votos del total de sus componentes".

Las mayorías especiales requeridas (18 votos) señalan que se necesitan votos de los partidos de la oposición para la destitución de los uniformados.

Pedido oficial

Las mayorías especiales requeridas (18 votos a favor) indican que se necesitan manos en alto de senadores de los partidos de la oposición para la destitución de los uniformados.

La dilucidación de la diferencia será vuelta a considerar en la sesión, probablemente entre el martes 7 y el miércoles 8, pero las posiciones están claras.

Senadores del oficialismo indicaron a El País que la decisión de llevar el tema al plenario se tomó a pesar de que saben que los partidos de la oposición tienen otra interpretación del asunto para que se “hagan cargo” de la situación.

El ministro Bayardi compareció ante la comisión de Defensa Nacional, invitado por el senador nacionalista Javier García, y ratificó el criterio del Poder Ejecutivo en cuanto a que el cese de los militares necesita venia del Senado.

El hecho de pasar a retiro obligatorio a los cuatro generales es parte de la decisión que tomó Vázquez a raíz de la confesión de Gavazzo de haber arrojado a las aguas del río Negro el cadáver de Gomensoro y sus posteriores consecuencias públicas.

Además, el presidente ordenó el cese en el cargo y el pase a retiro obligatorio del entonces comandante en jefe del Ejército, general José González, y del jefe del Estado Mayor de la Defensa (Esmade), general Alfredo Erramún. Ambos, junto con el general Fajardo, integraron el Tribunal de Honor que juzgó a Gavazzo y los otros tres, Sequeira, Salaberry y Romano formaron parte del tribunal de alzada sobre el mismo caso.

Tras el cese del entonces comandante en jefe general González, el Poder Ejecutivo decidió nombrar al general Claudio Feola al frente de la fuerza de tierra, y la situación de inestabilidad institucional parece haberse calmado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados