"Justicia por mano propia"

Declaran 14 personas por la golpiza a un rapiñero

El ladrón fue ayer sentenciado a 6 años de penitenciaría.

Vecinos de Casarino cortaron la ruta para respaldar a quienes detuvieron y golpearon a un rapiñero. Foto: M. Bonjour
Vecinos de Casarino cortaron la ruta para respaldar a quienes detuvieron y golpearon a un rapiñero. Foto: M. Bonjour

Hoy desfilarán 14 personas en la sede de la Fiscalía de Toledo por el caso de la golpiza vecinal a un rapiñero en Casarino, Canelones. Son dos denunciantes, tres testigos y nueve indagados.

La fiscal Sylvia Lovesio comenzará a tomar declaraciones a la hora 14:00 en la sede de la Fiscalía local.

Desde la hora 16.30 habrá una concentración de vecinos en la puerta del edificio oficial, en respaldo a los responsables de la golpiza. Ayer, entre 150 y 200 residentes de la zona cortaron la Ruta 84, frente a la pollería rapiñada, y anunciaron que seguirán movilizados.

"Nos solidarizamos con el accionar de los vecinos. Estamos agradecidos a ellos, son valientes. No podemos permitir que sean judicializados. La Justicia tiene la oportunidad de decir si está a favor de los delincuentes o de los trabajadores", dijo Diego Del Valle, miembro de la coordinadora nacional de "Vecinos en Alerta".

El activista, que ofició de vocero de los movilizados, indicó que el incidente "fue una situación de extrema violencia, que no justificamos, pero en el contexto en que vivimos la entendemos. Aquí estamos desprovistos de seguridad, no hay presencia del Estado".

Del Valle destacó que todos los involucrados en el incidente del domingo se encuentran amenazados de muerte por parte de amigos y familiares del rapiñero detenido.

Tras hablar con distintos medios televisivos, el vocero levantó los brazos y llamó a asamblea. "Una autocrítica vecinos: la próxima vez que pasemos por esto, no filmemos. Por favor, que los celulares queden en los bolsillos. Estamos jugando con la vida de los vecinos, hay que tener cuidado", pidió Del Valle a los movilizados.

Una mujer solicitó la palabra y dijo que los vecinos que golpearon al rapiñero "hicieron lo que todos queremos hacer".

Carlos Suárez, el comerciante asaltado, se paró frente a las cámaras de televisión y le habló al presidente de la República: "¿Hasta cuándo vamos a vivir así? Ojalá vuelva la Policía de antes. Si quiere, llámeme, mi teléfono es 09...".

Victoria, una joven cuyos hermanos participaron de la detención, dijo a El País que intervino en la movilización porque "el barrio dejó de ser lo que siempre fue. Acá no existe la seguridad. ¿Qué es lo que quieren, que nos quedemos sin comercios? Todos los vecinos que aparecen en los videos son trabajadores que se rompen para vivir. Estamos todos unidos porque somos familia", dijo.

El edil colorado Alfredo Silva, promotor de la "ronda vecinal", un sistema de patrullaje civil que operó durante dos semanas, dijo a El País que es partidario de los "arrestos civiles pero no del linchamiento".

"Nosotros anunciamos que estas cosas podían pasar, reclamamos más presencia policial y si bien algo se mejoró, no es suficiente, y acá están los resultados", aseveró Silva.

Mientras tanto, diversos actores de la Policía y del sistema judicial dijeron a El País que viven con "gran preocupación" las consecuencias de una eventual imputación contra los vecinos que golpearon al rapiñero.

La Policía fortaleció el patrullaje en la zona y dispuso de una custodia para la familia que fue asaltada el domingo.

"El delincuente nos disparó y ahora ¿nosotros somos los malvivientes?"

El delincuente que el domingo asaltó una pollería cerca de Toledo fue dado de alta ayer y condenado a seis años de cárcel por "rapiña agravada, porte ilegal de armas y uso de arma de fuego". Tiene ocho antecedentes penales por rapiña, hurto, desacato, receptación y violencia privada. Fuentes de la Fiscalía confirmaron que será operado el día lunes.

"Hay que ponerse en la piel de nosotros, somos padres de familia hartos de los delincuentes". Así comienza el relato de uno de los vecinos de Casarino (Canelones) que participaron el domingo en la detención y golpiza al rapiñero que acababa de asaltar la pollería del barrio.

El hombre habló con El País a condición de que no se revelara su identidad.

"Estábamos con mi señora haciendo las compras. Veo a un montón de vecinos siguiendo a dos personas. Dejé las bolsas y salí. Dijeron que se habían escondido en unos pajonales. En eso siento: Alto, Policía y veo que se tira al agua como un carpincho. Cuando lo van a atrapar, saca dos armas y le dispara a dos muchachos. Sale un tiro y el otro falla. Después, le apunta al policía, ahí me le tiro encima y nos trabamos en lucha", contó el hombre. "El delincuente nos disparó, ¿y nosotros somos los malvivientes? No andamos tirándonos al agua detrás de un ladrón porque nos guste. Los honestos vivimos como delincuentes y ellos como reyes", concluyó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º