HABLÓ SU MADRE

Asesino de Brissa González se ahorcó en su celda del Comcar

Madre de la niña cree que el traslado al Comcar fue lo que impidió hacer justicia.

Ana Paula Gerez, la madre de la niña que desapareció el pasado lunes. Foto: F. Ponzetto
Ana Paula Gérez, madre de Brissa González. Foto: F. Ponzetto

Ana Paula Gérez, la madre de Brissa González, seguía de cerca los pasos del asesino de su hija, Williams Pintos Pinto. Su hijo mayor es guardia en el Comcar. Si bien está de licencia médica, toda la información le llegaba al detalle. Fue así que supo que el sábado pasado el criminal fue trasladado desde la Cárcel Central hacia el módulo 11 del Comcar, un espacio reservado a los delincuentes primarios.

"Cuando llegó al Comcar, el personal no quiso cuidarlo. Los muchachos hablaron con el director y pidieron que los cambiaran de módulo porque ellos no lo iban a cuidar. Se mató en el módulo en que trabajaba mi hijo. El director resolvió pasar al asesino al módulo 12, donde están los más pesados. Pero el lunes el director reunió a todos los funcionarios y les dijo que los iba a trasladar, porque volvería a traer al asesino al módulo 11. A las 10 de la mañana lo trasladaron y a las 12.00 lo encuentran muerto", narró a El País la madre de Brissa.

La mujer sabe que Williams Pintos pasó los 180 días de prisión preventiva en Cárcel Central, junto a los asesinos de Valentina Walter, la niña que fue violada y asesinada en un predio cercano a un barrio de la ciudad de Rivera. "Cuando me enteré que lo habían trasladado me puse como loca. A un tipo así en el Comcar lo matan. Lo mejor para él era matarse y así no tener que vivir todo lo que hizo", dijo Gérez.

Para la madre de Brissa, se produjo "algún error" en el traslado de las resoluciones judiciales dado que el sujeto tenía medidas de seguridad. "Cuando se pidió la prórroga de la prisión preventiva se olvidaron de agregar las medidas, puede haber pasado que eso no conste en el oficio", afirmó.

La mujer cree que no se hizo justicia. "Estaban todas las pruebas. ¿Para qué demorar? ¿Qué otras dudas había? Le hicieron todas las pericias, están todos los informes de los profesionales, además era reincidente. Era un cazador de niños", afirmó la madre de Brissa.

"Me faltó saber muchas cosas. Yo lo tuve enfrente diciendo que mató a mi hija. No le salió, se lo preguntaron. Quería que se demostrara que tenemos una Justicia seria. ¿Quién se va a hacer cargo de esto? Esto no es lo que yo esperaba, esto no tendría que haber pasado. Me quedo con la sensación de que faltó algo más por hacer. Faltó justicia, no solo por Brissa, también por los otros niños. Teníamos mucha fe en todo lo que se había hecho. El fiscal Juan Gómez trabajó de manera incansable, se enteró de que la habían encontrado por mí, yo lo supe a los cinco minutos", contó Gérez a El País.

Dentro del seguimiento de toda la investigación, Gérez accedió a todo el expediente. Tuvo que ver imágenes terribles del cuerpo de su hija y tuvo en su poder todos los detalles sobre el crimen. "Usted no podría dormir por semanas si llega a ver las fotos que yo tengo. Todo esto me va a costar mucho, voy a una psicóloga", afirmó.

Tragedia.

Brissa González tenía 12 años de edad cuando fue asesinada en noviembre del año pasado. Había desaparecido el día 22 y el 24 localizaron su cuerpo en un monte de pinos del balneario Las Vegas, en Canelones.

Pintos era taxista y tenía 35 años. En su declaración ante la Justicia, en febrero pasado, confesó haber matado a la pequeña pero dijo que no recordaba más que el inicio del episodio, cuando tomó contacto con la niña en la calle, y el final cuando estaba en Las Vegas. "Yo la maté, merezco la pena de muerte, soy un animal", dijo en la sede judicial.

Las cámaras de seguridad registraron imágenes de Brissa en el coche bordeaux de Pintos. Testigos señalaron al hombre cerca de la casa de la niña el día que desapareció y otros vieron el auto salir de la ruta Interbalnearia e ingresar en la calle secundaria donde se encontró el cuerpo de la pequeña.

En diciembre pasado, el fiscal especializado Juan Gómez había pedido la pena máxima de 45 años. "Sostenemos que la sociedad uruguaya no merece estar expuesta a sujetos cuya conducta estamos analizando. Esa es la pretensión de la Fiscalía", dijo Gómez en ese momento a El País.

El fiscal Juan Gómez concurrió ayer a la cárcel y dijo a la salida que Pintos estaba ahorcado con un cable. Agregó que si bien resta conocer los resultados de la autopsia, los hechos indican en un 99% que se trató de un suicidio.

Gómez lamentó este tipo de final cuando hay tanta gente trabajando para hacer justicia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados